De ave­na

AR - - NUTRICIÓN -

Eúl­ti­mos años, su­frir in­to­le­ran­cia o aler­gia a las pro­teí­nas de la le­che de va­ca se ha re­ve­la­do en un pro­ble­ma bas­tan­te fre­cuen­te. ¿Es­tás en­tre las afec­ta­das? La in­to­le­ran­cia la su­fren las per­so­nas que no son ca­pa­ces de di­ge­rir la lac­to­sa (el azú­car na­tu­ral de la le­che) de­bi­do a una de­fi­cien­cia de la en­zi­ma en­car­ga­da de pro­ce­sar es­te azú­car, de nom­bre ‘lac­ta­sa’. Las reac­cio­nes sue­len apa­re­cer a par­tir de los 15 mi­nu­tos de ha­ber­la to­ma­do, con ca­lam­bres, ga­ses o náu­seas. Pa­ra los alér­gi­cos, el pro­ble­ma re­si­de en el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co, que res­pon­de con sín­to­mas más se­ve­ros, co­mo do­lor ab­do­mi­nal, ma­reos, di­fi­cul­ta­des res­pi­ra­to­rias... Se­gún la es­pe­cia­lis­ta en nu­tri­ción So­fía Ed­wards, “am­bos ca­sos son fe­nó­me­nos nor­ma­les aso­cia­dos a la evo­lu­ción, por la cual la ac­ti­vi­dad de la lac­ta­sa dis­mi­nu­ye pro­gre­si­va­men­te tras el des­te­te”. Es­ta si­tua­ción, ca­da vez más co­mún, ha da­do lu­gar a la bús­que­da de al­ter­na­ti­vas pa­ra re­ci­bir el cal­cio ne­ce­sa­rio o pa­ra po­der acom­pa­ñar el ca­fé o los ce­rea­les del desa­yuno. En es­te sen­ti­do, los in­to­le­ran­tes pue­den op­tar por una le­che sin o con un ba­jo con­te­ni­do en lac­to­sa, en las que el sa­bor per­ma­ne­ce ca­si in­tac­to. De he­cho, la úni­ca di­fe­ren­cia con­sis­te en que, al trans­for­mar la lac­to­sa en glu­co­sa y ga­lac­to­sa (que es lo que la ha­ce op­ti­ma pa­ra los in­to­le­ran­tes), se con­vier­te en una be­bi­da más dul­ce que la le­che co­rrien­te. A ni­vel nu­tri­cio­nal tam­bién man­tie­ne to­dos los nu­trien­tes y be­ne­fi­cios de la be­bi­da na­tu­ral. Pa­ra los alér­gi­cos, la op­ción más ade­cua­da son las be­bi­das ve­ge­ta­les de le­gum­bres, fru­tos se­cos, ce­rea­les... La ofer­ta pa­re­ce in­ter­mi­na­ble y, aun­que el sa­bor no sue­le pa­re­cer­se, al­gu­nas pue­den ser una bue­na al­ter­na­ti­va.

¿Por qué to­mar­la? Es muy be­ne­fi­cio­sa pa­ra gen­te con es­trés, an­sie­dad e in­som­nio, ya que con­tie­ne ave­ni­na, con efec­to cal­man­te.

¿Sa­bías que...? Su sa­bor re­cuer­da a la hor­cha­ta: dul­ce y den­sa. Apor­ta ener­gía, ade­más de una bue­na do­sis de fi­bra. Ca­lo­rías. 130 kcal por ta­za. Pre­cio. Ger­blé, 2

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.