Ba­jo el sol, me­jor pre­ve­nir

Una bue­na pro­tec­ción so­lar es cla­ve pa­ra con­se­guir un bron­cea­do sa­lu­da­ble y te­ner ba­jo con­trol man­chas, lu­na­res y otras le­sio­nes cu­tá­neas. Des­cu­bre có­mo pro­te­ger la piel con La Ro­che-Po­say.

AR - - BELLEZA -

El pro­tec­tor so­lar es, pa­ra mu­chos der­ma­tó­lo­gos, el me­jor se­cre­to pa­ra man­te­ner una piel sa­na. Aun­que son mu­chos los be­ne­fi­cios del sol, es­tá cla­ro que to­ma­do en ex­ce­so y sin pro­tec­ción pue­de dar lu­gar a la apa­ri­ción de man­chas, arru­gas o fla­ci­dez. Pe­ro tam­bién pue­de pro­vo­car da­ños más gra­ves en for­ma de me­la­no­mas. Se­gún un es­tu­dio lle­va­do a ca­bo por Ipsos y La Ro­che-Po­say, so­lo un 22 % de los es­pa­ño­les se pro­te­gen del sol to­dos los días del año. No hay ex­cu­sa pa­ra no usar­lo, hay so­la­res pa­ra to­dos los gus­tos. Los nue­vos pro­duc­tos ofre­cen una pro­tec­ción de am­plio es­pec­tro con­tra los UVB y UVA. Ade­más, se bus­ca cui­dar la piel con fór­mu­las en­ri­que­ci­das con ac­ti­vos an­ti­oxi­dan­tes que ayu­den a fre­nar el efec­to de los ra­di­ca­les li­bres. En cuan­to a las tex­tu­ras, se han desa­rro­lla­do fór­mu­las sua­ves que se fun­den con la piel sin de­jar sen­sa­ción gra­sa. Un ejem­plo son las bru­mas cor­po­ra­les: hi­dra­tan­tes y muy re­fres­can­tes, son to­tal­men­te in­vi­si­bles y de rá­pi­da ab­sor­ción. Ya te pue­des ir des­pi­dien­do de la las tí­pi­cas mar­cas blan­cas que de­ja­ban los an­ti­guos pro­tec­to­res.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.