Ana Be­lén y Víc­tor Ma­nuel

For­man par­te de la me­mo­ria co­lec­ti­va de nues­tro país y ahí se­gui­rán mu­cho tiem­po. ¡Cua­ren­ta y tan­tos años dan pa­ra mu­cho! La nos­tal­gia, sin em­bar­go, no for­ma par­te de su vo­ca­bu­la­rio. Aho­ra, vuel­ven con un nue­vo dis­co don­de su hi­jo se ha en­car­ga­do de la

AR - - SUMARIO - Tex­to: LUZ AUNÓN. Fo­tos: PACO NA­VA­RRO.

En­tre­vis­ta en ex­clu­si­va. ¿Creías que lo sa­bías to­do?

“Tra­ba­jar con nues­tros hi­jos es fá­cil. So­mos

po­co ca­pri­cho­sos”

Ha­ce un día ra­dian­te. Ana Be­lén tie­ne al­go que ilu­mi­na las es­tan­cias: su son­ri­sa cá­li­da y un fí­si­co que re­ta al pa­so del tiem­po. Ado­ra la luz. Si pu­die­ra ele­gir, vi­vi­ría siem­pre en ve­rano. Se em­pe­ñó en no ser ni­ña por­que que­ría ser can­tan­te y pa­re­cer­se a Sa­ra Mon­tiel. Víc­tor Ma­nuel aban­do­nó su Mie­res na­tal, don­de los chi­cos se pa­sa­ban la tar­de arri­ba y abajo por una ace­ra y las chi­cas por la otra, pa­ra ve­nir a la con­quis­ta del mun­do. Con­fe­sio­nes a me­dia luz, ca­ri­cias fur­ti­vas y el arro­jo de lla­mar a las co­sas por su nom­bre en tiem­pos en que so­lo se po­día so­ñar en­tre lí­neas. La pa­re­ja an­da es­tos días de un la­do a otro, como una peon­za. Des­pués de trein­ta años sin gra­bar jun­tos, re­gre­san con el dis­co Can­cio­nes re­ga­la­das y una gi­ra que co­mien­za el 29 de ma­yo en Sevilla. Dis­fru­tar del tra­ba­jo es un pri­vi­le­gio del que no to­dos pue­den go­zar. Ellos sí, or­gu­llo­sos de ha­ber vi­vi­do pa­ra can­tar­lo.

Ha­béis cre­ci­do en pa­ra­le­lo a la his­to­ria de es­te país.

Ana: Es ver­dad, for­ma­mos ya par­te, un po­qui­to so­lo, de la ban­da so­no­ra de es­te país. Y ha­ce mu­chos años que for­ma­mos par­te de las fa­mi­lias.

Víc­tor: So­bre to­do por la per­sis­ten­cia. Son tan­tas can- cio­nes en tan­tos años que to­do el mun­do tie­ne al­gu­na en su dis­co du­ro. En la he­me­ro­te­ca apa­re­ce­mos des­de 1965. La gen­te, si no te ha vis­to en Mun­do obre­ro, te ha vis­to en Ama o en Gar­bo. A ve­ces te re­fle­jan tal cual eres. Otras... me­nos, pe­ro ese es el jue­go. Yo, des­de que te­nía 14 años, te­nía muy cla­ro que que­ría ser can­tan­te, pe­ro de una for­ma in­con­sis­ten­te, por­que no sa­bía ni can­tar ni com­po­ner... pe­ro que­ría ser can­tan­te. To­dos mis es­fuer­zos se fue­ron pa­ra eso, y a los 15 años ya me es­ta­ba apun­tan­do a con­cur­sos en As­tu­rias. Cuan­do eres jo­ven pien­sas que es­to es un ‘no tra­ba­jo’, es so­lo can­tar. Cuan­do te das cuen­ta de en qué con­sis­te, es tre­men­do.

Tú pen­sa­bas que to­do iba a ser mu­cho más fá­cil.

Víc­tor: Yo que­ría ve­nir a Ma­drid, me­jo­rar eco­nó­mi­ca­men­te y vol­ver en lo que se co­no­cía por aquel en­ton­ces como un ‘Hai­ga’, un co­che gran­do­te, y po­ner una ca­fe­te­ría en el cen­tro de Mie­res.

Ana: [Ri­sas] ¡Como si no hu­bie­se ya su­fi­cien­tes ca­fe­te­rías en Mie­res!

Víc­tor: Es una idea tan pri­ma­ria... y tan in­cons­cien­te.

Tu pri­me­ra can­ción la com­pu­sis­te con 12 años. De­cía: “Quie­ro sa­ber qué se em­pie­za a sen­tir cuan­do en­cuen­tre el amor”. ¿Ya lo sa­bes?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.