Lo que no sa­bía­mos de Amy

Po­lé­mi­co y muy emo­ti­vo. Así es el do­cu­men­tal que re­cuer­da a Amy Wi­nehou­se, la estrella a la que fi­nal­men­te pu­do la fa­ma.

AR - - CINE -

No creo que va­ya a ser fa­mo­sa en ab­so­lu­to. No creo que pu­die­ra ma­ne­jar­lo, pro­ba­ble­men­te me vol­ve­ría lo­ca”. Amy Wi­nehou­se era aún una jo­ven pro­me­sa cuan­do di­jo es­tas pa­la­bras, pe­ro en cier­to mo­do pre­di­jo su fu­tu­ro, por­que fue la fa­ma lo que aca­bó con ella cuan­do tan so­lo te­nía 27 años: “Pa­re­cía des­va­ne­cer­se po­co a po­co ba­jo el abru­ma­dor pe­so de su pro­pio éxi­to, el cons­tan­te aco­so me­diá­ti­co, las re­la­cio­nes tur­bu­len­tas y su pre­ca­rio es­ti­lo de vi­da”, cuen­ta el di­rec­tor del do­cu­men­tal, que se es­tre­na el 17 de ju­lio, so­bre ella.

A tra­vés de más de cien en­tre­vis­tas e imá­ge­nes iné­di­tas, el biopic no es­con­de na­da: ni el mal ca­rác­ter de Amy, con quien su ma­dre no pu­do nun­ca, ni la au­sen­cia de su pa­dre, ni por su­pues­to su bu­li­mia y sus pro­ble­mas con las dro­gas y el al­cohol, que fue­ron las que fi­nal­men­te la ma­ta­ron. Por su­pues­to, a la fa­mi­lia de la ar tis­ta no le ha gus­ta­do el re­sul­ta­do, so­bre to­do al pa­dre, quien apa­re­ce re­fle­ja­do co­mo un hom­bre al que so­lo pa­re­cía im­por­tar­le que su hi­ja se subie­ra a un es­ce­na­rio.

Sin em­bar­go, se tra­ta de un re­tra­to ín­ti­mo y que to­ca la fi­bra del es­pec­ta­dor. Re­sul­ta im­po­si­ble no emo­cio­nar­se al ver có­mo aque­lla ni­ña que so­ña­ba con can­tar aca­bó arras­trán­do­se por los es­ce­na­rios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.