Des­cu­bre lo que le pa­sa a tu pe­lo

Te­ner un ca­be­llo con cuer­po y lu­mi­no­so es lo que de­sea­mos to­das las mu­je­res. Pe­ro a ve­ces sur­gen pro­ble­mas ca­pi­la­res que ha­cen que es­to no sea po­si­ble. Con la ayu­da de Vichy des­cu­bri­mos su ori­gen pa­ra dar­les la me­jor so­lu­ción.

AR - - Y VICHY -

El 83% de los es­pa­ño­les tie­nen al­gún pro­ble­ma re­la­cio­na­do con su ca­be­llo: se cae, tie­ne po­ca den­si­dad, el cue­ro ca­be­llu­do es sen­si­ble, es muy se­co, ex­ce­si­va­men­te gra­so, con cas­pa...

Uno de los que más nos preo­cu­pa es la caí­da. En­tre las mu­je­res es más co­mún de lo que a prio­ri pue­de pa­re­cer y nos afec­ta mu­cho más por mo­ti­vos evi­den­te­men­te es­té­ti­cos. El oto­ño es una de las épo­cas más crí­ti­cas ya que los cam­bios de es­ta­ción sue­len ace­le­rar es­te pro­ce­so. En esa pér­di­da de ca­be­llo in­flu­yen as­pec­tos co­mo “el es­trés, la fal­ta de vi­ta­mi­nas y de hie­rro o los em­ba­ra­zos”, des­cri­be Mer­ce­des Abar­que­ro, res­pon­sa­ble cien­tí­fi­ca de La­bo­ra­to­rios Vichy: “Lo que la mu­jer apre­cia es que se va vien­do más el cue­ro ca­be­llu­do. Es­to tie­ne un gran efec­to psi­co­ló­gi­co, ya que afec­ta a la au­to­es­ti­ma y la ca­li­dad de vi­da de quien lo su­fre”, afir­ma la doc­to­ra Pa­lo­ma Bo­rre­gón, der­ma­tó­lo­ga de la Clí­ni­ca Uni­ver­si­dad de Na­va­rra. La caí­da ex­ce­si­va pue­de pro­vo­car tam­bién que el pe­lo pier­da den­si­dad. En es­te ca­so no so­lo se per­ci­be que hay me­nos ca­be­llo sino que el que na­ce es más fino y tie­ne me­nos vo­lu­men: “In­flu­yen los antecedentes fa­mi­lia­res, pe­ro tam­bién pue­de es­tar re­la­cio­na­do con los cam­bios hor­mo­na­les una ali­men­ta­ción des­equi­li­bra­da o es­trés”, se­gún Mer­ce­des Abar­que­ro.

No so­lo de hom­bres

“La cas­pa es la se­gun­da al­te­ra­ción más fre­cuen­te en­tre el se­xo fe­me­nino. De he­cho, una de ca­da cua­tro mu­je­res la ha su­fri­do al­gu­na vez. Hay dos ti­pos: la se­ca pro­du­ce unas es­ca­mas blan­cas, pe­que­ñas y suel­tas, que caen so­bre los hom­bros. Y la gra­sa que sue­le que­dar­se pe­ga­da al cue­ro ca­be­llu­do. No se sa­be exac­ta­men­te cuál es la cau­sa, aun­que in­flu­yen los des­equi­li­brios de la flo­ra mi­cro­bia­na que vi­ve en el pe­lo”, ex­pli­ca la ex­per­ta de Vichy.

Pre­ci­sa­men­te pa­ra ayu­dar­nos a en­ten­der y re­sol­ver to­dos los pro­ble­mas ca­pi­la­res, ver­nos bien y con­ser­var in­tac­ta la au­to­es­ti­ma, en sep­tiem­bre co­mien­za la pri­me­ra Cam­pa­ña Na­cio­nal de Cui­da­do Ca­pi­lar Der­cos, pues­ta en mar­cha por Vichy. Su ob­je­ti­vo es res­pon­der a to­das las du­das que se plan­tean las per­so­nas preo­cu­pa­das por su ca­be­llo. Pa­ra ello, cuen­tan con la co­la­bo­ra­ción de ex­per­tos co­mo far­ma­céu­ti­cos es­pe­cia­li­za­dos, der­ma­tó­lo­gos y tri­có­lo­gos (mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas en ca­be­llo).

Pa­ra po­ner­se en con­tac­to con ellos hay que en­trar en la web

www.vichy.es/cui­da­do­ca­pi­lar, don­de apa­re­ce una re­la­ción de las far­ma­cias a las que se pue­de acu­dir pa­ra con­sul­tar el tra­ta­mien­to más ade­cua­do. Ade­más, den­tro de la mis­ma pá­gi­na se pue­de rea­li­zar un diag­nós­ti­co ca­pi­lar to­tal­men­te per­so­na­li­za­do. Pa­ra ello bas­ta con res­pon­der a una se­rie de pre­gun­tas y en unos ins­tan­tes ob­ten­dre­mos los re­sul­ta­dos so­bre có­mo es­tá el ca­be­llo, los cui­da­dos que ne­ce­si­ta o los ali­men­tos más re­co­men­da­bles pa­ra que ten­ga un me­jor as­pec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.