En por­ta­da

Ha­cer de los bue­nos há­bi­tos una cons­tan­te en tu ru­ti­na te lle­va­rá a sen­tir­te me­jor. Reuni­mos los con­se­jos de mu­je­res que pre­di­can con el ejem­plo y tru­cos de ex­per­to pa­ra ayu­dar­te a con­se­guir­lo.

AR - - SUMARIO - Tex­to: AMA­YA LACARRA Fo­tos: PA­TRI­CIA GA­LLE­GO

La blo­gue­ra Al­ma Obre­gón nos guía por los bue­nos há­bi­tos que cam­bia­ron su vi­da.

“El de­por­te me sal­vó la vi­da”

Arras­tra­da du­ran­te años por la anore­xia, es­ta ma­dri­le­ña a la que po­de­mos ver ca­da día en su exi­to­so pro­gra­ma de Ca­nal Co­ci­na nos cuen­ta có­mo me­jo­ró su re­la­ción con la co­mi­da has­ta el pun­to de con­ver­tir­se hoy en una de las re­pos­te­ras y blo­gue­ras más co­no­ci­das de nues­tro país (al­ma­cup­ca­kes.es): “Cuan­do era una ni­ña me sen­tía la ‘gor­di­ta’ de la cla­se. To­dos se me­tían con­mi­go”, nos cuen­ta. In­sa­tis­fe­cha, a los vein­te años co­men­zó una die­ta que la lle­vó a per­der 25 ki­los. Aquel fue el ini­cio de una ob­se­sión en­fer­mi­za que do­mi­na­ría su vi­da. Con un úni­co ob­je­ti­vo en men­te, se­guir adel­ga­zan­do, Al­ma em­pe­zó a co­rrer. Así, lle­gó su pri­me­ra prue­ba, la Ca­rre­ra de la Mu­jer de 2010, y con ella los pri­me­ros cua­ren­ta mi­nu­tos en los que no pen­só en sus com­ple­jos. El run­ning re­sul­tó ser el me­jor an­tí­do­to pa­ra su­pe­rar su de­pen­den­cia y des­per­tó la fuer­za que ne­ce­si­ta­ba pa­ra abrir los ojos, so­bre­po­ner­se y em­pe­zar de nue­vo. Es­ta es su his­to­ria, una his­to­ria don­de la pa­sión ga­na la ba­ta­lla a la ob­se­sión.

Te apun­tas­te a la Ca­rre­ra de la Mu­jer pa­ra ha­cer más ejer­ci­cio y adel­ga­zar, pe­ro se con­vir­tió en el SXQWR GH LQÀH[LyQ SDUD PHMRUDU WX re­la­ción con la co­mi­da. ¿Por qué? Fue la pri­me­ra vez en mu­chí­si­mo tiem­po que me sen­tí bien. Du­ran­te los más de seis ki­ló­me­tros que tie­ne la ca­rre­ra no pen­sé en la for­ma de mis mus­los, ni en si es­ta­ba gor­da o del­ga­da. So­lo dis­fru­té, me sen­tí muy yo y, gra­cias a ello, me di cuen­ta de que te­nía que se­guir en­tre­nan­do.

Y así lo hi­cis­te, por­que a día de hoy prac­ti­cas ca­rre­ras de ul­tra­dis­tan­cia, de has­ta 103 km. Efec­ti­va­men­te [ri­sas]. An­tes iba al gim­na­sio y so­bre­vi­vía a una cla­se ca­si

AL­MA OBRE­GÓN

Al­ma en El In­ver­na­de­ro, con jer­sey de Clau­die Pier­lot, jo­yas de Di­me Que Me Quie­res, man­dil de Cath Kids­ton, va­que­ros de Cor­te­fiel y za­pa­ti­llas de Ree­bok. Arri­ba, des­pués de una ca­rre­ra.

“Al co­rrer no me acor­dé de si es­ta­ba gor­da o del­ga­da, una sen­sa­ción que ha­cía mu­cho no ex­pe­ri­men­ta­ba

sin co­mer, pe­ro al em­pe­zar a co­rrer me di cuen­ta de que ne­ce­si­ta­ba más ener­gía si que­ría aguan­tar. Y co­mo que­ría aguan­tar, y con to­das mis fuer­zas, mi re­la­ción con la co­mi­da tu­vo que cam­biar.

In­clu­so has con­se­gui­do vi­vir en­tre cup­ca­kes, por­que te de­di­cas a en­se­ñar có­mo se co­ci­nan. ¡Sí! Es que co­mer, y so­bre to­do el dul­ce, es otra de mis gran­des pa­sio­nes. He na­ci­do en una fa­mi­lia, to­dos del nor­te, don­de la bue­na me­sa es el pan de ca­da día. Por eso fue tan ex­tra­ño pa­ra ellos que yo adel­ga­za­ra tan­to, que de re­pen­te no qui­sie­ra ir a nin­gún res­tau­ran­te, que me ale­ja­ra de al­go que siem­pre me da­ba mu­cha ale­gría. De­di­car­me a la re­pos­te­ría, aun­que a mu­chos les pa­rez­ca con­tra­dic­to­rio, tam­bién me ha ayu­da­do mu­cho en mi pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción.

