Tes­ti­mo­nio

Con­chín Fer­nán­dez era la chi­ca del tiem­po de Ca­nal 24 ho­ras cuan­do un via­je al Con­go cam­bió su for­ma de ver la vi­da y de­ci­dió mar­char­se. Allí ha co­no­ci­do el va­lor y al ver­da­de­ro amor de su vi­da.

AR - - SUMARIO - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

Con­chín Fer­nán­dez, la pre­sen­ta­do­ra que de­jó el te­le­dia­rio por Áfri­ca.

Re­cuer­do mi pri­mer via­je al Con­go co­mo el via­je que mar­có un an­tes y un des­pués en mi vi­da”, nos con­fie­sa Con­chín Fer­nán­dez con una gran son­ri­sa en la ca­ra. Ella era por en­ton­ces la pre­sen­ta­do­ra del tiem­po de Ca­nal 24 ho­ras, un pri­mer pa­so an­tes de lo­grar su ver­da­de­ro sue­ño: con­du­cir el in­for­ma­ti­vo. Pe­ro un día el pa­dre Ama­ble, un ex­com­pa­ñe­ro de la uni­ver­si­dad que se or­de­nó sa­cer­do­te, vino a pe­dir­le ayu­da. Ne­ce­si­ta­ba que via­ja­ra con él has­ta el po­bla­do de Lu­ko­le­la, en la Re­pú­bli­ca De­mo­crá­ti­ca del Con­go, y gra­ba­ra có­mo vi­vían sus gen­tes, que mos­tra­ra al mun­do lo mal que lo pa­sa­ban y po­der así ob­te­ner ayu­das pa­ra sa­lir ade­lan­te: “Yo no pen­sa­ba que pu­die­ra ser­le útil. ¡Nun­ca ha­bía co­gi­do una cá­ma­ra! La úni­ca ex­pe­rien­cia con la que con­té fue­ron los con­se­jos que mis com­pa­ñe­ros de TVE me die­ron an­tes de par­tir. Ade­más, no que­ría ir. Era pe­li­gro­so, ha­bía ébo­la, en­fer­me­da­des ra­rí­si­mas co­mo la fie­bre de las aguas ne­gras... Na­die de mi fa­mi­lia apo­ya­ba la idea. Pe­ro en­con­tré un vue­lo muy ba­ra­to y pen­sé que aque­llo era más que una ca­sua­li­dad, que qui­zás te­nía que ir, que to­do su­ce­día así por al­go. Fue en­ton­ces cuan­do me em­bar­qué rum­bo a Áfri­ca”.

Aho­ra, sie­te años des­pués, Con­chín con­fie­sa en el pre­cio­so li­bro

(Ed. Pla­za & Ja­nés) có­mo se enamo­ró de Áfri­ca, de sus gen­tes y de Va­lè­re, su pa­re­ja, el amor de su vi­da y pa­dre de su hi­jo.

Que­ri­do Noah

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.