MI­NU­TOS QUE PUE­DEN CAMBIARTU MUN­DO

Ca­da día mi­les de per­so­nas en to­do el mun­do se des­car­gan un ví­deo TED. Es­tas pe­que­ñas con­fe­ren­cias de au­to­ayu­da acaban de lle­gar a Bar­ce­lo­na de la mano de la em­pren­de­do­ra Au­re­lie Sal­vai­re.

AR - - 100 % AR - Tex­to: TE­RE­SA OLA­ZA­BAL

Có­mo me­jo­rar tu au­to­es­ti­ma, com­pren­der qué es un agu­je­ro ne­gro en el es­pa­cio, al­can­zar el or­gas­mo con tu pa­re­ja o dar se­gu­ri­dad a tus ni­ños. La mo­da de las ‘con­fe­ren­cias-show’ es al­go con­ta­gio­so. Una vez que te des­car­gas una en tu or­de­na­dor, quie­res más. Son bre­ves, divertidas, te cuen­tan ideas nue­vas y pro­vo­can en ti ga­nas de cam­biar. Es­ta au­to­ayu­da de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción se con­su­me en You­tu­be en pe­que­ñas do­sis (nun­ca más de 18 mi­nu­tos), de for­ma gra­tui­ta y, ade­más, en tu so­fá, así que tie­ne to­dos los in­gre­dien­tes pa­ra ser ten­den­cia. La pre­cur­so­ra de es­te mo­vi­mien­to, que se mul­ti­pli­ca a ve­lo­ci­da­des in­creí­bles, es la or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro TED (Tech­no­logy, En­ter­tain­ment and De­sign), que bus­ca per­so­nas dis­pues­tas a di­fun­dir ideas crea­ti­vas y las con­vo­ca pa­ra asis­tir a con­gre­sos por to­do el mun­do y des­pués col­gar sus in­ter­ven­cio­nes en In­ter­net. Al­gu­nas de ellas, co­mo la de Sir Ken Ro­bin­son (so­bre có­mo el ac­tual sis­te­ma edu­ca­ti­vo ma­ta la creatividad) han si­do des­car­ga­das en los or­de­na­do­res de 33 mi­llo­nes de per­so­nas: más que la po­bla­ción de un país co­mo Ve­ne­zue­la.

Los te­mas son in­creí­ble­men­te va­ria­dos, por­que el cri­te­rio de se­lec­ción no afec­ta a las te­má­ti­cas sino a la creatividad: el le­ma de la or­ga­ni­za­ción es “di­fun­dir ideas que me­rez­can la pe­na”.

Es­tos con­gre­sos de ideas que se ce­le­bran en más de mil ciu­da­des de to­do el mun­do han ate­rri­za­do en nues­tro país, con­cre­ta­men­te en Bar­ce­lo­na, de la mano de Au­re­lie Sal­vai­re. A su úl­ti­mo even­to, los TED­xBar­ce­lo­na Wo­man, re­cién ce­le­bra­dos, han asis­ti­do mil per­so- nas y han te­ni­do un gran éxi­to de co­ber­tu­ra. Esas char­las ins­pi­ra­do­ras aho­ra for­man par­te de la co­mu­ni­dad mun­dial de You­tu­be, pe­ro co­mo nos sur­gen mil pre­gun­tas so­bre es­ta nue­va mo­da, quedamos con Au­re­lie Sal­vai­re pa­ra que nos ha­ble un po­co de ello.

Au­re­lie, ¿por qué crees que los TED tie­nen tan­to éxi­to?

No son con­fe­ren­cias abu­rri­das, co­mo la ma­yo­ría. Son bre­ves, y co­mo in­ten­ta­mos que la gen­te ha­ble des­de su co­ra­zón, re­sul­tan muy muy ins­pi­ra­do­ras. Es­to obli­ga a los po­nen­tes a pre­pa­rar con mu­cha an­te­la­ción sus in­ter­ven­cio­nes: tie­nen que ser muy im­pac­tan­tes y las pre­pa­ra­mos con ellos, pues so­mos sus en­tre­na­do­res du­ran­te me­ses, co­mo si fue­ra un nú­me­ro de un es­pec­tácu­lo.

Unas char­las adic­ti­vas Las ci­fras de des­car­gas son in­creí­bles. ¿Crees que es so­lo cues­tión de una bue­na pues­ta en es­ce­na?

No. La otra fuer­za que tie­ne es­te sis­te­ma es que las in­ter­ven­cio­nes se apo­yan siem­pre en his­to­rias per­so­na­les, por­que es la for­ma que te­ne­mos los hu­ma­nos de co­nec­tar: to­dos vi­vi­mos, su­fri­mos y nos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.