Per­so­na­je

Es una mu­jer va­lien­te y de­ci­di­da. Cuan­do mu­rió su ma­dre des­cu­brió en el al­ti­llo de su ca­sa de Bar­ce­lo­na sie­te ca­jas de do­cu­men­tos que le re­ve­la­ron la au­tén­ti­ca his­to­ria de su fa­mi­lia. Tras el im­pac­to, sin­tió la ne­ce­si­dad de es­cri­bir­lo. Aquí nos lo cuen­ta.

AR - - SUMARIO - Tex­to: JOA­NA URI­BE Fo­tos: CÉ­SAR NÚ­ÑEZ

Así des­cu­brió Do­rothy Sont­hei­mer la his­to­ria se­cre­ta de su fa­mi­lia.

Aque­llas ca­jas cam­bia­ron por com­ple­to la vi­da de Dory. Los do­cu­men­tos que en­con­tró en su in­te­rior le des­cu­brie­ron que su fa­mi­lia era de ori­gen ju­dío y que has­ta 36 de sus alle­ga­dos ha­bían muer­to en cam­pos de ex­ter­mi­nio. Sus pa­dres, re­fu­gia­dos en Bar­ce­lo­na hu­yen­do del na­zis­mo, ja­más le di­je­ron na­da, ate­na­za­dos por el mie­do, pe­ro guar­da­ron ce­lo­sa­men­te aque­llos do­cu­men­tos que los iban acom­pa­ñan­do en ca­da cam­bio de ca­sa sin que ella su­pie­ra na­da. Cuan­do los en­con­tró, Dory re­cons­tru­yó la his­to­ria fa­mi­liar y la con­vir­tió en un li­bro,

Las sie­te ca­jas (edi­to­ria­les Cir­ce, en cas­te­llano, y Àn­gle, en ca­ta­lán). In­clu­so ha con­se­gui­do re­unir a mu­chos de sus pri­mos que vi­ven al­re­de­dor del mun­do y de los que ni si­guie­ra sa­bía de su exis­ten­cia.

Pue­do ver­te sen­ta­da so­la fren­te a aque­llas ca­jas.

Fue un gran cho­que emo­cio­nal ver to­dos aque­llos do­cu­men­tos de una épo­ca y una fa­mi­lia que yo no co­no­cía. Los mi­ra­ba y vol­vía a ce­rrar las ca­jas por­que el im­pac­to era de­ma­sia­do fuer­te.

¿Cuál fue el pri­mer do­cu­men­to que leís­te al abrir la pri­me­ra ca­ja?

El te­le­gra­ma ori­gi­nal que lle­gó a ca­sa anun­cian­do la muer­te de mi tía Dorl el 9 de sep­tiem­bre de 1940. Ima­gí­na­te­lo. Ade­más, yo me lla­mo igual que ella. Mi pro­pio nom­bre es­ta­ba allí es­cri­to. La avia­ción de Mus­so­li­ni ha­bía bom­bar­dea­do Tel Aviv y mu­rió allí. Em­pe­cé a in­ves­ti­gar del to­do en 2006, cuan­do me ju­bi­lé. An­tes ha­bía tra­ba­ja­do lle­van­do la di­rec­ción téc­ni­ca de un la­bo­ra­to­rio far­ma­céu­ti­co, y des­pués en la em­pre­sa de mi pa­dre cuan­do fa­lle­ció. Em­pe­cé a in­ves­ti­gar, fui a la uni­ver­si­dad pa­ra com­pren­der me­jor aquel pe­rio­do his­tó­ri­co y mis hi­jos me re­ga­la­ron un cur­so de na­rra­ti­va en el Ateneu Bar­ce­lo­nès pa­ra po­der es­cri­bir­lo.

Me re­sul­ta di­fí­cil com­pren­der por qué tus pa­dres lo si­len­cia­ron to­da la vi­da.

A mí no me ex­tra­ña. Fran­co fue un alia­do de los na­zis. Re­cuer­da que per­se­guían lo que lla­ma­ban ‘cons­pi­ra­ción ju­deo­ma­só­ni­ca’. Ellos vi­vie­ron la per­se­cu­ción de la fa­mi­lia y el mie­do que­dó ins­tau­ra­do en sus cuer­pos.

En los pri­me­ros años del fran­quis­mo se com­pren­de, pe­ro ¿con la de­mo­cra­cia?

¿Te ol­vi­das de que en es­te país en 1981 to­da­vía se in­ten­tó un gol­pe de es­ta­do? Y en la pos­gue­rra ni te cuen­to, con miem­bros de la Ges­ta­po ac­tuan­do li­bre­men­te en Bar­ce­lo­na. A mi pa­dre lle­ga­ron a lla­mar­lo dos ve­ces pa­ra que se pre­sen­ta­ra en la em­ba­ja­da ale­ma­na. Con la ayu­da de la po­li­cía es­pa­ño­la, mu­cha gen­te aca­bó de­por­ta­da a Ale­ma­nia. ¿Quie­res que te di­ga una co­sa?

Ade­lan­te.

A ve­ces yo mis­ma sien­to mie­do. He te­ni­do la sen­sa­ción de es­tar per­se­gui­da, sin sa­ber por qué. Tras la lec­tu­ra de los do­cu­men­tos, he lle­ga­do a creer que el mie­do es ge­né­ti­co. Cuan­do mu­rió mi pa­dre, mi ma­dre en­tró en una pro­fun­da de­pre­sión. Tu­vo va­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.