La pa­re­ja del ve­rano

AR - - CINE -

Ste­vens, un gran­de de la so­cie­dad bri­tá­ni­ca, fue da­ma de ho­nor de la prin­ce­sa Mar­ga­ri­ta. Por ello no es ra­ro a que a Ca­ra la ha­ya­mos vis­to bro­mean­do con el mis­mí­si­mo prín­ci­pe Car­los. Aun­que es a su otra abue­la, An­ge­la, a quien de­be su se­ña de iden­ti­dad más evi­den­te e imi­ta­da: sus cejas. De he­cho, a su muer­te el pa­sa­do mes de enero, Ca­ra pu­bli­có en su Ins­ta­gram unas fo­to­gra­fías que ha­cían evi­den­te lo que ella de­cía: “Tu­vis­te las me­jo­res cejas del mun­do”. No se­re­mos frí­vo­las, por­que esa es so­lo una de las fra­ses que la mo­de­lo bri­tá­ni­ca es­cri­bió a su abue­la: “Vi­vi­rás por siem­pre en mi co­ra­zón. Te quie­ro mu­cho más de lo que pue­da ex­pre­sar con pa­la­bras”. To­do ter­nu­ra. No es­tá na­da mal pa­ra una mo­de­lo que pue­de pa­re­cer un án­gel o un de­mo­nio, de­pen­de del ma­qui­lla­je, la son­ri­sa y su mi­ra­da de fem­me fa­ta­le. Eso sí, siem­pre es un be­lle­zón que aún no en­tien­de qué han vis­to en ella: “De ni­ña era un grem­lin de los ra­ros”, bro­mea. La pa­sa­re­la, des­de lue­go, tie­ne cla­ro que po­see un don. Si no, no co­bra­ría más de 8.000 eu­ros dia­rios. TAM­BIÉN CAN­TAN­TE Ami­ga de hi­jos de gran­des es­tre­llas del pop, co­mo Co­co Sum­mer, hi­ja de Sting; Ta­ra, de Br­yan Ferr y, o Geor­gia May, de Mick Jag­ger, tam­bién ha he­cho sus pi­ni­tos en el mun­do de la mú­si­ca. Así, par­ti­ci­pó jun­to a Ta­ra en el ví­deo mu­si­cal del You Can Dan­ce, de pa­pá Ferry, y re­cien­te­men­te ha gra­ba­do un par de can­cio­nes jun­to a sus in­se­pa­ra­bles com­pa­ñe­ras Geor­gia y Su­ki Wa­ter­hou­se. No nos ex­tra­ña de Ca­ra, por­que ya la ha­bía­mos Ca­ra y Nat Wolff se han con­ver­ti­do en la pa­re­ja del ve­rano gra­cias a sus per­so­na­jes en Ciu­da­des de pa­pel, la pe­lí­cu­la ba­sa­da en la no­ve­la ho­mó­ni­ma de John Green. Él es un jo­ven con ma­la suer­te en el amor. Ella, la ve­ci­na y ami­ga de la que es­tá enamo­ra­do y a la que no du­da en bus­car cuan­do de­sa­pa­re­ce. Una pe­lí­cu­la con­mo­ve­do­ra que se mue­ve en­tre el mis­te­rio, la co­me­dia y el ro­man­ce y que pro­me­te ser to­do un ta­qui­lla­zo. es­cu­cha­do can­tar an­tes. Ella es la voz fe­me­ni­na del te­ma Son­nen­tanz, jun­to al mú­si­co Will Heard, aun­que uno de sus vi­deo­clips más bo­ni­tos es Rein­car­na­tion, don­de, con­ver­ti­da en la em­pe­ra­triz Sis­si, la ve­mos bai­lan­do y can­tan­do (y no lo ha­ce na­da, pe­ro que na­da mal) jun­to a Pha­rrel Wi­lliams en una mi­ni­pe­lí­cu­la di­ri­gi­da por Karl La­ger­feld en la que tam­bién par­ti­ci­pa Gé­ral­di­ne Cha­plin. A la vis­ta que­da, pues, que es­ta chi­ca es una jo­ya, un dia­man­te que nun­ca qui­so ser mo­de­lo: “Des­de ni­ña qui­se ser ac­triz, pe­ro pa­ra ser­lo te­nía que es­tu­diar ar te dra­má­ti­co y me sa­lió lo de mo­de­lo. Que­ría ga­nar di­ne­ro pa­ra via­jar y pa­gar­me los es­tu­dios, pe­ro nun­ca pen­sé que mi ca­rre­ra iba a ex­plo­tar de es­ta for­ma”, con­fie­sa. Los de­más so­mos tes­ti­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.