El es­ti­lo de una musa

Su to­que ‘grun­ge’ ha­bi­tual enamo­ra a sus fans. Su ver­sión más ‘trendy’ en los even­tos, a los gran­des di­se­ña­do­res. To­dos aman a es­ta ac­triz re­bel­de y so­fis­ti­ca­da.

AR - - CINE -

La des­cu­bri­mos pro­ta­go­ni­zan­do una his­to­ria de amor con un vam­pi­ro cuan­do la sa­ga Cre­púscu­lo fue lle­va­da al ci­ne. Sin em­bar­go, el ro­man­ce en­tre Kris­ten y su com­pa­ñe­ro Ro­bert Pat­tin­son so­lo sa­lió bien en la fic­ción. Aho­ra, la ac­triz se arre­pien­te por ha­ber­le si­do in­fiel con el di­rec­tor Ru­pert San­ders, al que co­no­ció ro­dan­do Blan­ca­nie­ves. Aun­que es muy ce­lo­sa de su in­ti­mi­dad, des­de aquel pri­mer gran ro­man­ce los pa­pa­ra­zis per­si­guen to­dos sus pa­sos, más aho­ra que la re­la­cio­nan sen­ti­men­tal­men­te con su asis­ten­te, Ali­ce Car­gi­le. Ha si­do su ma­dre quien ha de­cla­ra­do a la prensa que su hi­ja es bi­se­xual. Más le­ña al fue­go que ali­men­ta la cu­rio­si­dad por una ac­triz que en los úl­ti­mos años no pa­ra de tra­ba­jar: En

la ca­rre­te­ra, Via­je a Sils Ma­ria o Siem­pre Ali­ce dan so­bra­da mues­tra de que no era flor de un día.

Hoy, con­ver­ti­da en una de las mu­sas más pro­me­te­do­ras de Holly­wood, se pre­pa­ra pa­ra ser la nue­va chi­ca de Woody Allen jun­to a otro ac­tor de mo­da, Jes­se Ei­sen­berg, con quien es­te mes ade­más com­par­te pro­ta­go­nis­mo en Ame­ri­can Ul­tra.

TO­DA UNA MAR­CA

Cam­bios ra­di­ca­les

Na­die po­día sos­pe­char que aque­lla jo­ven de as­pec­to des­ali­ña­do fue­ra a con­ver­tir­se en una de las ce­le­bri­ties me­jor ves­ti­das, pe­ro así es. Su look de­sen­fa­da­do y grun­ge lo co­pian sus se­gui­do­ras, y sus mo­de­los más trendy son ala­ba­dos por la crí­ti­ca más repu­tada: di­cen que ja­más se equi­vo­ca al ele­gir mo­de­lo pa­ra un even­to. Ca­paz de pa­sar de las Con­ver­se a los Lou­bou­tin, su ver­sa­ti­li­dad y es­ti­lo la han con­ver­ti­do en un icono de la mo­da y en la fas­ci­na­ción de gran­des co­mo Karl La­ger­feld.

AME­RI­CAN UL­TRA

Una pa­re­ja muy de mo­da

Tras Ad­ven­tu­re­land, Kris­ten Ste­wart y Jes­se Ei­sen­berg vuel­ven a com­par­tir pan­ta­lla pa­ra pro­ta­go­ni­zar es­ta lo­ca co­me­dia de ac­ción. En ella la pa­re­ja en­car­na a unos no­vios que se ven per­se­gui­dos por el go­bierno. El mo­ti­vo es que él, aun­que no lo re­cuer­de, fue en­tre­na­do por la CIA pa­ra con­ver­tir­se en un ar­ma mortal en el ca­so de ser ‘ac­ti­va­do’. Con lo que no con­ta­ban los espías era con la adic­ción a la ma­rihua­na del jo­ven, lo que in­ter­fie­re en el pro­gra­ma de con­trol men­tal. Una lo­cu­ra en­tre­te­ni­da y de­sen­fre­na­da que mues­tra a Kris­ten en su ver­sión más sal­va­je.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.