¿Por qué es­te cua­dro es tan ca­ro?

Su au­tor, Bas­quiat, mu­rió a los 27 años, pe­ro en su cor­ta ca­rre­ra lle­gó a fir­mar obras que hoy va­len mi­llo­nes.

AR - - ARTE -

Te­nía 17 años cuan­do se con­vir tió en un ar tis­ta ca­lle­je­ro que fir­ma­ba co­mo SA­MO (de ‘Same Old Shit’, “la mis­ma mier­da”) y de­ja­ba en los mu­ros de Man­hat­tan sus gra­fi­tis re­ple­tos de ideas po­lí­ti­cas, re­li­gio­sas y fi­lo­só­fi­cas. Fue en­ton­ces cuan­do Jean-Mi­chel Bas­quiat de­jó la es­cue­la y su ca­sa pa­ra vi­vir en las ca­lles de su ciu­dad.

Na­ci­do en Brooklyn en di­ciem­bre de 1960, su ca­rre­ra ar tís­ti­ca ha si­do una de las más cor tas y más bri­llan­tes de la his­to­ria del ar te. No en vano te­nía en­tre sus más fir­mes ad­mi­ra­do­res y ami­gos a otro ge­nio, Andy War­hol. Pe­ro ¿qué hi­zo que es­te chi­co lle­ga­ra a ser el au­tor de cua­dros co­mo Dust­heads, ven­di­do en 2013 por 48,8 mi­llo­nes de dó­la­res? El hu­mor, la iro­nía, el pri­mi­ti­vis­mo y, so­bre to­do, la fu­ria con la que obli­ga al es­pec­ta­dor a re­fle­xio­nar so­bre el mun­do en el que vi­vía fue­ron al­gu­nas de las cla­ves con las que Bas­quiat des­lum­bró en los ochen­ta al mun­do del ar te. Un uni­ver­so pic­tó­ri­co que se ve per­fec­ta­men­te re­fle­ja­do en El hom­bre de Ná­po­les (ima­gen su­pe­rior), obra cla­ve pa­ra com­pren­der al

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.