‘Es­cán­da­lo’ es mi se­gun­do nom­bre

AR - - PERSONAJES -

o ha­cen fal­ta pa­la­bras pa­ra in­ten­tar ex­pli­car por qué es­te ita­liano con plan­ta de es­ta­tua gre­co­rro­ma­na ocu­pa un pues­to de ex­cep­ción en nues­tra lis­ta pri­va­da de los te­nis­tas más atrac­ti­vos del mo­men­to. Aun­que no os­ten­ta uno de los pues­tos más al­tos del rán­king, su ca­rác­ter le ha con­ver­ti­do en uno de los ju­ga­do­res de los que más se ha ha­bla­do du­ran­te la tem­po­ra­da. Fa­bio es ex­tre­ma­da­men­te com­pe­ti­ti­vo y, a ve­ces, lo ha de­mos­tra­do de for­ma po­co de­por­ti­va.

n

Cuan­do se le va de las ma­nos, no co­no­ce lí­mi­tes: rom­pe ra­que­tas, in­sul­ta a los ár­bi­tros e in­clu­so, tras una so­na­da de­rro­ta en Shang­hái, aban­do­na la pis­ta de­di­can­do una pei­ne­ta a la gra­da. Ni si­quie­ra las mul­tas y las san­cio­nes de la fe­de­ra­ción han po­di­do apla­car su ge­nio. Pe­ro en el fon­do, Fog­ni­ni es un buen chi­co, al­go que de­fien­den sus com­pa­ñe­ros, es­pe­cial­men­te su no­via, la te­nis­ta ita­lia­na Flavia Pen­net­ta. Hay que afron­tar­lo, chi­cas: Fa­bio no es­tá li­bre. ¡Al­gún de­fec­to te­nía que te­ner!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.