1 LO­GROS 3 CAM­BIAR 4 6

AR - - PSICO -

Cuan­do es­ta­mos su­mer­gi­das en la vo­rá­gi­ne del día a día y en la ru­ti­na,

se nos ol­vi­da lo que he­mos ido con­si­guien­do a lo lar­go de los años: per­de­mos ho­ri­zon­tes y por tan­to per­de­mos tam­bién mo­ti­va­cio­nes. Pon­te de­lan­te de una ho­ja en blan­co, tó­ma­te tu tiem­po e iden­ti­fi­ca al me­nos vein­te co­sas que ha­yas lo­gra­do gra­cias

a tu es­fuer­zo y tus cua­li­da­des. ¡Te sor­pren­de­rás con tu pro­pia tra­yec­to­ria!

Hay mu­chas par­ce­las so­bre las que sí pue­des ac­tuar. De ti de­pen­de que no que­de ni una par­ce­la de res­pon­sa­bi­li­dad no asu­mi­da en tu vi­da. No lo de­jes pa­ra ma­ña­na, to­ma el con­trol de la si­tua­ción y, si es­tá en tu mano, tra­ta de cam­biar aque­llo que no

te de­ja ser fe­liz. Al con­tra­rio de lo que so­le­mos pen­sar, ma­ni­fes­tar nues­tros de­seos y de­cir ‘no’ no ha­ce más pro­ba­ble el re­cha­zo del otro sino que ha­ce po­si­ble la ob­ten­ción de su res­pe­to. To­da re­la­ción so­cial, sea del ti­po que sea, ne­ce­si­ta unos lí­mi­tes pa­ra no ser abu­si­va, ex­ce­si­va­men­te cos­to­sa y da­ñi­na. Re­cuer­da que la res­pon­sa­ble de es­ta­ble­cer unos lí­mi­tes cohe­ren­tes eres tú. Es­pe­cial­men­te en lo que a ti te afec­ta, es­cu­cha opi­nio­nes y com­par­te pers­pec­ti­vas pe­ro no pier­das de vis­ta tus de­seos y ne­ce­si­da­des. Guiar­te por lo que otros quie­ren o es­pe­ran de ti so­lo te ha­rá sen­tir­te ex­tra­ña con­ti­go mis­ma. Fía­te de tus pro­pias im­pre­sio­nes, per­mí­te­te de­fen­der­las en pú­bli­co y to­ma de­ci­sio­nes ba­sa­das en ellas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.