¿Lo pue­des ex­pli­car? Em­pe­cé a hor­near du­ran­te un tiem­po que vi­ví en Ale­ma­nia. Allí co­men­cé tam­bién mi blog, que rá­pi­da­men­te co­men­zó a ga­nar mi­les de se­gui­do­res. To­do lo que co­ci­na­ba pa­ra en­se­ñar­lo en es­ta pla­ta­for­ma lo re­par­tía des­pués en­tre ami­gos. Si yo lo pro­ba­ba, me sen­tía muy cul­pa­ble. Pe­ro, cla­ro, el

dul­ce me en­can­ta, así que de­jar­lo ir tam­bién su­po­nía un su­pli­cio. Cuan­do el de­por­te en­tró en mi vi­da y em­pe­cé a to­mar más ali­men­tos, tam­bién co­men­cé a no ver el cup­ca­ke co­mo un pe­ca­do, sino co­mo un mo­men­to per­mi­ti­do de pla­cer. Te­ner de­lan­te la ten­ta­ción me fa­ci­li­tó ver que o cam­bia­ba el chip o se­gui­ría amar­gán­do­me.

Es de­cir, ¿la cla­ve de lle­var una vi­da sa­na es no te­ner ‘enemi­gos’? Así es, aun­que el pro­ce­so es lar­go. Pa­ra lle­gar a ser quien soy hoy, tar­dé tres o cua­tro años en dis­fru­tar co­mien­do, que es lo ver­da­de­ra­men­te com­pli­ca­do. Lo peor de es­ta en­fer­me­dad es que, cuan­do es­tás den­tro, no te das cuen­ta de su mag­ni­tud. Aho­ra veo cier­tas fo­tos y me echo las ma­nos a la ca­be­za. Era un sa­co de hue­sos, pe­ro en aquel mo­men­to, yo me sen­tía gor­da. Se me caía el pe­lo, no me ve­nía la regla, te­nía la piel fa­tal... Aun así, no tie­nes el va­lor de en­fren­tar­te. Hi­zo fal­ta que lle­ga­ra una ‘fuer­za su­pe­rior’ pa­ra so­bre­po­ner­me, y en mi ca­so la en­con­tré al co­rrer, ya que era el mo­men­to en el que me sen­tía más vi­va que nun­ca.

¿Có­mo afec­tó ese cam­bio al res­to de tu vi­da? Te­ner una re­la­ción sa­na con la co­mi­da te apor­ta fe­li­ci­dad. ¡Cuán­tas ve­ces no sa­lí a ce­nar y per­dí con­tac­to so­cial!, ¡cuán­tas otras me en­fu­re­cía si me pe­sa­ba por la ma­ña­na y veía 300 gra­mos más!... To­do eso no es más que una fuen­te de in­sa­tis­fac­ción, de an­sie­dad... ¡Hay que con­se­guir lu­char con­tra ello!

¿Tie­nes al­go que de­cir a las per­so­nas que tie­nen esa de­pen­den­cia? A mí el de­por­te me sal­vó por­que he apren­di­do a va­lo­rar­me de una vez por to­das por lo que soy ca­paz de ha­cer y no por las apa­rien­cias. Vas a ser mu­cho más fe­liz si te con­cen­tras en que­rer­te por có­mo eres, por tus ca­pa­ci­da­des, y ol­vi­dar­te de to­do lo de­más. Al final to­do de­pen­de de uno mis­mo, y por eso me gus­tan tan­to las ul­tra­ma­ra­to­nes: es tan lar­ga la dis­tan­cia que o tu men­te tie­ne muy cla­ro que vas a lle­gar a me­ta o desis­tes. En la vi­da es igual: si es­tás de­ci­di­do a cam­biar un há­bi­to pue­des ha­cer­lo. So­lo es que­rer.

¿La ma­yor di­fe­ren­cia en­tre la ni­ña ‘gor­di­ta’ y la mu­jer de hoy? Su­frí que se me­tie­ran con­mi­go, me sen­tí mi­nus­va­lo­ra­da y lle­gué a pen­sar de ver­dad que era un ce­ro a la iz­quier­da. Hoy he pro­ba­do, en­fren­tán­do­me a ca­da ca­rre­ra o mon­tan­do mi ne­go­cio, que si quie­res, pue­des. Aho­ra con­fío en al­can­zar mis sue­ños, no atien­do a ideas pre­con­ce­bi­das y sí a mi fuer­za in­te­rior. Al­go que, por cier­to, te­ne­mos to­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.