AN­DRÉ­SVE­LEN­CO­SO

AR - - 100 % -

“Mi pe­rro Herry tie­ne más se­gui­do­res que ha­bi­tan­tes hay en mi pue­blo”

Si hay una ce­le­bri­dad ca­ni­na en Ins­ta­gram es Herry, el gol­den re­trie­ver de año y me­dio que su due­ño, el mo­de­lo y ac­tor es­pañol An­drés Ve­len­co­so, ha lle­va­do al es­tre­lla­to en la red so­cial. Aun­que nos ase­gu­ra que es el pe­rro de la fa­mi­lia, lo cier­to es que jun­tos for­man una pa­re­ja úni­ca y su per­fil @herryt­he­dog ya ha ro­ba­do los co­ra­zo­nes de más de nue­ve mil per­so­nas gra­cias a sus divertidas fo­tos dia­rias, des­de su cum­plea­ños a los jue­gos en la pla­ya. Ha­bla­mos de él con quien me­jor lo co­no­ce: su due­ño.

¢&yPR VXUJLy OD LGHD GH FUHDU XQ SHU¿O D +HUU\"

Me ha­cían mu­cha gra­cia los per­fi­les de los ani­ma­les en Ins­ta­gram, así que de­ci­dí yo tam­bién mos­trar de for­ma di­ver­ti­da su día a día, sus me­jo­res mo­men­tos... Es co­mo ha­cer­le un do­cu­men­tal dia­rio, mo­derno, mu­cho más ins­tan­tá­neo.

+HUU\ WLHQH \D PiV GH QXHYH PLO se­gui­do­res Esos son mu­chos ‘li­kes’ a PXFKDV IRWRV

¡Des­de lue­go! Herry tie­ne ya más se­gui­do­res en Ins­ta­gram que ha­bi­tan­tes hay en mi pue­blo. El úl­ti­mo cen­so de Tos­sa de Mar te­nía unos seis mil y pi­co. Herry, al­guno más... [Ri­sas].

¢+DVWD TXp SXQWR WX SHUUR IRUPD SDUWH GH WX YLGD"

Des­gra­cia­da­men­te, con mis via­jes es un po­co com­pli­ca­do que for­me par­te en to­dos los ám­bi­tos, pe­ro en cual­quier plan en que me es po­si­ble in­cluir­lo, sin du­da, no me ol­vi­do de él. Nos di­ver­ti­mos mu­cho jun­tos cuan­do va­mos a pa­sar el día a la pla­ya o a la mon­ta­ña. Sin em­bar­go, en los via­jes lar­gos que a me­nu­do ha­go por mi tra­ba­jo no pue­do lle­var­lo. No quie­ro ha­cer su­frir al ani­mal via­jan­do en una jau­la en el com­par­ti­men­to de ma­le­tas. Creo que, so­bre ese te­ma, aún que­da mu­cho por ha­cer en las ae­ro­lí­neas.

¢&UHHV TXH (VSD­xD HVWi D~Q XQ SRFR OHMRV GH VHU FRPSOHWDPHQWH μSHW IULHQGO\¶"

Com­pa­ra­do con otros paí­ses, des­de lue­go que sí. Por ejem­plo, en EE.UU., la ciu­dad de Nue­va York es fa­bu­lo­sa res­pec­to de las mas­co­tas. Siem­pre es­tán con­tem­pla­das, va­yas don­de va­yas. En Es­pa­ña creo que aún te­ne­mos ca­mino por de­lan­te, pe­ro las ini- cia­ti­vas co­mien­zan a ver­se. Los que te­ne­mos mas­co­tas que­re­mos siem­pre lo me­jor pa­ra ellos y es un ali­vio ver que, por fin, ciu­da­des co­mo Ma­drid o Bar­ce­lo­na han co­men­za­do a ser mu­cho más to­le­ran­tes y res­pe­tuo­sas.

¢(V FRPSDWLEOH XQD YLGD FRPR OD WX\D \ OD YLGD GH XQD PDVFRWD"

Si no tu­vie­ra la ayu­da de mi fa­mi­lia, se­ría un po­co di­fí­cil, pe­ro, por suer­te, Herry es uno más en ca­sa. Lo cier­to es que quien más lo dis­fru­ta es mi pa­dre. Es­tán muy uni­dos y se ha­cen mu­cha com­pa­ñía. Cuan­do yo es­toy allí me quie­re un mon­tón y lo pa­sa­mos muy bien jun­tos, pe­ro la re­la­ción que tie­ne con mi pa­dre es muy es­pe­cial. Cuan­do de­ci­di­mos te­ner a Herry, es­tá­ba­mos se­gu­rí­si­mos de que po­dría­mos dar­le lo me­jor que le po­de­mos dar: la vi­da que se me­re­ce. Al fin y al ca­bo, ese es el ob­je­ti­vo cuan­do amas a los ani­ma­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.