Via­je al cen­tro de las tie­rras de ave­na

Vo­la­mos has­ta la ori­lla del río Tarn, en el sur de Fran­cia, pa­ra co­no­cer las tie­rras en las que se cul­ti­va un in­gre­dien­te úni­co en der­mo­cos­mé­ti­ca, la ave­na Rheal­ba. Nues­tra je­fa de Be­lle­za es­tu­vo allí y com­pro­bó có­mo es­te ce­real cui­da y cal­ma la piel.

AR - - BELLEZA - Tex­to: SO­NIA FOR­NIE­LES

2

Na­da más po­ner un pie en Cas­tres (en el sud­es­te fran­cés, a se­ten­ta ki­ló­me­tros de Tou­lou­se) su­pe que me iba a cos­tar vol­ver a Ma­drid. El mo­ti­vo de mi via­je era co­no­cer, de mano de La­bo­ra­to­rios Pie­rre Fabre, las tie­rras de ave­na y ave­ri­guar to­dos los se­cre­tos de uno de los te­so­ros de la ca­sa: A-Der­ma.

Cam­pos de vi­da

La pri­me­ra pa­ra­da fue en el valle del Tarn. Allí es­tá el cen­tro de cul­ti­vos del prin­ci­pal in­gre­dien­te de la mar­ca, la ave­na. Pe­ro no se tra­ta de una ave­na nor­mal. Ha si­do ele­gi­da en­tre 26.000 es­pe­cies y es ex­tre­ma­da­men­te ri­ca en ac­ti­vos an­ti­in­fla­ma­to­rios y cal­man­tes. Se lla­ma ave­na Rheal­ba, y es una es­pe­cie úni­ca en el mun­do.

Los cam­pos en los que se cul­ti­va el ce­real ro­dean una pre­cio­sa ca­sa de pie­dra des­de la que se con­tro­la to­do el pro­ce­so que ca­da año em­pie­za a fi­na­les de fe­bre­ro, cuan­do se plan­ta la ave­na, y con­clu­ye do­ce se­ma­nas des­pués. Y es que no es el grano lo que se uti­li­za pa­ra for­mu­lar los cos­mé­ti­cos A-Der­ma: es la plán­tu­la, un bro­te jo­ven­cí­si­mo y aún ver­de que tie­ne la ma­yor con­cen­tra­ción de prin­ci­pios ac­ti­vos. Una par­te de la co­se­cha se de­ja cre­cer has­ta el final pa­ra ob­te­ner nue­vas se­mi­llas (el grano) y vol­ver a plan­tar­las. Y es a así co­mo co­mien­za de nue­vo el ci­clo.

No son so­lo cre­mas

El pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de es­tos pro­duc­tos res­pon­de a unas es­tric­tas nor­mas de agri­cul­tu­ra bio­ló­gi­ca que res­pe­tan la tie­rra y al hom­bre. Los agri­cul­to­res son cam­pe­si­nos de la zo­na, muy in­vo­lu­cra­dos en la fi­lo­so­fía de Pie­rre Fabre, que han vis­to co­mo su economía se im­pul­sa­ba y sus cam­pos vol­vían a ser fér­ti­les y úti­les.

1

3

4

5

6

7

1y 2. Cam­pos de ave­na en Tarn.

3.Vi­tri­na Pie­rre Fabre en la fin­ca Car­la,con pro­duc­tos de to­das sus mar­cas. 4. Plán­tu­la jus­to en el mo­men­to de ser re­co­lec­ta­da. 5. Ofi­ci­nas cen­tra­les Les Cau­qui­llous, ro­dea­das de na­tu­ra­le­za. 6. Ray­mond Fred,al­cal­de de uno de los pue­blos de la zo­na y agri­cul­tor de ave­na Rheal­ba. 7. Fin­ca Car­la,con más ofi­ci­nas de Pie­rre Fabre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.