“El cuer­po me pe­día es­tar con él”

AR - - TENDENCIA -

Al na­cer su hi­jo Eduar­do, Pe­pi­ta Ma­rín, CEO de es­ta py­me de ven­ta de la­nas por In­ter­net, tu­vo cla­ro que no que­ría se­pa­rar­se de él. Tras una ba­ja de dos me­ses, se lo lle­vó a la ofi­ci­na. ¿Có­mo te ha cam­bia­do la ma­ter­ni­dad? Du­ran­te mi em­ba­ra­zo se­guí tra­ba­jan­do 16 ho­ras dia­rias, no fui a cla­ses de pre­pa­ra­ción al par­to, no sa­bía si iba a dar el pe­cho... has­ta que di a luz. En­ton­ces des­cu­brí la de­pen­den­cia que se crea en­tre ma­dre e hi­jo. Te cam­bia el cuer­po, la men­te, to­da tu vi­da... Y de­ci­dis­te no se­pa­rar­te de él... Efec­ti­va­men­te. Me en­tró un sen­ti­mien­to muy con­tra­dic­to­rio. Por un la­do, me en­can­ta mi tra­ba­jo, pe­ro por otro no que­ría de­jar a Eduar­do. Lo que me pe­día el cuer­po era es­tar con mi hi­jo. Es al­go hor­mo­nal. Ade­más, le si­go dan­do el pe­cho. La so­lu­ción ha si­do lle­vár­me­lo con­mi­go a to­das par­tes. ¿Sor­pren­dió tu decisión? Sí, y re­co­noz­co que si me lo hu­bie­ran plan­tea­do an­tes de mi ma­ter­ni­dad no lo hu­bie­ra vis­to cla­ro. Me ha cam­bia­do la sen­si­bi­li­dad. Aho­ra sé que en mi em­pre­sa se con­ci­lia­rá. Si al­gu­na em­plea­da tie­ne hi­jos qui­zás es­tu­die la po­si­bi­li­dad de con­tra­tar a una cui­da­do­ra pa­ra to­dos. ¿Qué has ga­na­do lle­ván­do­te a Eduar­do con­ti­go? ¡Tran­qui­li­dad men­tal! [ríe]. De­ján­do­le me sen­ti­ría cul­pa­ble, por­que sé que con quien me­jor es­tá es con­mi­go. Has­ta los dos años es im­por­tan­te el víncu­lo que se crea en­tre ma­dre e hi­jo. Eduar­do des­cu­bre al­go nue­vo a dia­rio y se­ría te­rri­ble no po­der com­par­tir­lo. ¿No te dis­trae? En to­do ca­so, tam­bién me dis­trae­ría es­tar lla­man­do a la nanny pa­ra ver co­mo es­tá el ni­ño. Leí un ar­tícu­lo de una di­rec­ti­va ame­ri­ca­na que di­ce: “Si quie­res que al­go se ha­ga rá­pi­do, dá­se­lo a una ma­dre. Esas no pier­den el tiem­po”. ¡Y es cier­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.