Bo­ca sa­na

Con­si­gue una son­ri­sa diez.

AR - - SUMARIO - Tex­to: RO­SA MA­RÍA TO­RRES

Ya lo di­jo una vez Char­les Cha­plin: “Nun­ca te ol­vi­des de son­reír, por­que el día que no lo ha­gas se­rá un día per­di­do”. Pe­ro ¿y si te acom­pa­ña el es­pí­ri­tu de es­ta fra­se pe­ro no tus dien­tes? Lo com­pli­ca­do es con­ver­tir la teo­ría en prác­ti­ca, de­di­car unos mi­nu­tos al día a cui­dar nues­tros dien­tes y ha­cer de es­to un há­bi­to den­tro de nues­tra vi­da. De he­cho, se­gún los úl­ti­mos da­tos ofre­ci­dos por el Co­le­gio Oficial de Odon­tó­lo­gos y Es­to­ma­tó­lo­gos de Ma­drid (COEM), “so­lo el 60% de los es­pa­ño­les se preo­cu­pan por su sa­lud oral”. Te­ner una bue­na den­ta­du­ra, aho­ra, es más fá­cil gra­cias a los avan­ces en odon­to­lo­gía que me­jo­ran el as­pec­to de la bo­ca en me­nos tiem­po.

DIEN­TES BLAN­COS CON LÁ­SER

Sin du­da al­gu­na el tra­ta­mien­to estrella en es­té­ti­ca es el blan­quea­mien­to den­tal. Y es que te­ner los dien­tes blan­cos se ha con­ver­ti­do, pa­ra mu­chos, en al­go muy im­por­tan­te (una bo­ca bo­ni­ta es una bue­na car­ta de pre­sen­ta­ción). Los aman­tes de la in­me­dia­tez pue­den op­tar por la téc­ni­ca de blan­quea­mien­to con lám­pa­ras lá­ser, de al­ta in­ten­si­dad y de ul­tra­so­ni­dos. En el pri­mer ca­so, se apli­ca un gel so­bre el es­mal­te y se calienta ba­jo la luz lá­ser. En el se­gun­do, se uti­li­za un ca­be­zal de ul­tra­so­ni­dos que apli­ca­do so­bre los dien­tes ace­le­ra su blan­quea­mien­to. Es­tos pro­ce­di­mien­tos es­tán di­se­ña­dos pa­ra con­se­guir re­sul­ta­dos de for­ma in­me­dia­ta con so­lo tres se­sio­nes en con­sul­ta. Pe­ro de­be­mos te­ner mu­cho cui­da­do con los blan­quea­mien­tos low cost, tan co­mu­nes hoy en día, por­que cual­quier téc­ni­ca pue­de ser pe­li­gro­sa si no se rea­li­za ba­jo la su­per­vi­sión de un pro­fe­sio­nal. Así lo afir­ma Pe­pa Cal­vo, vo­cal de Es­té­ti­ca de la Co­mi­sión Cien­tí­fi­ca del COEM: “Se­gún la le­gis­la­ción eu­ro­pea, los blan­quea­mien­tos siem­pre de­ben ha­cer­se en cen­tros mé­di­cos con ga­ran­tías”. Tam­bién nos cuen­ta que “los re­me­dios ca­se­ros y aque­llos que se ven­den por In­ter­net no es­tán su­per­vi­sa­dos por un den­tis­ta y, por lo tan­to, no son se­gu­ros. Pue­den te­ner efec­to blan­quean­te, pe­ro pue­den ser muy abra­si­vos y des­gas­tar la su­per­fi­cie del dien­te”.

CA­RI­LLAS DE MO­DA

¿Quie­res sa­ber cuál es el se­cre­to de las ce­le­bri­ties pa­ra te­ner una son­ri­sa de ci­ne? Las ca­ri­llas. Pe­ro ¿qué son exac­ta­men­te? Fi­nas lá­mi­nas que se pe­gan al dien­te por fue­ra (por la par­te que ve­mos) y per­mi­ten mo­di­fi­car el co­lor, el ta­ma­ño, la for­ma y la po­si­ción. Exis­ten dos ti­pos de ca­ri­llas se­gún el ma­te­rial em­plea­do pa­ra su cons­truc­ción: de com­po­si­te y de por­ce­la­na. Se­gún la doc­to­ra Cal­vo, “el com­po­si­te es un tra­ta­mien­to muy con­ser­va­dor que per­mi­te ha­cer pe­que­ños cam­bios, so­bre la pro­pia son­ri­sa del pa­cien­te, sin in­va­dir mu­cho el as­pec­to del dien­te”. Sin em­bar­go, “la per­so­na que quie­re con­se­guir una bo­ca de ci­ne tie­ne que po­ner­se ca­ri­llas de por­ce­la­na. Su pe­cu­lia­ri­dad es que no cam­bian de co­lor con el pa­so del tiem­po y a la vis­ta que­dan muy na­tu­ra­les”. Las ca­ri­llas de com­po­si­te tie­nen una du­ra­ción de cin­co a ocho años, y las de por­ce­la­na per­ma­ne­cen en­tre ocho y diez.

