La opi­nión de Grey

Una his­to­ria siem­pre tie­ne dos ca­ras, y la es­cri­to­ra E. L. Ja­mes no ha que­ri­do de­jar a las lec­to­ras sin la ver­sión de Ch­ris­tian Grey so­bre su re­la­ción con Anas­ta­sia Stee­le. Él es aho­ra el pro­ta­go­nis­ta de la nue­va en­tre­ga de

AR - - SUMARIO - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

E. L. Ja­mes pu­bli­ca un nue­vo li­bro de la sa­ga ‘50 som­bras de Grey’.

Tras la fie­bre que su­pu­so la tri­lo­gía

la es­cri­to­ra E. L. Ja­mes re­gre­sa con una vuel­ta de tuer­ca: ¿El mo­ti­vo? Los men­sa­jes que mi­les de lec­to­res en­via­ron a la au­to­ra pre­gun­tán­do­le so­bre la ver­sión de Ch­ris­tian. De he­cho, ella de­di­ca el li­bro a “aque­llos lec­to­res que lo pi­die­ron... y pi­die­ron... y pi­die­ron” .

El 16 de ju­lio es la fe­cha en la que des­em­bar­ca en Es­pa­ña la cuar­ta no­ve­la de la se­rie, más fo­go­sa pe­ro, eso sí, me­nos ro­mán­ti­ca tam­bién: pa­re­ce ser que Grey ya no es el apues­to ca­ba­lle­ro del que nos enamo­ra­mos, o qui­zás nun­ca lo fue y so­lo lo per­ci­bi­mos así a tra­vés de los ojos de Anas­ta­sia... De he­cho, di­fe­ren­tes dia­rios ex­tran­je­ros, co­mo

le ta­chan di­rec­ta­men­te de de­lin­cuen­te se­xual. Al­gu­nas fans, in­clu­so, le acu­san de te­ner un com­por­ta­mien­to “se­xis­ta y aco­sa­dor” en es­ta nue­va en­tre­ga.

Su au­to­ra si­gue man­te­nien­do que Ch­ris­tian Grey es “un per­so­na­je com­ple­jo. Los lec­to­res siem­pre se han mos­tra­do fas­ci­na­dos por sus de­seos, mo­ti­va­cio­nes y su con­vul­so pa­sa­do. Ade­más, y co­mo sa­be to­do el que ha te­ni­do al­gu­na vez una re­la­ción, siem­pre hay dos ca­ras de una mis­ma his­to­ria. Ha si­do un gran pla­cer re­gre­sar a ellos: es­cri­bir, es­tar con Ch­ris­tian y Ana en su uni­ver­so”. Co­no­ce­re­mos, así pues, la ver­sión del se­ñor Grey, la pro­fun­di­dad de ese mun­do tan os­cu­ro que ya de­jó ver en las an­te­rio­res no­ve­las y el por­qué de su mis­te­rio­sa y cam­bian­te per­so­na­li­dad.

‘Cin­cuen­ta som­bras’.

Si leís­te las pri­me­ras no­ve­las, sa­brás que Ch­ris­tian ne­ce­si­ta te­ner­lo to­do ba­jo con­trol. Su mun­do es pu­ro or­den, aun­que, en el fon­do, es­tá va­cío... has­ta que co­no­ce a Anas­ta­sia. Es en­ton­ces cuan­do le ve­mos con­ver­tir­se en un hom­bre apa­ren­te­men­te con­tra­dic­to­rio: “No soy ro­mán­ti­co”, con­fie­sa, pe­ro no du­da en con­ver­tir sus ci­tas con Anas­ta­sia en pu­ra ma­gia. “No dor­mi­ré con­ti­go”, avi­sa, pe­ro no pa­ra de ha­cer ex­cep­cio­nes. “Yo no ha­go el amor”, re­co­no­ce, pe­ro a Anas­ta­sia le hi­zo per­der la vir­gi­ni­dad en­tre be­sos y ca­ri­cias... Ya lo di­ce él mis­mo: “Ten­go más som­bras que lu­ces, cin­cuen­ta som­bras más”.

Grey.

Guar­dian,

Cin­cuen­ta som­bras de Grey,

¿Y có­mo es él?

Huér­fano, ex­su­mi­so y con un pa­sa­do tor­tuo­so, en es­ta nue­va en­tre­ga Ja­mes nos in­vi­ta a aden­trar­nos aún más en sus pe­cu­lia­res gus­tos y en la im­por­tan­cia que pa­ra él tie­ne el fa­mo­so con­tra­to con el que quie­re po­seer a Anas­ta­sia. De he­cho, ese es uno de los hán­di­caps de es­te li­bro pa­ra los pri­me­ros lec­to­res: el con­tra­to de ma­rras ocu­pa aho­ra aún más pá­gi­nas que en la pri­me­ra en­tre­ga.

Sin em­bar­go, Ch­ris­tian es mu­cho más que un con­tra­to. ‘Nues­tro’

The

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.