Un des­tino zen

Des­co­nec­tar en va­ca­cio­nes es un ob­je­ti­vo que no siem­pre re­sul­ta fá­cil de lo­grar. Pe­ro al­gu­nos en­tor­nos lo fa­ci­li­tan, co­mo es­te ho­tel de ins­pi­ra­ción asiá­ti­ca a so­lo cua­ren­ta mi­nu­tos de Ali­can­te.

AR - - VIAJE -

Ce­rrar los ojos y con­cen­trar­se en el si­len­cio que nos ro­dea. Sue­na idí­li­co, ¿ver­dad? Y es que al­go tan sen­ci­llo y, a la vez, tan ex­cep­cio­nal pa­re­ce una uto­pía inal­can­za­ble an­te el fre­né­ti­co rit­mo de vi­da que lle­va­mos. Sa­car el es­trés fue­ra de la ma­le­ta es el pri­mer pa­so pa­ra que el cam­bio de ai­res re­sul­te efec­ti­vo. Re­fu­giar­se en un entorno exó­ti­co y pa­ra­di­sia­co es el se­gun­do.

Aun­que pa­rez­ca men­ti­ra, no ha­ce fal­ta cru­zar me­dio mun­do pa­ra ro­zar el Nir­va­na con la pun­ta de los de­dos. El ho­tel Asia Gar­dens es el pa­raí­so tai­lan­dés he­cho reali­dad. Un oa­sis a cua­ren­ta mi­nu­tos de Ali­can­te don­de po­der ol­vi­dar­se de to­do y pa­sear du­ran­te ho­ras por sus exu­be­ran­tes jar­di­nes ro­dea­dos de cas­ca­das y ár­bo­les traí­dos des­de le­ja­nas tie­rras orien­ta­les, na­dar en cual­quie­ra de sus pis­ci­nas in­fi­ni­tas o dis­fru­tar de su co­ci­na de fu­sión asiá­ti­co-me­di­te­rrá­nea. Y, co­mo co­lo­fón, dis­fru­tar de to­do ti­po de ma­sa­jes re­la­jan­tes y se­sio­nes de yo­ga y pi­la­tes con los que re­car­gar las pi­las y co­nec­tar de nue­vo el cuer­po con la men­te.

Los jar­di­nes exó­ti­cos y las pis­ci­nas de ins­pi­ra­ción orien­tal del ho­tel Asia Gar­dens son un entorno per­fec­to pa­ra des­can­sar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.