CO­RO­NAS DE CIR­CO­NIO

Pa­ra evi­tar que los dien­tes que es­tán muy des­trui­dos, des­vi­ta­li­za­dos o des­gas­ta­dos se rom­pan exis­ten las co­ro­nas, que re­cu­bren el dien­te en to­da su su­per­fi­cie,

(lo ro­dean co­mo si fue­ra un de­dal). Las de cir­co­nio son las más no­ve­do­sas y efec­ti­vas. A di­fe­ren­cia de las fun­das con­ven­cio­na­les, no lle­van nin­gu­na par­te de me­tal que pue­da ver­se des­de fue­ra: “Tie­nen una ba­se blan­ca y per­mi­ten que la es­té­ti­ca de la son­ri­sa sea más atrac­ti­va y na­tu­ral”, afir­ma la doc­to­ra Cal­vo.

OR­TO­DON­CIA LIN­GUAL

Si lle­vas años ta­pán­do­te la bo­ca al son­reír y te re­sis­tes a po­ner­te ‘apa­ra­to’ por­que te da ver­güen­za que se vea de­ma­sia­do, la or­to­don­cia es­té­ti­ca pue­de ser la so­lu­ción. Pe­ro ¿qué mé­to­do es el más no­ve­do­so? Los tres más co­mu­nes son: el In­vi­sa­ling (fé­ru­las trans­pa­ren­tes), el sis­te­ma Da­mon o el tra­di­cio­nal me­tá­li­co o de por­ce­la­na. Pe­ro en la ac­tua­li­dad el sis­te­ma más rá­pi­do, pre­ci­so y es­té­ti­co es la or­to­don­cia lin­gual. Los brac­kets van co­lo­ca­dos en la ca­ra in­te­rior del dien­te, en vez de ser vi­si­bles des­de el ex­te­rior (con lo que no se ven al son­reír, co­mer o ha­blar) y per­mi­ten igual­men­te la per­fec­ta co­rrec­ción den­tal sin que na­die se dé cuen­ta: “A la ho­ra de po­ner­se apa­ra­to, lo me­jor es acu­dir a un or­to­don­cis­ta, y no to­dos los den­tis­tas lo son”, nos cuen­ta Ta­rek El Ha­la­bi, vo­cal de la Jun­ta de Go­bierno del COEM. Sin em­bar­go, ¿es la or­to­don­cia co­sa de ni­ños? Na­da más le­jos de la reali­dad: la or­to­don­cia vi­ve su edad de oro y aun­que lle­var apa­ra­to ha es­ta­do aso­cia­do a la ado­les­cen­cia, ca­da vez son más adul­tos los que re­cu­rren a ello pa­ra so­lu­cio­nar la mal­po­si­ción o el api­ña­mien­to den­tal.

TÉC­NI­CA DEL CON­TOR­NEA­DO

No hay pro­ble­ma den­tal que la tec­no­lo­gía no sea ca­paz de so­lu­cio­nar. El con­tor­nea­do o ‘ame­lo­plas­tia’ es una téc­ni­ca in­do­lo­ra que per­mi­te co­rre­gir la for­ma y su­per­fi­cie de los dien­tes de ma­ne­ra rá­pi­da. Es ideal pa­ra per­so­nas que tie­nen un dien­te tor­ci­do, col­mi­llos pun­tia­gu­dos (efec­to vam­pi­ro) o dien­tes que so­bre­sa­len.

IM­PLAN­TES SIN CI­RU­GÍA

Una de las par­tes más vul­ne­ra­bles al pa­so del tiem­po son los dien­tes. Su co­rrec­to cui­da­do pue­de evi­tar que se cai­gan, pe­ro, cuan­do es­to ocu­rre, la me­jor op­ción es re­cu­rrir a los im­plan­tes. “Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos ha­cen po­si­ble la co­lo­ca­ción sin ci­ru­gía, guia­dos por un or­de­na­dor y sin ne­ce­si­dad de dar pun­tos al pa­cien­te, ya que no es ne­ce­sa­rio des­cu­brir el hue­so pa­ra co­lo­car el im­plan­te”, ex­pli­ca el pre­si­den­te del COEM, Ra­món So­to-Ya­rri­tu ¿Có­mo se con­si­gue? Se di­se­ñan unas fé­ru­las qui­rúr­gi­cas, que si­mu­lan el lu­gar exac­to don­de irán co­lo­ca­dos los im­plan­tes y que sir­ven de guía al ci­ru­jano sin te­ner que abrir la en­cía. cli­ni­ca­den­tal­ve­laz­quez.com

SE­DA­CIÓN CONS­CIEN­TE

Ir al den­tis­ta nun­ca más se­rá al­go trau­má­ti­co gra­cias a una nue­va anes­te­sia que ayu­da a re­du­cir y con­tro­lar la an­sie­dad y te man­tie­ne cons­cien­te de to­do. Ade­más, se han di­se­ña­do tur­bi­nas sin rui­do y ga­fas vir­tua­les que pro­yec­tan imá­ge­nes y so­ni­dos agra­da­bles pa­ra fa­vo­re­cer tu re­la­ja­ción. iomm.es

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.