Ama­ne­ce, que no es po­co

No­ches en ve­la, mi­nu­tos del re­loj pa­san­do... y tú sin pe­gar ojo. ¿Te sue­na? Si el va­si­to de le­che ca­lien­te no es su­fi­cien­te, to­ma no­ta de los úl­ti­mos des­cu­bri­mien­tos pa­ra dor­mir a pier­na suel­ta.

AR - - SUMARIO - Tex­to: GEM­MA CARDONA Y PAU­LA DEL CASTILLO

Acu­pun­tu­ra, yo­ga, fi­to­te­ra­pia y otros re­cur­sos pa­ra lu­char con­tra el in­som­nio.

Me­dia ho­ra de acu­pun­tu­ra

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) re­co­no­ce la acu­pun­tu­ra co­mo una he­rra­mien­ta efi­caz pa­ra el in­som­nio y, de he­cho, va­rios cen­tros ofre­cen pro­gra­mas es­pe­cí­fi­cos pa­ra ello. Las ven­ta­jas: no tie­ne con­tra­in­di­ca­cio­nes y su ca­rác­ter pre­ven­ti­vo es muy útil pa­ra se­gún qué ca­sos. Lo pri­me­ro que se ha­ce es una en­tre­vis­ta pa­ra iden­ti­fi­car qué ti­po de in­som­nio su­fres y de dón­de vie­ne el des­equi­li­brio que lo pro­du­ce. “Ese pri­mer diag­nós­ti­co es la par­te más di­fí­cil del tra­ta­mien­to”, ex­pli­ca Cris­ti­na Mo­ra, doc­to­ra en me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na y di­rec­to­ra del cen­tro Acu­pun­tu­ra Bar­ce­lo­na. Una vez lo­ca­li­za­do el pro­ble­ma, y me­dian­te la in­ser­ción de agu­jas en pun­tos es­pe­cí­fi­cos, se bus­ca­rá ac­tuar so­bre el equi­li­brio del cuer­po res­ta­ble­cien­do la co­rrec­ta cir­cu­la­ción de ener­gía. Ca­da se­sión du­ra me­dia ho­ra. Se re­co­mien­da una por se­ma­na: “El pa­cien­te no­ta la me­jo­ría ya en la pri­me­ra se­sión y, a me­di­da que se afian­za, va­mos es­pa­cian­do las ci­tas”, ex­pli­ca.

Ce­re­zas del Jerte, ¿la so­lu­ción?

Más allá del va­si­to de le­che ca­lien­te an­tes de ir a dor­mir, la uni­ver­si­dad in­gle­sa de Nort­hum­bria afir­ma que “be­ber 60 ml de zu­mo de ce­re­za al día du­ran­te una se­ma­na me­jo­ra la ca­li­dad del sue­ño y lo in­cre­men­ta en 25 mi­nu­tos ca­da no­che”. Las ce­re­zas del valle del Jerte, en Ex­tre­ma­du­ra, con­tie­nen ele­va­das do­sis de se­ro­to­ni­na, me­la­to­ni­na y trip­tó­fano. Es de­cir, to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra con­ci­liar el sue­ño. Ade­más, con su con­su­mo se au­men­tan los ni­ve­les de an­ti­oxi­dan­tes y se po­ten­cia el buen hu­mor. Así lo co­rro­bo­ra una in­ves­ti­ga­ción rea­li­za­da por la Uni­ver­si­dad de Ex­tre­ma­du­ra, coor­di­na­da por la doc­to­ra Ana Be­lén Ro­drí­guez. Tras el es­tu­dio, la em­pre­sa sue­ca Mar­ke­teur In­ter­na­cio­nal ha ad­qui­ri­do la pa­ten­te pa­ra ela­bo­rar una be­bi­da con­cen­tra­da con es­tas ce­re­zas lio­fi­li­za­das. Aún es­tá en fa­se de de­sa­rro­llo, así que por el mo­men­to ten­dre­mos que con­for­mar­nos con la fru­ta fres­ca.

Mag­ne­sio, el mi­ne­ral an­ti­es­trés

Es­te com­pues­to tra­ba­ja co­mo re­gu­la­dor del sis­te­ma ner­vio­so, pues una de sus fun­cio­nes es la pro­duc­ción de trip­tó­fano, el neu­ro­trans­mi­sor esen­cial en la pro­duc­ción de se­ro­to­ni­na (la sus­tan­cia que re­gu­la el es­ta­do de áni­mo y el rit­mo vi­gi­lia-sue­ño). Por eso ac­túa en cier­to mo­do co­mo un cal­man­te, no so­lo de la men­te, sino tam­bién co­mo re­la­jan­te mus­cu­lar, y sin él te pue­des lle­gar a sen­tir fí­si­ca­men­te can­sa­da. Es fá­cil en­ten­der por qué ayu­da a con­ci­liar el sue­ño. De he­cho, el in­som­nio, jun­to a la irri­ta­bi­li­dad y la fal­ta de con­cen­tra­ción, es uno de los sín­to­mas de su dé­fi­cit, y la pér­di­da de mag­ne­sio se sue­le de­ber a es­ta­dos de gran es­trés fí­si­co o men­tal.

La do­sis re­co­men­da­da es de unos 350 mg de mag­ne­sio al día. No es ne­ce­sa­rio to­mar su­ple­men­tos: so­lo hay que te­ner en cuen­ta que en la die­ta no fal­te es­te mi­ne­ral. To­ma no­ta: los ali­men­tos ri­cos en mag­ne­sio son el ca­cao, los fru­tos se­cos (nue­ces, al­men­dras), ce­rea­les in­te­gra­les y ho­jas de fru­ta ver­de. Otra for­ma de to­mar­lo es me­dian­te las sa­les de ba­ño de sul­fa­to de mag­ne­sio, lla­ma­das sa­les de Epson. Pre­pá­ra­te un ba­ño, añá­de­le un par de va­sos de es­tas sa­les... y re­lá­ja­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.