Lo­cu­ra por el ké­fir

Es­ta le­che fer­men­ta­da es un po­ten­te de­pu­ra­ti­vo, con­tie­ne gran can­ti­dad de pro­teí­nas y, ade­más, es re­la­jan­te. Por al­go ha con­quis­ta­do las ne­ve­ras más sa­lu­da­bles.

AR - - EN EL AIRE -

EL REY DE LOS PRO­BIÓ­TI­COS

El ké­fir se ob­tie­ne gra­cias a un hon­go con una com­bi­na­ción

de bac­te­rias que aña­den a la le­che tres ve­ces más de pro­bió­ti­cos que el yo­gur clá­si­co. Es­to es lo que me­jo­ra las di­ges­tio­nes y ase­gu­ra

un al­to ni­vel de de­fen­sas en nues­tro

or­ga­nis­mo.

FUEN­TE DE PRO­TEÍ­NAS

Una ta­za de ké­fir na­tu­ral he­cho con le­che en­te­ra con­tie­ne 150 ca­lo­rías, 8 gra­mos de gra­sa, 12 de car­bohi­dra­tos y en­tre 8 y 11 de pro­teí­nas. Lo úni­co que tie­nes que mi­rar pa­ra que no en­gor­de es que no ten­ga

azú­ca­res aña­di­dos.

¿DE LE­CHE O

DE AGUA?

El ké­fir de agua se pa­re­ce a una li­mo­na­da y re­sul­ta más efec­ti­vo en sus pro­pie­da­des que el de le­che. Sin em­bar­go, el de le­che se ha ex­ten­di­do más, ya que se pa­re­ce

bas­tan­te a los yo­gu­res lí­qui­dos.

HAZ­LO TÚ MIS­MO

Si no en­cuen­tras ké­fir allá don­de te en­cuen­tres (aun­que las prin­ci­pa­les gran­des su­per­fi­cies lo ofre­cen), pue­des ha­cer­lo tú mis­ma. So­lo tie­nes que com­prar grá­nu­los de ké­fir en un her­bo­la­rio y po­nér­se­los a la le­che. El pro­ce­so du­ra en­tre 12 y 48 ho­ras. Los más gour­mets le aña­den fru­tas o vai­ni­lla.

ES RE­LA­JAN­TE

El ké­fir vie­ne del nom­bre kief que sig­ni­fi­ca en tur­co “sen­tir­se bien”. Esa bue­na sen­sa­ción se de­be a la bue­na di­ges­tión que pro­vo­ca y tam­bién a la can­ti­dad de trip­tó­fano que con­tie­ne. Es­te ami­noá­ci­do pro­du­ce un efec­to re­la­jan­te en el or­ga­nis­mo. El ké­fir tam­bién tie­ne mu­cha vi­ta­mi­na B, co­mo la B12 o B1. La pri­me­ra es bue­na pa­ra el sis­te­ma ner­vio­so, y la se­gun­da es an­ti­es­trés.

5

2

1

4

3

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.