Lind­say lo si­gue in­ten­tan­do

AR - - PERSONAJES -

a so­por­tar. No to­dos son tan fuer­tes co­mo Drew Barrymore, que hoy pa­re­ce ha­ber en­con­tra­do el equi­li­brio que su fa­mi­lia nun­ca le pro­por­cio­nó.

Lo­ca ca­rre­ra por la ju­ven­tud

Otra va­ria­ble que en­tra en jue­go en el epi­cen­tro de los des­equi­li­brios es la de la inú­til bús­que­da de la eter­na ju­ven­tud. Holly­wood, im­pla­ca­ble, da la es­pal­da rá­pi­da­men­te a las ac­tri­ces cuan­do al­can­zan la ma­du­rez. Y en esa lo­ca ca­rre­ra que mu­chas em­pren­den pa­ra alar­gar su pre­sen­cia en las car­te­le­ras, en bas­tan­tes oca­sio­nes se en­re­dan en una pe­li­gro­sa es­pi­ral de co­que­teos con las úl­ti­mas téc­ni­cas de ci­ru­gía plás­ti­ca de las que lue­go no son ca­pa­ces de des­en­gan­char­se. De bó­tox en bó­tox, en cuan­to su­pe­ran los pri­me­ros mie­dos al qui­ró­fano en­tran sin freno a trans­for­mar su ros­tro y su cuer­po.

Así vi­mos con pe­na la me­ta­mor­fo­sis de Meg Ryan. En los men­ti­de­ros se sa­be que su ci­ru­gía fue un error y que su con­se­cuen­cia más cla­ra, ade­más de des­tro­zar un ros­tro con per­so­na­li­dad, fue la de­ba­cle de su ca­rre­ra. La ac­triz, que vi­vió su mo­men­to de glo­ria en los no­ven­ta, cuan­do era, jun­to a Ju­lia Ro­berts, una de las ac­tri­ces de re­fe­ren­cia, abu­só de im­plan­tes en la­bios y pó­mu­los, re­to­ques en las cejas e in­yec­cio­nes de bó­tox. Fi­nal­men­te el bis­tu­rí aca­bó por es­tro­pear sin re­me­dio la ca­rre­ra de una de las no­vias de Amé­ri­ca.

Ha­blan­do de trans­for­ma­cio­nes, na­da ha si­do más sa­bro­so pa­ra las cró­ni­cas ro­sas que la his­to­ria del En la vi­da de la dul­ce ni­ña pro­ta­go­nis­ta de pe­lí­cu­las de Dis­ney y mo­de­lo des­de los tres años, to­do pa­re­cía bri­llar al­re­de­dor... has­ta que la vi­mos en­trar por la puer ta de Al­cohó­li­cos Anó­ni­mos a los vein­te años y co­men­zar un lar­go pe­re­gri­na­je por las clí­ni­cas de reha­bi­li­ta­ción. Des­de en­ton­ces, su ca­rre­ra ha si­do errá­ti­ca y sus pro­ble­mas con la jus­ti­cia mu­chos. Lohan ase­gu­ra no ha­ber lle­va­do bien la pre­sión de ser ni­ña pro­di­gio. Es­te oto­ño es­tre­nó (ya li­bre de la li­ber tad con­di­cio­nal) en el West End lon­di­nen­se una sá­ti­ra so­bre el mun­do de Holly­wood. ¡Qué pa­ra­do­ja! atle­ta y estrella de Bru­ce/Caitlyn Jen­ner (tam­bién co­no­ci­do por ser el pa­dras­tro de las her­ma­nas Kar­das­hian). Bru­ce co­men­zó a to­mar hor­mo­nas en los años ochen­ta, y su pro­ce­so de cam­bio de gé­ne­ro, su tran­si­ción de hom­bre a mu­jer, ha atra­ve­sa­do dé­ca­das y ma­tri­mo­nios. Has­ta es­te año, con 65, no se ha atrevido a una ci­ru­gía fa­cial de diez ho­ras, com­pli­ca­da y do­lo­ro­sa, pe­ro sim­bó­li­ca­men­te cla­ve en la trans­for­ma­ción. El re­sul­ta­do ha si­do fo­to­gra­fia­do por An­nie Lei­bo­vitz pa­ra la por­ta­da de una co­no­ci­da re­vis­ta, pe­ro, so­bre to­do, ha lan­za­do un men­sa­je muy cla­ro: to­da per­so­na tie­ne de­re­cho a su fe­li­ci­dad y a lu­char por lo que quie­re ser. El ca­so de Jen­ner ha he­cho más por la nor­ma­li­za­ción de los tran­se­xua­les que mu­chos años de cam­pa­ñas ins­ti­tu­cio­na­les. En es­te ca­so, el es­cán­da­lo ha ve­ni­do car­ga­do de mo­ra­le­ja, más que de mo­ra­li­na.

Y es que el pe­so de la mo­ral ame­ri­ca­na es muy di­fí­cil de lle­var. Holly­wood ha cul­ti­va­do los es­cán­da­los en to­das sus va­rian­tes: ho­mo­se­xua­li­da­des re­pri­mi­das co­mo las de Cary Grant, amo­res se­cre­tos co­mo el de In­grid Berg­man y Ro­ber­to Ros­se­lli­ni, que ini­cia­ron una re­la­ción cuan­do am­bos es­ta­ban to­da­vía ca­sa­dos, y pre­fe­ren­cias se­xua­les co­mo la de Hugh Grant por pros­ti­tu­tas ca­lle­je­ras. En el pu­ri­tano Holly­wood hay po­ca manga an­cha con el se­xo, aun­que, se po­ten­cia la hi­per­se­xua­li­za­ción de las ac­tri­ces jó­ve­nes y se per­pe­túan los ro­les en los que se co­si­fi­ca a la mu­jer. Aun­que, en reali­dad, eso da­ría pa­ra otro ar­tícu­lo.

reali­ties

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.