¡Voy a te­ñir­me... EN AGOS­TO!

Cuán­tas ve­ces nos han di­cho que en ve­rano es me­jor no te­ñir­se el pe­lo. Pe­ro... ¿aca­so en ve­rano se es­fu­man las ca­nas por ar­te de ma­gia o el pe­lo de­ja de cre­cer du­ran­te tres me­ses? Afor­tu­na­da­men­te hay di­fe­ren­tes op­cio­nes pa­ra que po­da­mos co­lo­rear la me­len

AR - - BELLEZA - Tex­to: RA­QUEL ME­DI­NA

La mez­cla de tin­te de pe­lo y va­ca­cio­nes de ve­rano no sue­le dar un buen re­sul­ta­do: “La co­lo­ra­ción cam­bia la es­truc­tu­ra del ca­be­llo, ya que de­be pe­ne­trar en el in­te­rior de la cu­tí­cu­la pa­ra lle­gar al cór­tex y cam­biar­lo de co­lor. Y en es­te pro­ce­so es muy pro­ba­ble que se da­ñe”, afir­ma el doc­tor Eduar­do Ló­pez Bran, de Ime­ma, en Ma­drid. En es­ta si­tua­ción, “el ca­lor del sol, ayu­da­do por el clo­ro y la sal, di­la­ta la cu­tí­cu­la y la abre. Con el ca­mino li­bre, el oxí­geno ata­ca a la me­la­ni­na na­tu­ral y a los pig­men­tos sin­té­ti­cos, y los de­gra­da”, ex­pli­ca Pe­pe de la Ro­sa, co­lo­ris­ta de Tea Cut, en Se­vi­lla. La so­lu­ción pa­ra evi­tar que to­do es­te pro­ce­so se pon­ga en mar­cha pa­sa por re­nun­ciar a los tra­di­cio­na­les tin­tes oxi­da­ti­vos, “ya que em­plean sus­tan­cias al­ca­li­nas, co­mo el amo­nia­co, pa­ra le­van­tar la cu­tí­cu­la y al­can­zar el cór­tex y, ade­más, tie­nen oxi­dan­tes que des­va­ne­cen los pig­men­tos na­tu­ra­les y re­ve­lan los sin­té­ti­cos”, ex­pli­ca de la Ro­sa. Sin em­bar­go, “no es im­pres­cin­di­ble re­nun­ciar a te­ñir el pe­lo ni op­tar por un tono más os­cu­ro de lo ha­bi­tual. Lo que sí es fun­da­men­tal es apor­tar­le un cui­da­do ex­tra a ba­se de hi­dra­ta­ción, nu­tri­ción y pro­tec­ción so­lar”, opi­na Da­nie­la Llorente, co­lo­ris­ta de Mai­son Eduar­do Sán­chez, en Ma­drid. La al­ter­na­ti­va son las co­lo­ra­cio­nes ve­ge­ta­les, co­mo los acei­tes y los ba­rros, o las se­mi­per­man­te­nes, “ya que cui­dan al má­xi­mo la ca­li­dad del ca­be­llo, aun­que hay que sa­ber que tie­nen me­nor co­ber­tu­ra que el tra­di­cio­nal y que no te sir­ven si quie­res acla­rar el ca­be­llo”, en opi­nión de Ma­ri­sa Ji­mé­nez, de Zach Es­ti­lis­tas en, Ma­drid.

Un cham­pú sua­ve

En cual­quier ca­so, pa­ra man­te­ner el co­lor en bue­nas con­di­cio­nes, el doc­tor Eduar­do Ló­pez Bran re­co­mien­da “acla­rar el pe­lo con agua dul­ce des­pués de ca­da ba­ño y la­var­lo con un cham­pú sua­ve. Hay que brin­dar­le un des­can­so, de­ján­do­lo se­car al ai­re. Pa­ra des­en­re­dar­lo, con­vie­ne uti­li­zar un ce­pi­llo o un pei­ne de púas an­chas, y em­pe­zar por las pun­tas e ir su­bien­do po­co a po­co. Tam­bién va bien pei­nar­lo ha­cia atrás, pa­ra pro­te­ger el cue­ro ca­be­llu­do de la ra­dia­ción so­lar”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.