Psi­co

Una cri­sis a los 23 años le lle­vó a plan­tear­se có­mo que­ría que fue­se su vi­da. Su ca­mino de su­pera­ción du­ró años, pe­ro Lau­rent Gounelle se con­vir­tió en un pres­ti­gio­so ‘coach’, en un es­cri­tor de re­nom­bre y, so­bre to­do, en un hom­bre fe­liz. Aho­ra, res­pon­de a

AR - - SUMARIO - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

Ser más fe­liz no es tan di­fí­cil si se­gui­mos los con­se­jos del coach Lau­rent Gounelle.

Al­gu­na vez te has sen­ti­do de­sen­can­ta­da con tu vi­da? ¿Has echa­do de me­nos no ha­ber pues­to en mar­cha al­gu­nos de los pla­nes que siem­pre ha­bías so­ña­do y que crees que te ha­rían más fe­liz? La fal­ta de tiem­po, el mie­do a que sal­ga mal... siem­pre hay una ex­cu­sa pa­ra no po­ner­nos en mar­cha e in­ten­tar ha­cer lo que de­sea­mos. Pe­ro no es tan com­pli­ca­do si sa­bes có­mo ha­cer­lo.

Lau­ren­te Gounelle, es­te en­can­ta­dor coach fran­cés, sa­be bien có­mo afron­tar es­te pro­ble­ma. Él lo vi­vió en pri­me­ra per­so­na, aun­que su cri­sis em­pe­zó cuan­do aún era muy jo­ven: “Al ter­mi­nar mis es­tu­dios, me vi ca­ta­pul­ta­do a un pues­to de eje­cu­ti­vo fi­nan­cie­ro ju­nior en una gran em­pre­sa, y aque­llo me im­pac­tó: no me gus­ta­ba en ab­so­lu­to lo que ha­cía, te­nía la sen­sa­ción de que mi tra­ba­jo no te­nía un sen­ti­do pro­fun­do, no era real­men­te útil pa­ra los de­más”. Esos sen­ti­mien­tos le fue­ron su­mien­do en una cri­sis pro­fe­sio­nal en la que, por pri­me­ra vez en su vi­da, se plan­teó la pre­gun­ta cla­ve, aque­lla que le iba a ha­cer cre­cer y en­con­trar su lu­gar en el mun­do: “¿Qué sen­ti­do tie­ne mi exis­ten­cia y qué quie­ro ha­cer con mi vi­da?”.

El po­der de nues­tros pen­sa­mien­tos

Gounelle de­ci­dió en­ton­ces se­guir un ca­mino de apren­di­za­je y se dio cuen­ta de que el ma­yor po­der que te­ne­mos es el de nues­tros pen­sa­mien­tos. Por­que al final la fe­li­ci­dad es un es­ta­do in­terno, un sen­ti­mien­to muy po­si­ti­vo de sa­tis­fac­ción ob­te­ni­do de la vi­da en un ins­tan­te pre­sen­te: “Pa­ra la ma­yo­ría de la gen­te ese es­ta­do fluc­túa a mer­ced de los acon­te­ci­mien­tos. Aho­ra bien, si nos de­ja­mos arras­trar por la co­rrien­te de lo que su­ce­de, co­rre­mos el ries­go de que ese sen­ti­mien­to sea ex­tre­ma­da­men­te efí­me­ro y ten­dre­mos la sen­sa­ción de ser víc­ti­mas de las si­tua­cio­nes”, ex­pli­ca. Por eso “es ne­ce­sa­rio apren­der a te­ner una in­fluen­cia so­bre el cur­so de nues­tra vi­da, pa­ra que se adap­te más a nues­tras as­pi­ra­cio­nes más pro­fun­das”, agre­ga.

Él lo ha con­se­gui­do, y ayu­da a per­so­nas de to­do el mun­do a tra­vés de no­ve­las ins­pi­ra­do­ras co­mo

Aho­ra, nos da sus cla­ves pa­ra que no­so­tras apren­da­mos tam­bién a ser un po­co más fe­li­ces.

1 ¿Có­mo po­de­mos apren­der a ser más fe­li­ces?

