QUÉ ES ME­DI­TAR

AR - - BIENESTAR -

Ve­ne­ra­do por gu­rús y aman­tes de la me­di­ta­ción, es­te es­cri­tor y sa­cer­do­te ma­dri­le­ño ha­bla del si­len­cio co­mo la úni­ca me­ta a se­guir en la bús­que­da de uno mis­mo. De he­cho, él le con­fie­re el po­der de un me­di­ca­men­to al afir­mar que “purifica tus sen­ti­dos y tus afec­tos”. Pa­ra D’Ors, el si­len­cio da sen­ti­do a to­do: “Sin si­len­cio la vi­da es so­lo vi­ta­lis­mo; la pa­la­bra, pa­la­bre­ría; la amis­tad, un sim­ple re­me­dio pa­ra la so­le­dad; la ora­ción, ri­to, y el mun­do, rui­do”. Abrir­se un es­pa­cio in­te­rior Se­gún D’Ors, es im­por tan­te en­con­trar ese es­pa­cio in­te­rior por­que es en el úni­co lu­gar en don­de po­de­mos lle­gar a ser no­so­tros mis­mos. En su li­bro, Bio­gra­fía del si­len­cio (Si­rue­la), re­la­ta su pro­pia ex­pe­rien­cia y cuen­ta có­mo él lo­gró al­can­zar ese mun­do in­te­rior gra­cias a la me­di­ta­ción tras su­frir una im­por tan­te cri­sis per­so­nal. Con­tem­plar “No se tra­ta de hur­gar, sino de con­tem­plar”, di­ce. De na­da sir ve dar­le vuel­tas a las co­sas: se tra­ta sen­ci­lla­men­te, de ob­ser var: “Los pen­sa­mien­tos van y vie­nen y si de­jas que tu ce­re­bro se oxi­ge­ne con­se­gui­rás gran­des be­ne­fi­cios, co­mo la lu­ci­dez, el co­ra­je, la ale­gría y la com­pa­sión. El au­to­co­no­ci­mien­to no es una con­quis­ta, sino una li­bre ren­di­ción a la reali­dad”, cuen­ta. Un com­pás D’Ors com­pa­ra la me­di­ta­ción a tra­vés del si­len­cio con es­ta he­rra­mien­ta, ya que “me­di­tar es pe­re­gri­nar a nues­tro pro­pio cen­tro”. Si la agu­ja es­tá bien pin­cha­da, “los círcu­los que ha­ga se­rán per­fec­tos y her­mo­sos. De lo con­tra­rio, se­rán des­la­va­za­dos. Igual que no­so­tros”, di­ce. ¿La cla­ve pa­ra tra­zar un buen círcu­lo? “Cons­tan­cia y humildad”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.