¿Con el be­bé a la ofi­ci­na?

De­jar a nues­tro hi­jo en ca­sa cuan­do ter­mi­na la ba­ja ma­ter­nal es un du­ro mo­men­to por el que ca­da vez más mu­je­res se nie­gan a pa­sar. Son un ejem­plo que de­mues­tran que hay co­sas que se pue­de cam­biar.

AR - - SUMARIO - Tex­to: GEM­MA CARDONA

Cin­co mu­je­res nos cuen­tan có­mo con­ci­lian ma­ter­ni­dad y tra­ba­jo.

He­mos da­do la es­pal­da a la ma­ter­ni­dad: vuel­ves al tra­ba­jo y tie­nes que ha­cer co­mo si en tu vi­da no hu­bie­ra pa­sa­do na­da. ¿Quién pue­de con es­to?”, se pre­gun­ta Mó­ni­ca Tornadijo, abo­ga­da es­pe­cia­li­za­da en te­mas de con­ci­lia­ción fa­mi­liar y mo­ni­to­ra de la Aso­cia­ción Li­ga de la Le­che de Ca­ta­lu­ña. La res­pues­ta es­tá cla­ra: ca­da vez me­nos gen­te. Y que ca­da vez más ma­dres –y pa­dres– de­ci­den se­guir su ins­tin­to: que­dar­se con sus be­bés más allá de las 16 se­ma­nas de ba­ja ma­ter­nal en Es­pa­ña. Con­ven­ci­dos de la im­por­tan­cia de no se­pa­rar­se de ellos a eda­des tem­pra­nas, re­cla­man so­lu­cio­nes al res­pec­to. Al­gu­nas han ve­ni­do de fue­ra. En es­te sen­ti­do, EE.UU. es­tá sien­do un es­pe­jo en el que mi­rar­se. Allí, don­de el per­mi­so por ma­ter­ni­dad es de tan so­lo 12 se­ma­nas (no re­mu­ne­ra­das), sur­gió ha­ce tiem­po una ten­den­cia que ca­da vez co­bra más fuer­za a es­te la­do del Atlán­ti­co: lle­var­te el be­bé al tra­ba­jo. El Pa­ren­ting in the Work­pla­ce Ins­ti­tu­te (Ins­ti­tu­to pa­ra la Crian­za en el Tra­ba­jo) ya ha con­se­gui­do que 180 em­pre­sas se su­men a la idea. Un re­sul­ta­do tí­mi­do aún, pe­ro con gran­des ex­pec­ta­ti­vas: por aho­ra, ca­si 2.100 be­bés han pa­sa­do sus pri­me­ros ocho me­ses de vi­da en el tra­ba­jo con sus pa­dres. Pe­ro ¿es esa la so­lu­ción que re­cla­ma la so­cie­dad?

Crian­za con ape­go

Lo cier­to es que la dis­yun­ti­va de qué ha­cer con el be­bé tras la ba­ja su­po­ne uno de los mo­men­tos más di­fí­ci­les en la vi­da de una ma­dre. Y no es de ex­tra­ñar. Pe­dia­tras co­mo Car­los González o la psi­có­lo­ga Ro­sa Jové re­cal­can la im­por­tan­cia del víncu­lo emo­cio­nal que se crea du­ran­te los pri­me­ros me­ses de vi­da del be­bé y que tie­ne efec­tos po­si­ti­vos a la lar­ga, por­que con­tri­bu­ye a for­mar ni­ños más fe­li­ces y se­gu­ros de sí mis­mos. Es la lla­ma­da ‘crian­za con ape­go’. Ca­si un eu­fe­mis­mo pa­ra aque­llas mu­je­res

que de­ben in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo a las 16 se­ma­nas de ha­ber da­do a luz: “Con cua­tro me­ses, el be­bé em­pie­za a abrir los ojos, a des­cu­brir la vi­da. Es un mo­men­to im­por­tan­tí­si­mo, y de­jar­le jus­to en­ton­ces es tre­men­da­men­te du­ro pa­ra ma­dre e hi­jo”, opi­na la pu­bli­cis­ta Usúe Ma­di­na­vei­tia. Jus­to el año pa­sa­do, a tres se­ma­nas de re­in­cor­po­rar­se tras su ba­ja, la em­pre­sa la ‘in­vi­tó’ a ir­se. En­ton­ces, ella op­tó por rein­ven­tar­se y creó la web ma­mi­con­ci­lia.es, don­de pu­bli­có un

e-book con el tes­ti­mo­nio de 26 di­rec­ti­vas que ha­bla­ban so­bre con­ci­lia­ción. El día de su lan­za­mien­to se con­vir­tió en tren­ding to­pic y la pri­me­ra se­ma­na ob­tu­vo 700 des­car­gas.

