Bi­mi, la cru­di­té de mo­da

Es pri­ma del bró­co­li, es­con­de su­per­po­de­res nu­tri­cio­na­les y es la rei­na en­tre los cru­dí­vo­ros.

AR - - EN EL AIRE -

Un hí­bri­do re­cien­te

Es­ta fu­sión del bró­co­li y la col ri­za­da chi­na se co­no­ce en Eu­ro­pa con el nom­bre de ‘bro­co­li­ni’, y aun­que fue ‘crea­da’ en Ja­pón ha­ce 24 años, hoy por hoy se cul­ti­va en mu­chos lu­ga­res, en­tre ellos Mur­cia. Su sa­bor es más dul­ce que el del bró­co­li con­ven­cio­nal y se co­me tan­to el ta­llo (pa­re­ci­do de sa­bor y tex­tu­ra al es­pá­rra­go ver­de) co­mo la flor (si­mi­lar al bró­co­li). Tam­bién exis­ten va­rie­da­des de bi­mi dul­ce.

Su­per­nu­tri­ti­vo

Aun­que el bró­co­li ya es una ver­du­ra muy sa­lu­da­ble, al bi­mi se le ha des­cu­bier to una gran can­ti­dad de pro­teí­nas, fi­bra die­té­ti­ca, mi­ne­ra­les y vi­ta­mi­nas que lo con­vier ten en un po­ten­te an­ti­oxi­dan­te y an­ti­in­fla­ma­to­rio. La par te más nutritiva es la flor. Una vez en la ne­ve­ra, se con­ser­va mu­cho tiem­po.

Me­jor cru­do

La for­ma más co­mún de co­mer bi­mi es co­ci­do: se re­co­mien­dan so­lo diez mi­nu­tos en agua hir vien­do pa­ra que es­té cru­jien­te. Una vez es­cu­rri­do, se pue­de en­friar en un bol con agua y hie­lo pa­ra cor tar la coc­ción y fi­jar la clo­ro­fi­la. Sin em­bar­go, la op­ción de to­mar­lo cru­do es de­li­cio­sa, ya que el sa­bor es muy sua­ve. Es fá­cil en­con­trar­lo en zo­nas gour­met de los su­per­mer­ca­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.