“La vi­da sin hi­jos tam­bién es ma­ra­vi­llo­sa”

La ac­triz, que dis­fru­ta de su mo­men­to más dul­ce a ni­vel pro­fe­sio­nal, for­ma par­te de esa ge­ne­ra­ción de mu­je­res que no es­cu­chan el tic­tac de nin­gún re­loj bio­ló­gi­co y con­fie­sa: “¿Hi­jos? No, gra­cias”.

AR - - PSICO - Tex­to: VIR­GI­NIA MA­DRID Fo­tos: PA­TRI­CIA GA­LLE­GO

Son mu­je­res que apues­tan por su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, de­fien­den su fe­mi­ni­dad y di­cen sen­tir­se rea­li­za­das. Es­tas son las cla­ves del mo­vi­mien­to No Mo (del in­glés ‘no ma­dre’, en es­pañol), una ten­den­cia en al­za por la que abo­gan fi­gu­ras del co­mo la os­ca­ri­za­da He­len Mi­rren, que se mues­tra ta­jan­te al con­fe­sar: “No ten­go ins­tin­to ma­ter­nal”. Jun­to a ella, la estrella de la te­le­vi­sión ame­ri­ca­na Oprah Win­frey ad­mi­te lle­var una vi­da ple­na sin ser ma­má. Re­née Zell­we­ger es otra de las que no tie­nen ta­pu­jos a la ho­ra de al­zar la voz y reivin­di­car en pú­bli­co su de­re­cho a no que­rer ser ma­dres.

Una op­ción que tam­bién de­fien­de la ac­triz ca­ta­la­na Mar­ta Tor­né, una mu­jer con las ideas muy cla­ras y a la que no le tiem­bla la voz al con­fe­sar que no quie­re te­ner hi­jos. Ca­si na­da. Y es que si hay al­go que tie­ne cla­ro a sus 37 años es que la vi­da es­tá pa­ra dis­fru­tar­la al má­xi­mo y vi­vir­la co­mo ca­da uno quie­ra, con hi­jos o sin ellos: “Mi elec­ción no es peor que la del res­to por ir con­tra­co­rrien­te. So­lo es di­fe­ren­te”, nos cuen­ta.

Mar­ta es­tá fe­liz, y se no­ta. Va a pre­sen­tar el nue­vo pro­yec­to de Te­le 5, y for­ma­rá par­te del elenco de la mi­ni­se­rie jun­to a An­to­nio de la To­rre y el mis­mí­si­mo Hugh Lau­rie. Y cuan­do se cie­rre es­ta edi­ción, la ac­triz aca­ba­rá de dar­le el “sí, quie­ro” al di­rec­tor de ci­ne Ro­ger Gual, su pa­re­ja des­de ha­ce cua­tro años.

Va­ya­mos al grano. ¿Por qué no quie­res ser ma­dre?

De la mis­ma for­ma que no pen­sa­ba en es­te te­ma a los die- ci­sie­te, tam­po­co se me pa­sa por la ca­be­za aho­ra, con vein­te más. Lle­vo un ti­po de vi­da que me ha cos­ta­do mu­cho con­se­guir. No me re­fie­ro so­lo a te­ner más éxi­to pro­fe­sio­nal o a ga­nar más di­ne­ro, sino a dis­fru­tar de mi ofi­cio ple­na­men­te y a po­der sa­bo­rear la vi­da con la li­ber­tad que yo quie­ro y sin sa­cri­fi­cios. Te­ner un hi­jo aho­ra me des­mon­ta­ría to­dos mis pla­nes y, la ver­dad, no es­toy dis­pues­ta. Si a es­to le su­mo que no me gus­tan los ni­ños... Es de­cir, yo veo un ni­ño y ni se me cae la ba­ba ni le ha­go mo­ne­rías. No me sa­le. Va­le, ado­ro a mis so­bri­nos, pe­ro no me ima­gino sien­do ma­dre. ¡Va­mos, que no ten­go ins­tin­to ma­ter­nal!

¿Es ese el úni­co ar­gu­men­to pa­ra que no te plan­tees te­ner hi­jos?

No, no lo es. Por­que pien­so en có­mo es­tá el pla­ne­ta y en los pro­ble­mas de nues­tro país, en la fal­ta de tra­ba­jo, en los re­cor­tes, en los desahu­cios... En­ton­ces ima­gino el fu­tu­ro y en oca­sio­nes me di­go: “Ca­si me­jor no traer un ni­ño a es­te mun­do, por­que el pa­no­ra­ma que le va­mos a de­jar es preo­cu­pan­te”. Ade­más, sé que mi vi­da es y se­rá ple­na sin hi­jos.

¿Exis­te al­gún mo­ti­vo que te pu­die­ra ha­cer re­plan­tear­te la op­ción de la ma­ter­ni­dad?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.