Un ca­ba­lle­ro con acen­to es­co­cés

AR - - PERSONAJES -

er el digno su­ce­sor de Fred Perry, el te­nis­ta más icó­ni­co de la his­to­ria de es­te de­por­te, no es un re­to fá­cil de con­se­guir, por de­cir­lo su­til­men­te. Un hi­to con el que Mu­rray con­so­li­dó su ca­rre­ra al al­zar­se en 2013 con el triun­fo so­bre la hier­ba de Wim­ble­don, el tor­neo con más so­le­ra que hay ac­tual­men­te. Con es­te va­lio­so tro­feo (tan­to eco­nó­mi­co co­mo sen­ti­men­tal) en ma­nos otra vez de un bri­tá­ni­co tras una se­quía de 77 años, Andy pue­de es­tar or­gu­llo­so de ser con­si­de­ra­do un hé­roe na­cio­nal. Po­see

s

fa­ma de hom­bre cer­cano y por­te de que du­ran­te es­te úl­ti­mo año no ha de­ja­do de ali­men­tar, es­pe­cial­men­te en­tre su sé­qui­to de ad­mi­ra­do­ras. ¿La ra­zón? Su decisión de aban­do­nar a su en­tre­na­dor de to­da la vi­da pa­ra po­ner­se en ma­nos de la ex­te­nis­ta fran­ce­sa y nú­me­ro uno del mun­do Amé­lie Mau­res­mo. Una si­tua­ción que ge­ne­ró mu­cha con­tro­ver­sia (que se lo di­gan a Ga­la León, pri­me­ra mu­jer al man­do de la se­lec­ción de la Co­pa Da­vis) y que Mu­rray de­fien­de ale­gan­do que “le ha abier­to los ojos”.

gentle­man,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.