Ci­ne

El Ja­mes Bond ibé­ri­co sal­ta de las vi­ñe­tas al ci­ne pa­ra ce­le­brar su me­dio si­glo de vi­da y de­mos­trar que es un pa­dra­zo.

AR - - SUMARIO -

Ima­nol Arias se con­vier­te en Anacleto, agen­te se­cre­to.

Anacleto na­ció cuan­do triun­fa­ban las pe­lí­cu­las de Ja­mes Bond, por lo que re­sul­ta di­fí­cil no ima­gi­nar que su au­tor, Ma­nuel Váz­quez, pre­ten­día ha­cer un ‘chis­te’ de tan efi­cien­te y ele­gan­te agen­te se­cre­to. Sin em­bar­go, Váz­quez siem­pre pre­su­mió de que su per­so­na­je es­ta­ba ins­pi­ra­do en otra pa­ro­dia del agen­te bri­tá­ni­co: “En uno de la te­le que era me­dio ton­to”, de­cía. Ha­bla­ba, por su­pues­to, del Su­per­agen­te 86 crea­do por el ge­nial Mel Brooks.

Sea co­mo fue­re, Anacleto que­dó gra­ba­do en la me­mo­ria de quie­nes lo han leído co­mo una suer­te de 007 ibé­ri­co que, eso sí, re­ci­be de su je­fe tan bue­nos tor­ta­zos co­mo in­no­va­do­res gad­gets.

Ima­nol, en­can­ta­do

Aho­ra, cum­pli­dos los 50 años, la po­pu­lar se­rie de los te­beos que tu­vo su épo­ca do­ra­da en las dé­ca­das de los se­sen­ta y se­ten­ta re­gre­sa con un es­pí­ri­tu re­no­va­do. Y lo ha­ce pa­ra lu­cir­se por to­do lo al­to en la gran pan­ta­lla, y pa­ra ello ha con­ta­do con un ar­ma de lo más ta­qui­lle­ra: el ac­tor Ima­nol Arias. Y es que no se nos ocu­rre na­die me­jor que él pa­ra en­car­nar a tan

pe­cu­liar per­so­na­je. Ima­nol, por su par­te, es­tá en­can­ta­do, y no so­lo por lo que su­po­ne el per­so­na­je, sino por la opor­tu­ni­dad de en­trar en un mun­do de ac­ción: “Con 60 años re­sul­ta una ex­pe­rien­cia muy bue­na, so­bre to­do cuan­do de­trás hay un di­rec­tor con ta­len­to”, nos cuen­ta. Ade­más, des­pués de tan­tas tem­po­ra­das de Cuéntame

có­mo pa­só a sus es­pal­das, pa­re­ce ser que el ac­tor es­ta­ba desean­do el cam­bio.

Es­pe­cia­lis­ta en co­me­dia

El di­rec­tor del que ha­bla Ima­nol, de quien ha lle­ga­do a de­cir que “pien­sa úni­ca­men­te en que los es­pec­ta­do­res lo pa­sen bien”, es Ja­vier Ruiz Cal­de­ra: res­pon­sa­ble de las co­me­dias Spa­nish Mo­vie, Pro­mo­ción fan­tas­ma y la tron­chan­te Tres bo­das de más (¡im­po­si­ble ol­vi­dar a esa fan­tás­ti­ca In­ma Cues­ta!).

Lo cier­to es que es­ta adap­ta­ción pro­me­te no de­frau­dar. ¿Las ra­zo­nes? Pri­me­ro, por­que con­vier­te al agen­te en pa­dre, y es­te de­be con­fe­sar­le a su con­fun­di­do hi­jo su iden­ti­dad se­cre­ta. To­do un acier­to pa­ra crear si­tua­cio­nes y diá­lo­gos muy có­mi­cos. Se­gun­do, por­que el hi­jo es Quim

Gu­tié­rrez, y po­cos ac­to­res sa­ben uti­li­zar tan bien esa vis có­mi­ca que na­ce de la sor­pre­sa y la iro­nía. No es fá­cil man­te­ner el ti­po cuan­do la con­tra­se­ña ul­tra­se­cre­ta es: “La tor­ti­lla de pa­ta­tas siem­pre es re­don­da”.

Ter­ce­ro, por­que en el re­par­to hay secundarios con los que es im­po­si­ble no reír, co­mo Berto

Ro­me­ro y Car­los Are­ces, es­te úl­ti­mo con­ver­ti­do en Váz­quez, el ge­nial ar­chi­ene­mi­go de Anacleto. Co­mo mues­tra, y has­ta que el fil­me se es­tre­ne en ci­nes el pró­xi­mo 4 de sep­tiem­bre, te acon­se­ja­mos que eches un vis­ta­zo al mag­ní­fi­co trái­ler, don­de cho­ca com­pro­bar que Anacleto no ha aban­do­na­do el ta­ba­co. Al­go que se agra­de­ce, ya que es una de las se­ñas de iden­ti­dad irre­nun­cia­bles de un per­so­na­je que na­ció en una so­cie­dad en la que fu­mar aún es­ta­ba de mo­da. Eran otros tiem­pos.

Ima­nol Arias y Quim Gu­tié­rrez,

pa­dre e hi­jo en la fic­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.