“Una de las cla­ves de la fe­li­ci­dad es sa­ber en­trar en con­tac­to con tus as­pi­ra­cio­nes pro­fun­das. En el fon­do, ca­da uno sa­be lo que re­sul­ta bueno pa­ra él, sa­be qué di­rec­ción to­mar. Cuan­do uno se es­cu­cha a sí mis­mo, nos vie­nen ideas y pro­yec­tos, sue­ños de co­sas que nos gus­ta­ría rea­li­zar, pe­ro mu­cha gen­te re­nun­cia a ir más le­jos, por mie­dos. En mi ca­so, pa­ra su­pe­rar la cri­sis que tu­ve a los 23 años de­ci­dí en­fren­tar­me a ellos. Uno a uno. Co­men­cé tra­ba­jan­do mi ti­mi­dez yen­do a cla­ses de tea­tro. Me asus­ta­ba el va­cío y te­nía vér­ti­go, así que asis­tí a cla­ses de pa­ra­pen­te. Y lue­go co­men­cé tam­bién a es­tu­diar psi­co­lo­gía. Era una ma­ne­ra in­di­rec­ta de tra­ba­jar en mí, me­nos va­lien­te que cru­zar la puer­ta de un pro­fe­sio­nal, pe­ro, en cual­quier ca­so, apren­dí quién era yo, có­mo fun­cio­na­ba, y a la vez com­pren­día a los otros, que tan­to mie­do me da­ban. El mie­do a fra­ca­sar tien­de a des­apa­re­cer cuan­do orien­tas tu aten­ción ha­cia el plano de la ac­ción me­dian­te la res­pues­ta a pre­gun­tas so­bre el ‘có­mo’: có­mo rea­li­zar es­te pro­yec­to, cuá­les son las di­fe­ren­tes eta­pas y có­mo po­ner­las en prác­ti­ca, có­mo for­mar­se...”.

mun­do un lu­gar me­jor.

¿Có­mo so­lu­cio­nar pro­ble­mas que nos pa­re­cen enor­mes?

“Exis­te una téc­ni­ca de pro­gra­ma­ción neu­ro­lin­güís­ti­ca muy sen­ci­lla de po­ner en prác­ti­ca y muy efi­caz: se tra­ta de apren­der a re­du­cir de ma­ne­ra sim­bó­li­ca el ta­ma­ño per­ci­bi­do del pro­ble­ma, a con­ver­tir­lo en un pro­ble­ma pe­que­ño, mu­cho más pe­que­ño que no­so­tros y que por ello nos pa­rez­ca com­ple­ta­men­te con­tro­la­ble y no nos anegue en un flu­jo de emo­cio­nes pa­ra­li­zan­tes. Y el he­cho es que, a par­tir de ese mo­men­to, ten­dre­mos un fá­cil ac­ce­so a nues­tros re­cur­sos pa­ra re­sol­ver­lo. Pa­ra ello bas­ta con en­trar en un es­ta­do de in­tros­pec­ción pa­ra ob­ser­var có­mo ve­mos el pro­ble­ma, qué ocu­rre, có­mo nos lo re­pre­sen­ta­mos. ¿Tie­nes una es­pe­cie de ima­gen o de pe­lí­cu­la vir­tual de él? Si es así, ¿de qué ta­ma­ño es esa ima­gen? Tien­de aho­ra los

Hoy ha­ré del

bra­zos en el es­pa­cio y haz el ges­to de atra­par la ima­gen y de re­du­cir­la. ¿Es muy ví­vi­da, muy co­lo­ri­da? Da­le un tono más cla­ro, más pá­li­do. ¿Oyes có­mo tu voz in­te­rior co­men­ta el pro­ble­ma?, ¿lo juz­gas tal vez gra­ve o com­pli­ca­do? Dis­mi­nu­ye el vo­lu­men o di­viér­te­te aña­dién­do­le de fon­do en tu men­te una mu­si­qui­lla de cir­co. To­do es­to cam­bia­rá tu ma­ne­ra de sen­tir­lo y te li­be­ra­rá de él”.

“Cuan­to más desa­rro­lles una vi­sión po­si­ti­va de tu vi­da, más co­sas po­si­ti­vas te su­ce­de­rán. La suer­te na­ce de

nues­tra pro­pia con­vic­ción”

3 ¿Qué ha­cer cuan­do el tra­ba­jo no nos de­ja tiem­po pa­ra aque­llo que de­sea­mos?

