Edi­to­rial Ana Rosa nos ha­bla de los lu­ga­res don­de es fe­liz.

AR - - SUMARIO -

Mis co­le­gas de AR se las pin­tan so­las pa­ra ha­cer­nos re­vi­vir sen­sa­cio­nes, re­cor­dar mo­men­tos y que pen­se­mos en nues­tros pa­raí­sos en mi­tad del fra­gor co­ti­diano, es­tre­sa­dos, ago­ta­dos y, mu­chos, de­ses­pe­ra­dos. Pen­sán­do­lo bien, es un ejer­ci­cio es­tu­pen­do, cuan­do ya crees que no lle­gas, ce­rrar los ojos y si­tuar­te men­tal­men­te en ese lu­gar, pai­sa­je o mo­men­to. Te ba­jan las pul­sa­cio­nes y has­ta se di­bu­ja una son­ri­sa.

Es ma­ra­vi­llo­so te­ner un si­tio al que vol­ver, don­de te sien­tes se­gu­ra, o un lu­gar don­de escaparte, ese al que no lle­gan los pro­ble­mas o, por lo me­nos, se apar­can. Me gus­ta el sur, el mar, mi­rar al ho­ri­zon­te in­fi­ni­to y sen­tir la piel hú­me­da. Me en­can­ta el cam­po, el olor a ja­ra, ro­me­ro y la­van­da. De­jar pa­sar las ho­ras con un buen li­bro y una chi­me­nea en­cen­di­da. Me apa­sio­na vol­ver a ca­sa des­pués de un día ago­ta­dor o un via­je, y de­cir eso de “como en ca­sa, en nin­gún si­tio”. Y con una bue­na reunión de ami­gos, una char­la re­la­ja­da, una bue­na co­pa de vino y que las ho­ras pa­sen sin pri­sa, sin fin.

Me cues­ta mu­cho ele­gir un so­lo si­tio don­de soy fe­liz. Creo que no ten­go una gran ca­pa­ci­dad pa­ra el dis­fru­te en so­li­ta­rio. Soy fe­liz cuan­do es­toy con los míos, sin ho­ra­rios, sin afán, ha­blan­do, rien­do, to­can­do a mis hi­jos, mi­ran­do a los ojos a mi ma­ri­do, com­par­tien­do con mis ami­gos. Son ins­tan­tes que me gus­ta­ría po­der guar­dar en una ca­ji­ta y abrir­la de vez en cuan­do. Lo ma­ra­vi­llo­so siem­pre es efí­me­ro: nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad es pro­vo­car el mo­men­to y ser cons­cien­tes de que es­tá ocu­rrien­do, atra­par­lo y dis­fru­tar­lo. El me­jor es el que tie­ne que ve­nir: mi­rar ha­cia atrás pa­ra re­vi­vir, nun­ca pa­ra año­rar.

Y aho­ra mis­mo me voy a re­ga­lar un mo­men­to en so­li­ta­rio: voy a pre­pa­rar­me una ba­ñe­ra con to­dos los po­tin­gues que en­cuen­tre, a en­cen­der unas ve­las, abrir una bo­te­lla del 2005, pre­pa­rar la mú­si­ca y ol­vi­dar­me de que el des­per­ta­dor sue­na ma­ña­na a las cin­co y me­dia. Ma­ña­na es ma­ña­na. Es­ta no­che es mía.

Fe­liz mes de ju­nio y sus mo­men­tos. “Me gus­ta el sur, el mar, mi­rar al ho­ri­zon­te in­fi­ni­to y sen­tir la piel hú­me­da. Me en­can­ta el cam­po, el olor a ja­ra, ro­me­ro y la­van­da”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.