Quie­ro luz... tam­bién en mi pe­lo

Hi­dra­ta­ción, sua­vi­dad y bri­llo son tres as­pec­tos cla­ve en un ca­be­llo bo­ni­to y sano. Du­ran­te el ve­rano no le des va­ca­cio­nes al cui­da­do de tu me­le­na y bus­ca los in­gre­dien­tes ne­ce­sa­rios pa­ra man­te­ner­la per­fec­ta ba­jo el sol.

AR - - BELLEZA -

En ve­rano nos cen­tra­mos so­bre to­do en pro­te­ger el ca­be­llo del sol, del clo­ro de las pis­ci­nas, del mar... y uti­li­za­mos pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos pa­ra crear una pe­lí­cu­la pro­tec­to­ra en el mo­men­to en el que el ca­be­llo es­tá ex­pues­to. El vien­to, ade­más de en­re­dar­lo, de­po­si­ta so­bre él are­na y otras par­tí­cu­las; el clo­ro da­ña el co­lor (el tono ru­bio se vuel­ve ver­do­so y el cas­ta­ño os­cu­ro tien­de a anaran­jar), y, por úl­ti­mo, el sol y el mar lo des­hi­dra­tan y con­tri­bu­yen a que ten­ga un as­pec­to ma­te.

Pe­ro ¿qué pa­sa con los cui­da­dos dia­rios? Cuan­do lle­gas a ca­sa des­pués de un lar­go día de pla­ya no hay que ba­jar la guar­dia: es el mo­men­to de re­pa­rar e hi­dra­tar el ca­be­llo. Pa­ra ha­cer­lo hay que ele­gir los ac­ti­vos ade­cua­dos y uno de los más efec­ti­vos a la ho­ra de sua­vi­zar, nu­trir e hi­dra­tar el ca­be­llo es el acei­te de ar­gán. Se ob­tie­ne de un ár­bol si­tua­do en el su­r­oes­te ma­rro­quí. Es muy po­co exi­gen­te en agua, pe­ro en épo­cas de ex­tre­ma se­quía ac­túa de for­ma in­te­li­gen­te, des­pren­dién­do­se de to­das sus ho­jas y ‘ha­cién­do­se el muer­to’ pa­ra gas­tar la mí­ni­ma ener­gía po­si­ble. Cuan­do la hu­me­dad se re­po­ne, el ár­bol vuel­ve a la vi­da. El acei­te que se ex­trae de sus fru­tos con­tie­ne vi­ta­mi­na E, áci­dos gra­sos (en un 80 %), vi­ta­mi­na F, pre­cur­so­res de la vi­ta­mi­na A... que son los in­gre­dien­tes que una me­le­na ávi­da de sua­vi­dad y sin luz ne­ce­si­ta. La lí­nea de Mo­roc­ca­noil cuen­ta co­mo in­gre­dien­te prin­ci­pal con el acei­te de ar­gán, ade­más de áci­dos gra­sos de­ri­va­dos del co­co.

Me­le­na cui­da­da, el prin­ci­pio de to­do

Si par­tes de una me­le­na fle­xi­ble y sua­ve, el res­to ven­drá so­lo. ¿A qué nos re­fe­ri­mos? Se­rá más fá­cil se­car­lo con la for­ma que deseas, evi­ta­rás el en­cres­pa­mien­to y los pei­na­dos (ya sean ela­bo­ra­dos y pu­li­dos o sen­ci­llos, de­sen­fa­da­dos y des­he­chos) que­da­rán me­jor y du­ra­rán más tiem­po im­pe­ca­bles. En con­tra de lo que se sue­le creer, los tra­ta­mien­tos que apor­tan sua­vi­dad al ca­be­llo no es­tán re­ñi­dos con las me­le­nas con vo­lu­men. Si si­gues es­tos pa­sos com­pro­ba­rás que es po­si­ble: des­pués de la­var el ca­be­llo, haz un ‘cóc­tel’ con el tra­ta­mien­to y la lo­ción sua­vi­zan­te y pon­lo en el pe­lo hú­me­do. A con­ti­nua­ción apli­ca una pe­que­ña can­ti­dad de es­pu­ma vo­lu­mi­ni­za­do­ra pa­ra que el ca­be­llo co­ja cuer­po. Ter­mi­na se­can­do el pe­lo por sec­cio­nes usan­do un ce­pi­llo re­don­do. El to­que final lo con­se­gui­rás con la la­ca lu­mi­no­sa. Lí­nea Smooth, des­de 26 €/ pro­duc­to, to­do de Mo­roc­ca­noil (Tel: 916 613 977). www.mo­roc­ca­noil.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.