“Es un au­tén­ti­co pro­ble­ma. Ade­más me in­dig­na ver a mi al­re­de­dor a gen­te que lle­ga del tra­ba­jo a las nue­ve de la no­che y ape­nas tie­ne tiem­po pa­ra dar­le un be­so a su hi­jo an­tes de que se va­ya a la ca­ma, y mu­cho me­nos pa­ra co­mu­ni­car­se con su pa­re­ja. Lo que im­por­ta en esas con­di­cio­nes es la ca­li­dad de la pre­sen­cia cuan­do por fin se tie­ne un po­co de dis­po­ni­bi­li­dad pa­ra las per­so­nas a las que se quie­re. Tam­bién hay quie­nes tie­nen más tiem­po, pe­ro su ca­be­za es­tá en otra par­te cuan­do es­tán con los su­yos. Al final, ¿es­tán real­men­te pre­sen­tes?, ¿apro­ve­chan de ver­dad ese tiem­po y la re­la­ción con sus alle­ga­dos? Si el po­co tiem­po que tie­nes lo con­sa­gras a una re­la­ción de ca­li­dad, apa­ga la te­le­vi­sión y no res­pon­das a los du­ran­te ese mo­men­to. Con­ser­va­rás lo más im­por­tan­te”.

emails

¿La suer­te de­pen­de de no­so­tros? ¿Po­de­mos cam­biar­la?

“Pue­de pa­re­cer ex­tra­ño e in­clu­so irra­cio­nal, pe­ro es­toy con­ven­ci­do de que nues­tra vi­da es esen­cial­men­te el fru­to de nues­tra pro­pia vi­sión de la exis­ten­cia. La suer­te es an­te to­do el re­sul­ta­do de nues­tra con­vic­ción de te­ner suer­te, y esa con­vic­ción pro­ce­de so­bre to­do de la ca­pa­ci­dad de ca­da uno pa­ra dar­se cuen­ta de to­dos los mi­cro­acon­te­ci­mien­tos fa­vo­ra­bles que su­ce­den en su día a día. ¿In­ten­tas apar­car en la ciu­dad y en­cuen­tras si­tio al ca­bo de un mi­nu­to? ¡Di­te a ti mis­ma que has te­ni­do una suer­te lo­ca! ¿Tie­nes que dar vuel­tas du­ran­te un cuar­to de ho­ra por el ba­rrio an­tes de en­con­trar por fin un si­tio? Tam­bién has te­ni­do suer­te de en­con­trar­lo. ¿Al­guien en­cuen­tra uno jus­to de­lan­te de ti? Se­gu­ra­men­te lle­va dos ho­ras dan­do vuel­tas... Cuan­to más desa­rro­lles una vi­sión po­si­ti­va de tu vi­da, más co­sas po­si­ti­vas te su­ce­de­rán. Os lo pro­me­to”.

5 Y cuan­do al­guien vi­ve una tra­ge­dia, una en­fer­me­dad... ¿se pue­de ser fe­liz in­clu­so en esos mo­men­tos?

“La ver­dad es que en ese ins­tan­te so­mos in­ca­pa­ces de de­ter­mi­nar si ese acon­te­ci­mien­to que nos su­ce­de va a ser real­men­te una tra­ge­dia. Lo vi­vi­mos co­mo tal en el mo­men­to, pe­ro con los años pue­de que lo juz­gue­mos de una ma­ne­ra al­go di­fe­ren­te. Siem­pre me ha im­pre­sio­na­do sa­ber de per­so­nas afec­ta­das por un cán­cer que di­cen que esa en­fer­me­dad les per­mi­tió cam­biar de exis­ten­cia o in­clu­so to­mar una au­tén­ti­ca con­cien­cia de quié­nes eran. He te­ni­do oca­sión de ha­blar de ello re­cien­te­men­te con un gran ci­ru­jano, que me ha con­fir­ma­do que ca­si to­dos sus pa­cien­tes de­cían vi­vir me­jor des­pués, sa­bían apre­ciar la vi­da en su jus­ta me­di­da... En lo que se re­fie­re a las preo­cu­pa­cio­nes eco­nó­mi­cas, pue­do con­ta­ros mi ex­pe­rien­cia: an­tes os he ha­bla­do de mi cri­sis pro­fe­sio­nal a los 23 años y de la fuer­te de­pre­sión que apa­re­ció tras ella. Ade­más, vi­ví dos años del pa­ro e in­clu­so su­frí una quie­bra em­pre­sa­rial. Fue ha­ce mu­cho tiem­po, pe­ro lo que pue­do de­cir ene ste mo­men­to es que, en ca­da oca­sión, al final el su­fri­mien­to me per­mi­tió des­per­tar mi con­cien­cia, me ayu­dó a ele­var mi al­ma”.

