Sa­lud

Has­ta cin­co años se au­men­ta la es­pe­ran­za de vi­da cuan­do el ejer­ci­cio for­ma par­te de la ru­ti­na dia­ria. ¿Dis­pues­ta a in­te­grar­lo de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va?

AR - - SUMARIO - Tex­to: PAU­LA DEL CASTILLO

El de­por­te alar­ga la vi­da de tres a cin­co años.

Sa­bías que las per­so­nas fí­si­ca­men­te ac­ti­vas pue­den lle­gar a alar­gar su es­pe­ran­za de vi­da en­tre tres y cin­co años? Así se des­pren­de de una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da en el Con­sor­cio de Cohor­tes del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer de EE.UU. Es una con­clu­sión im­pac­tan­te que co­rro­bo­ra la im­por­tan­cia de lle­var un es­ti­lo de vi­da ac­ti­vo y su re­per­cu­sión so­bre nues­tra sa­lud. Es­tá com­pro­ba­do que rea­li­zar ac­ti­vi­dad fí­si­ca a dia­rio es una de las me­jo­res for­mas de cui­dar nues­tro or­ga­nis­mo. En esa lí­nea, la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca re­co­mien­da la prác­ti­ca ha­bi­tual de ejer­ci­cio pa­ra po­ner freno a la obe­si­dad, que se­gún la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud ha al­can­za­do pro­por­cio­nes epi­dé­mi­cas, y con­se­guir así el tan desea­do equi­li­brio ener­gé­ti­co en­tre las ca­lo­rías que in­ge­ri­mos y las que gas­ta­mos.

Ba­lan­ce ener­gé­ti­co

Se­gún el pri­mer do­cu­men­to de con­sen­so so­bre y se­den­ta­ris­mo a ni­vel mun­dial, pu­bli­ca­do por la re­vis­ta

Nu­tri­ción hos­pi­ta­la­ria, y de acuer­do con los da­tos ofre­ci­dos en la úl­ti­ma En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud, “cua­tro de ca­da diez per­so­nas no ha­cen de­por­te al­guno du­ran­te su tiem­po li­bre. De ellos, uno de ca­da tres son hom­bres (35,9%) y ca­si una de ca­da dos, mu­je­res (46,6%)”. Es­te da­to es­tá es­tre­cha­men­te re­la­cio­na­do con el so­bre­pe­so: pa­sar sen­ta­dos más de cua­tro ho­ras al día y ca­mi­nar me­nos de una ho­ra au­men­tan el ries­go de pa­de­cer obe­si­dad tan­to pa­ra hom­bres co­mo pa­ra mu­je­res. Con res­pec­to al con­su­mo de gra­sa, un es­tu­dio ela­bo­ra­do por la Uni­ver­si­dad de Dur­ham (In­gla­te­rra) afir­ma que pa­ra lo­grar el equi­li­brio ener­gé­ti­co es ne­ce­sa­rio que la in­ges­ta to­tal de ca­lo­rías, de cual­quier fuen­te, no su­pere las ca­lo­rías gas­ta­das.

Y es­to no es to­do: las per­so­nas que prac­ti­can de ma­ne­ra re­gu­lar al­gún ti­po de de­por­te me­jo­ran los ni­ve­les de an­sie­dad y de­pre­sión, ade­más de me­jo­rar la au­to­es­ti­ma y ayu­dar a con­ci­liar y me­jo­rar la ca­li­dad del sue­ño. Con da­tos co­mo es­tos, es di­fí­cil no plan­tear­se me­jo­rar los há­bi­tos de vi­da.

En de­fi­ni­ti­va, man­te­ner una vi­da sa­lu­da­ble con­tri­bu­ye ade­más a que las per­so­nas se sien­tan más sa­tis­fe­chas y fe­li­ces con su vi­da. De he­cho, se­gún la OMS, las cla­ves pa­ra pro­mo­ver el bie­nes­tar de la po­bla­ción son el fo­men­to de unos co­rrec­tos há­bi­tos de vi­da ba­sa­dos en una ali­men­ta­ción equi­li­bra­da, ni­ve­les óp­ti­mos de hi­dra­ta­ción y la prác­ti­ca mo­de­ra­da y re­gu­lar de ejer­ci­cio. Y si, ade­más, con­se­gui­mos alar­gar nues­tra es­pe­ran­za de vi­da, me­re­ce la pe­na po­ner­se en mar­cha.

Obe­si­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.