“To­dos po­de­mos me­jo­rar nues­tra au­to­es­ti­ma”

AR - - PSICO -

Huir de nue­vas ex­pe­rien­cias, bus­car la apro­ba­ción de los de­más, vi­vir an­cla­da en el pa­sa­do... ¿Te sue­na? ¿Has vivido al­gu­na si­tua­ción si­mi­lar en al­gu­na oca­sión? Hay si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas que se con­vier­ten en re­tos di­fí­ci­les de su­pe­rar pa­ra las per­so­nas que no se va­lo­ran. Es ho­ra de ha­cer nues­tro el man­tra de psi­có­lo­gos y tú eres la per­so­na más im­por­tan­te pa­ra ti. Ana Vi­lla­rru­bia, psi­có­lo­ga clí­ni­ca y au­to­ra del es­pa­cio en ar-re­vis­ta.com, nos da las cla­ves pa­ra en­tre­nar­nos y con­ver­tir­nos en la estrella de nues­tras pro­pias vi­das.

¿Has­ta qué pun­to pue­den con­di­cio­nar nues­tra vi­da los pro­ble­mas de au­to­es­ti­ma?

Por com­ple­to. La fal­ta de au­to­es­ti­ma nos acom­pa­ña allá don­de va­mos y es la ba­se des­de la que nos re­la­cio­na­mos con los de­más. La se­gu­ri­dad o in­se­gu­ri­dad que ex­pe­ri­men­ta­mos en ca­da con­tex­to en el que nos mo­ve­mos de­pen­de de cuán­to nos va­lo­ra­mos, de cuán ca­pa­ces nos sen­ti­mos de afron­tar los re­tos, de la ac­ti­tud con la que nos re­la­cio­na­mos con el mun­do... Y to­do eso es ne­ga­ti­vo cuan­do te­ne­mos la au­to­es­ti­ma ba­ja.

¿De­pen­de mu­cho de los de­más?

“No acep­tar una par­te del cuer­po im­pli­ca

una ma­la va­lo­ra­ción de una mis­ma, que pue­de lle­gar al

re­cha­zo” No. Es un con­cep­to más com­pli­ca­do: la cons­trui­mos no­so­tros en in­ter­ac­ción con el mun­do. Es el re­sul­ta­do de un pro­ce­so de apren­di­za­je muy com­ple­jo des­de que so­mos ni­ños y que im­pli­ca los men­sa­jes y ex­pec­ta­ti­vas que in­terio­ri­za­mos de fi­gu­ras de au­to­ri­dad, de agen­tes so­cia­les y de los igua­les. Es­tos úl­ti­mos ga­nan im­por­tan­cia con la edad y al­can­zan su má­xi­mo gra­do en la ado­les­cen­cia. Es en esa pri­me­ra eta­pa cuan­do for­ma­mos nues­tro con­cep­to de no­so­tros mis­mos. Nos in­flu­yen tre­men­da­men­te los men­sa­jes que re­ci­bi­mos so­bre cá­no­nes de be­lle­za, ima­gen, ha­bi­li­da­des so­cia­les... Por eso es tan im­por­tan­te que los ni­ños apren­dan a ma­ne­jar la frus­tra­ción y a afron­tar las di­fi­cul­ta­des.

¿En­ton­ces, re­sul­ta di­fí­cil reconstruir nues­tra au­to­es­ti­ma sien­do adul­tos?

Es di­fí­cil pe­ro se pue­de con­se­guir. To­dos po­de­mos me­jo­rar nues­tra au­to­es­ti­ma con tra­ba­jo psi­co­ló­gi­co: men­ta­li­zán­do­te, in­tro­du­cien­do cam­bios en tu vi­da...

¿Có­mo le afec­ta a una mu­jer el he­cho de no sen­tir­se a gus­to con su cuer­po?

La au­to­es­ti­ma y la per­cep­ción de nues­tro pro­pio cuer­po guar­dan una re­la­ción muy es­tre­cha por­que ha­ce re­fe­ren­cia a la for­ma en la que uno se per­ci­be y se va­lo­ra. No es de ex­tra­ñar que la ima­gen cor­po­ral ten­ga un pe­so con­si­de­ra­ble. No acep­tar una par­te del cuer­po im­pli­ca una ma­la va­lo­ra­ción de una mis­ma, que pue­de lle­gar has­ta al re­cha­zo. Por des­gra­cia, es fre­cuen­te ver có­mo mu­je­res va­lio­sas fo­ca­li­zan su aten­ción en una pe­que­ña par­te de sí mis­mas, que in­clu­so lle­gan a des­pre­ciar.

¿Se tra­ta de un pro­ble­ma más co­mún en mu­je­res que en hom­bres?

Ro­tun­da­men­te, no. Hom­bres y mu­je­res so­mos igual de vul­ne­ra­bles en es­te sen­ti­do. Es­ta­mos ex­pues­tos a las mis­mas fuen­tes de pe­li­gro en el pro­ce­so de cons­truc­ción de nues­tra au­to­es­ti­ma: pri­va­cio­nes de afec­to, fal­ta de re­for­za­do­res, jui­cios ex­ter­nos hi­rien­tes, fal­ta de mo­ti­va­ción, com­pa­ra­cio­nes, es­tán­da­res so­cia­les...

Y las per­so­nas que se quie­ren mu­cho ¿tam­bién pue­den lle­gar a te­ner un pro­ble­ma?

Sí, cla­ro. La cons­tan­te sen­sa­ción de su­pe­rio­ri­dad nos ha­ce creer­nos con de­re­cho a to­do, nos vuel­ve dés­po­tas, nos im­pi­de acep­tar las di­fi­cul­ta­des y, al­go fun­da­men­tal, nos lle­va a ca­re­cer de em­pa­tía, lo que di­fi­cul­ta la cons­truc­ción de re­la­cio­nes sin­ce­ras y de re­ci­pro­ci­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.