An­ti­edad

Lle­va­mos dé­ca­das usan­do cos­mé­ti­cos hi­dra­tan­tes, nutritivos o re­afir­man­tes pa­ra re­tra­sar el en­ve­je­ci­mien­to, pe­ro re­sul­ta que na­da de eso fun­cio­na bien si no re­no­va­mos la piel. ¿Có­mo lo ha­ce­mos? Uti­li­zan­do fór­mu­las que ace­le­ran la re­ge­ne­ra­ción ce­lu­lar y exf

AR - - SUMARIO - Tex­to: SIL­VIA CAPAFONS

Te con­ta­mos to­do so­bre el pee­ling que re­ju­ve­ne­ce tu piel.

Re­no­var la piel es co­mo re­no­var el ar­ma­rio: “Sien­ta bien y va­le pa­ra to­das las pie­les. Las se­cas se sua­vi­zan, las gra­sas se equi­li­bran, las en­ve­je­ci­das re­ju­ve­ne­cen y to­das uni­for­mi­zan el tono”, de­fien­de San­dra Bur­gos, di­rec­to­ra de For­ma­ción de Cli­ni­que. Y es que cam­biar la piel es un pro­ce­so na­tu­ral que el or­ga­nis­mo lle­va a ca­bo pa­ra que la ca­li­dad de ‘nues­tro ca­pa­ra­zón’ sea siem­pre óp­ti­ma. ¿Por qué en­ton­ces siem­pre ha­bla­mos de las bon­da­des de la hi­dra­ta­ción, nu­tri­ción o re­afir­ma­ción, y pen­sa­mos en el efec­to pee­ling co­mo una agre­sión? Qui­zá por­que, has­ta ha­ce po­co, es­tos tra­ta­mien­tos po­dían lle­gar a ser­lo. En cam­bio, la nue­va ge­ne­ra­ción de cos­mé­ti­cos re­no­va­do­res de ac­ción pro­gre­si­va tra­ba­jan len­to, pe­ro se­gu­ro, y con­si­guen uni­for­mi­zar el tono, ali­sar la tex­tu­ra, afi­nar lí­neas de ex­pre­sión y apor­tar luz, lo que los con­vier­te en ex­ce­len­tes alia­dos an­ti­edad.

For­ce­mos la má­qui­na

Son la edad, los cam­bios de es­ta­ción, la ali­men­ta­ción o cier­tos me­di­ca­men­tos los que ha­cen que al­gu­nas pie­les pre­sen­ten una acu­mu­la­ción ex­ce­si­va de cé­lu­las muer­tas en la su­per­fi­cie, que, ade­más de de­jar un as­pec­to apa­ga­do, pue­de im­pe­dir la sa­li­da del se­bo del fo­lícu­lo pi­lo­so y pro­du­cir ac­né. Ade­más, con el tiem­po el pro­ce­so de re­cam­bio ce­lu­lar se ha­ce len­to, así que la piel ne­ce­si­ta un em­pu­jón, y se lo po­de­mos dar con cos­mé­ti­ca re­no­va­do­ra an­ti­edad: “Con es­tos nue­vos pro­duc­tos, que sue­len ser de uso dia­rio, la piel que­da más sua­ve, la hi­dra­tan­te se ab­sor­be me­jor, el ma­qui­lla­je se mues­tra uni­for­me e in­clu­so el bron­cea­do fa­vo­re­ce más”, ex­pli­ca San­dra Bur­gos. Y ¿qué in­gre­dien­tes lo ha­cen po­si­ble? Bá­si­ca­men­te los al­fahi­dro­xiá­ci­dos, que tie­nen un efec­to que­ra­to­lí­ti­co, es de­cir, des­pren­den las ca­pas más pro­fun­das de cé­lu­las muer­tas por ac­ción quí­mi­ca. Pe­ro el cu­tis tam­bién pue­de ‘re­se­tear­se’ de for­ma pun­tual, sea con fór­mu­las quí­mi­cas (usan­do áci­dos) o fí­si­cas (usan­do mi­cro­grá­nu­los).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.