Una ba­ja in­su­fi­cien­te

Es­tar más tiem­po con nues­tro be­bé (sin re­nun­ciar a nues­tro tra­ba­jo) im­pli­ca ne­ce­sa­ria­men­te un cam­bio en la le­gis­la­ción. En Es­pa­ña, las 16 se­ma­nas de ba­ja ma­ter­nal nos si­túan a la co­la de Eu­ro­pa, muy le­jos de las 77 de Suecia o las 52 del Reino Unido, y son del to­do in­su­fi­cien­tes si lo que se pre­ten­de es cum­plir las re­co­men­da­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) de se­guir con lac­tan­cia ex­clu­si­va has­ta que el be­bé cum­pla seis me­ses. De he­cho, am­pliar la ba­ja has­ta esos seis me­ses es una de las re­cla­ma­cio­nes prin­ci­pa­les de las aso­cia­cio­nes pro­lac­tan­cia. Creen que de es­ta for­ma se con­se­gui­ría que los por­cen­ta­jes de mu­je­res que dan el pe­cho no ba­ja­sen drás­ti­ca­men­te a par­tir de los cua­tro me­ses (el 70% op­tan por la lac­tan­cia el pri­mer mes, y so­lo un 39% con­ti­núan en el sex­to, se­gún la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Pe­dia­tría): “La re­in­cor­po­ra­ción tem­pra­na al tra­ba­jo su­po­ne pa­ra las ma­dres que quie­ren se­guir dan­do el pe­cho un es­fuer­zo mo­nu­men­tal. El pro­ble­ma es que no te­ne­mos con­cien­cia de lo im­por­tan­te que es la crian­za”, se­ña­la la ex­per­ta de la Li­ga de la Le­che. En de­fen­sa de una ba­ja más am­plia no so­lo se han po­si­cio­na­do aso­cia­cio­nes de mé­di­cos y pa­dres, sino tam­bién un

ca­da vez ma­yor nú­me­ro de fa­mo­sas, co­mo Mó­ni­ca Cruz y Bim­ba Bo­sé.

Por la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral

Otro as­pec­to cla­ve a la ho­ra de ha­blar de con­ci­lia­ción es la fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral, una apues­ta que po­dría ser la so­lu­ción pa­ra mu­chas fa­mi­lias. En es­te sen­ti­do, ma­mi­con­ci­lia.es ha con­vo­ca­do una ini­cia­ti­va pa­ra el pró­xi­mo 24 de sep­tiem­bre: Sal pun­tual. Co­mo su nom­bre in­di­ca, pro­po­ne que al me­nos ese día la gen­te sal­ga a su ho­ra de la ofi­ci­na, un pe­que­ño ges­to que im­pli­ca un cam­bio de men­ta­li­dad em­pre­sa­rial. De he­cho, la pu­bli­cis­ta ex­pli­ca con hu­mor que al in­vi­tar a va­rias em­pre­sas a que se su­ma­sen, al­gu­nas con­tes­ta­ron que no les gus­ta­ría que eso sen­ta­se “un pre­ce­den­te”. En reali­dad, Sal pun­tual par­te de otra ini­cia­ti­va in­gle­sa: el Go Ho­me on Time Day, que se or­ga­ni­za des­de el año 2000. En EE.UU. exis­te una si­mi­lar, Lea­ve the Of­fi­ce Ear­lier (‘sal an­tes del tra­ba­jo’), que abo­ga por tra­ba­jar por ob­je­ti­vos. In­clu­so Ja­pón ha lan­za­do re­cien­te­men­te una cam­pa­ña re­co­men­dan­do a sus fun­cio­na­rios que de­jen la ofi­ci­na a las cin­co de la tar­de.

Sin em­bar­go, Es­pa­ña es de los paí­ses europeos con me­nos fle­xi­bi­li­dad la­bo­ral. Se­gún el in­for­me

Evo­lu­ción de la fa­mi­lia en Eu­ro­pa, de 2014, un 88% de tra­ba­ja­do­res tie­nen un ho­ra­rio rí­gi­do. Pe­se a es­tas ci­fras, al­gu­nas em­pre­sas han he­cho mo­vi­mien­tos en pro de la con­ci­lia­ción. El Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Cien­cias Po­lí­ti­cas pu­bli­có un rán­king con las seis me­jo­res don­de con­ci­liar en 2014. Son Rep­sol, Ag­bar, Vo­da­fo­ne, Mer­ca­do­na, L’Oreal e IBM.

Un es­tu­dio de la es­cue­la de ne­go­cios IESE ha de­mos­tra­do que es­tas me­di­das, ade­más de ser be­ne­fi­cio­sas pa­ra la em­pre­sa, tie­nen un im­pac­to directo en los ni­ños. A ma­yor con­ci­lia­ción, ma­yor ren­di­mien­to es­co­lar. ¿Quién no fir­ma­ría por al­go así? Co­mo di­ce Usúe Ma­di­na­vei­tia, “po­der cui­dar y edu­car a nues­tros hi­jos pa­ra ha­cer un mun­do me­jor”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.