¿Có­mo po­de­mos apren­der a es­cu­char a nues­tro co­ra­zón? ¿Y a nues­tro cuer­po?

“Soy hi­jo de cien­tí­fi­co, he cur­sa­do lar­gos es­tu­dios y, a pe­sar de ello, to­das las bue­nas de­ci­sio­nes que he to­ma­do en mi vi­da han si­do fru­to de mi in­tui­ción y no de mis aná­li­sis ra­cio­na­les. Pa­ra es­cu­char a nues­tro co­ra­zón hay que es­tar con­ven­ci­do del va­lor de lo que sa­be­mos. Su­ce­de lo mis­mo con nues­tro cuer­po: cuan­do en­fer­ma­mos, muy a me­nu­do se tra­ta de un men­sa­je que nos en­vía nues­tro or­ga­nis­mo, men­sa­je que po­de­mos de­ci­dir des­ci­frar an­tes de aba­lan­zar­nos so­bre los me­di­ca­men­tos. Por ejem­plo, pue­de que nues­tro cuer­po nos pi­da re­po­so, cam­biar un po­co nues­tra ali­men­ta­ción, dor­mir más... Te sorprendería co­no­cer to­da la sa­bi­du­ría y to­dos los re­cur­sos que per­ma­ne­cen la­ten­tes en ti y que no pi­den más que sa­lir a la luz. Pa­ra be­ne­fi­ciar­te de ellos, la cla­ve es desa­rro­llar tu in­te­rior; es de­cir, hay que li­be­rar­se un po­co de la ma­ne­ra de ac­tuar au­to­má­ti­ca y de­sen­fre­na­da que a ve­ces lle­va­mos pa­ra con­ce­der­nos, de ma­ne­ra re­gu­lar, un po­co de es­pa­cio, de so­le­dad con no­so­tros mis­mos, des­co­nec­ta­dos de to­das las de­man­das del ex­te­rior, de esos es­tí­mu­los que nos ex­ci­tan pe­ro que no nos nu­tren. Si nos con­ce­de­mos eso, nues­tro mun­do in­te­rior apro­ve­cha­rá ese es­pa­cio pa­ra flo­re­cer pa­ra ma­yor be­ne­fi­cio nues­tro”.

7 ¿Po­de­mos ha­cer de nues­tro mun­do un lu­gar me­jor?

“El mun­do es lo re­sul­tan­te de ca­da una de nues­tras ac­cio­nes in­di­vi­dua­les y, en cier­to mo­do, de nues­tros pen­sa­mien­tos. Si te sien­tes im­po­ten­te an­te aque­llo que va mal, con­vén­ce­te de que eres tú quien po­see el au­tén­ti­co po­der. A me­nu­do los pro­ble­mas que exis­ten an­te no­so­tros es­tán an­te to­do pre­sen­tes en nues­tro in­te­rior. En cier­to mo­do, la fuen­te del caos de nues­tra so­cie­dad se en­cuen­tra en ca­da uno. Gand­hi de­cía: “Sea­mos el cam­bio que que­re­mos ver en el mun­do”. ¿La­men­tas el pa­ro cre­cien­te? En­ton­ces, ¿có­mo la elec­ción de tus com­pras pue­de con­tri­buir al em­pleo? Cuan­do com­pras un pro­duc­to, com­pras el mun­do que va con él... Ten­ga­mos la humildad de re­co­no­cer nues­tra pro­pia res­pon­sa­bi­li­dad en ca­da pro­ble­ma. Lue­go, con­fie­mos co­lec­ti­va­men­te, crea­mos en la po­si­bi­li­dad de evo­lu­cio­nar jun­tos ha­cia un mun­do me­jor y fo­men­te­mos ese cam­bio en uno mis­mo y en los de­más”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.