SU­FREN MU­CHO EN­VE­RANO LOS PIES:

AR - - EN PORTADA -

Aquién no le ape­te­ce po­ner­se unas bo­ni­tas san­da­lias? Lle­var los pies ex­pues­tos al ai­re tie­ne sus ven­ta­jas, fun­da­men­tal­men­te es­té­ti­cas, pe­ro tam­bién al­gún que otro in­con­ve­nien­te en el plano de la sa­lud pé­di­ca. La se­que­dad y des­hi­dra­ta­ción pro­vo­can el en­gro­sa­mien­to de la piel y pue­den dar lu­gar a la apa­ri­ción de grie­tas y du­re­zas. ¿Có­mo lo pre­ve­ni­mos? En es­te ca­so el ‘dúo dinámico’ lo for­man hi­dra­ta­ción y ex­fo­lia­ción.

La clá­si­ca cre­ma de pies ul­tra­hi­dra­tan­te de Neu­tró­ge­na si­gue sien­do una de las me­jo­res op­cio­nes ca­li­dad-pre­cio.

Pa­ra evi­tar que los po­co ape­te­ci­bles ca­llos y du­re­zas acam­pen en nues­tros pies, es fun­da­men­tal la ex­fo­lia­ción pe­rió­di­ca. Las li­mas eléc­tri­cas, co­mo las de Dr. Scholl, irrum­pie­ron con fuer­za la pa­sa­da tem­po­ra­da y han re­sul­ta­do ser to­do un des­cu­bri­mien­to pa­ra de­jar nues­tros pies se­do­sos y a pun­to de re­vis­ta.

Es­tas son las tres cru­ces que su­fren los pies en ve­rano:

Los apó­si­tos de hi­dro­co­loi­de son un im­pres­cin­di­ble de nues­tros bol­sos en ve­rano pa­ra cuan­do las ro­za­du­ras y am­po­llas ha­cen su apa­ri­ción es­te­lar. Sin em­bar­go, tam­bién po­de­mos pre­ve-

Hi­dra­ta­ción.

Ex­fo­lia­ción.

1. Ro­za­du­ras.

nir­las me­dian­te pro­duc­tos co­mo

una es­pe­cie de ba­rra de ca­cao que for­ma una pe­lí­cu­la pro­tec­to­ra.

Los pro­duc­tos con áci­do sa­li­cí­li­co tan­to en par­ches co­mo en otros for­ma­tos más so­fis­ti­ca­dos pue­den ayu­dar­nos a ali­viar el do­lor y fa­vo­re­cer la eli­mi­na­ción del ca­llo. Es im­por­tan­te re­cor­dar que es­te ti­po de pro­duc­tos no es­tán in­di­ca­dos en dia­bé­ti­cos. Si so­mos pro­pen­sos a la apa­ri­ción de es­tos ami­gos po­co agra­cia­dos, una bue­na op­ción pa­ra pre­ve­nir­los es el uso de de­di­les (una es­pe­cie de de­dal blan­do) y pro­tec­to­res tu­bu­la­res de si­li­co­na pa­ra los pies, co­mo los que ofre­ce la lí­nea de Far­ma­las­tic. Por otra par­te ca­mi­nar descalza por la pla­ya es una de las me­jo­res for­mas na­tu­ra­les de sua­vi­zar, ex­fo­liar y ayu­dar a re­du­cir las du­re­zas, ade­más de un ver­da­de­ro pla­cer.

Que na­die se ras­gue las ves­ti­du­ras: pa­sa en las me­jo­res fa­mi­lias. Ade­más, no es nues­tra cul­pa, sino de las bac­te­rias: los pies tie­nen una gran con­cen­tra­ción de glán­du­las su­do­rí­pa­ras y las bac­te­rias lo sa­ben y se des­pla­zan has­ta allí pa­ra ge­ne­rar los des­agra­da­bles ga­ses. Evi­tar la hu­me­dad y man­te­ner una ade­cua­da hi­gie­ne es la cla­ve, aun­que el apo­yo con desodo-

2. Ca­llos.

3. Olor.

ran­tes pue­de re­sul­tar im­pres­cin­di­ble. ¿Qué des­odo­ran­te es el más ade­cua­do en ca­da ca­so?

Com­peed Stick An­ti­fric­ción,

Pol­vos des­odo­ran­tes.

clá­si­cos po­pu­la­res co­mo Es­tos pol­vos ab­sor­ben el mal olor y ade­más in­clu­yen ac­ti­vos des­odo­ran­tes o an­ti­trans­pi­ran­tes. Pue­den apli­car­se en el cal­za­do o en la plan­ta del pie y son muy úti­les en de­por­tis­tas o per­so­nas que em­plean bo­tas de tra­ba­jo.

an­ti­trans­pi­ran­tes.

Se apli­can di­rec­ta­men­te so­bre el pie o en el cal­za­do. Son más prác­ti­cos en el ca­so de lle­var san­da­lias o za­pa­tos abier­tos. Ade­más de las sa­les de alu­mi­nio res­pon­sa­bles del efec­to an­ti­trans­pi­ran­te, mu­chos tie­nen ac­ti­vos re­fres­can­tes con agra­da­ble sen­sa­ción de con­fort.

Otros for­ma­tos.

Son los

Pers­pi­rex Hi­po­su­dol,

sprays.

Fun­gu­sol.

Si nues­tros pies re­sis­ten a las an­te­rio­res op­cio­nes y si­guen de­ján­do­te en mal lu­gar cuan­do te des­cal­zas ¡ que no cun­da el pá­ni­co, que aún no es­tá to­do per­di­do! Hay tra­ta­mien­tos co­mo o las toa­lli­tas

con clo­ru­ro de alu­mi­nio en con­cen­tra­cio­nes más ele­va­das que los Es­tos tra­ta­mien­tos son efec­ti­vos pe­ro tie­nen cier­ta ca­pa­ci­dad irri­tan­te y no de­ben em­plear­se en per­so­nas con piel sen­si­ble o da­ña­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.