El es­pía que nos enamo­ra

Henry Ca­vill se con­vier­te pa­ra el ci­ne en Na­po­león So­lo, el pro­ta­go­nis­ta de la po­pu­lar se­rie de te­le­vi­sión de los se­sen­ta ‘El agen­te de CI­POL’.

AR - - CINE - Snatch: cer­dos y dia­man­tes

El di­rec­tor Guy Rit­chie, fa­mo­so por lle­var al ci­ne de una ma­ne­ra asom­bro­sa­men­te mo­der­na a Sher­lock Hol­mes, re­vi­ve aho­ra a uno de los espías más fa­mo­sos de la te­le­vi­sión de los años se­sen­ta, Na­po­león So­lo. Pa­ra de­vol­ver­le a la vi­da ha ele­gi­do, afor­tu­na­da­men­te pa­ra no­so­tras, al gua­pí­si­mo Henry Ca­vill (El hom­bre de ace­ro). Jun­to a es­te agen­te de la CIA se en­cuen­tra Ill­ya Kur­ya­kin (Ar­mie Ham­mer), del KGB.

Am­bien­ta­da du­ran­te la Gue­rra Fría, los dos espías se ve­rán obli­ga­dos a apar­car sus di­fe­ren­cias pa­ra for­mar equi­po. Su mi­sión: aca­bar con una mis­te­rio­sa or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal que pre­ten­de des­es­ta­bi­li­zar el equi­li­brio sur­gi­do tras la ca­rre­ra ar­ma­men­tís­ti­ca.

Una pe­lí­cu­la de es­pio­na­je co­mo las de an­tes –¡có­mo no re­cor­dar El es­pía que sur­gió del frío!–, pe­ro con el to­que per­so­nal de Rit­chie, un di­rec­tor que sa­be muy bien có­mo ha­cer pe­lí­cu­las su­ma­men­te atrac­ti­vas, con ac­ción y un rit­mo que nos de­ja cla­va­dos en la bu­ta­ca. ¿O no te gus­ta­ron o Lock & Stock? Un fil­me muy ape­te­ci­ble pa­ra dis­fru­tar de una tar­de de ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.