CAR­ME­LA DÍAZ,

AR - - 100 % AR -

“La sensualidad tie­ne que ver con los cin­co sen­ti­dos”

na no­ve­la eró­ti­ca en la que con­ver­gen dos mun­dos: por un la­do el de la sensualidad, el ero­tis­mo y el se­xo; y por otro, las sen­sa­cio­nes, los sen­ti­mien­tos hu­ma­nos y el amor. Na­rra­do a dos voces (una mas­cu­li­na y otra fe­me­ni­na),

cuen­ta la tó­rri­da his­to­ria de dos aman­tes que se vuel­ven a en­con­trar tras va­rios años se­pa­ra­dos y que se en­fren­tan a un di­le­ma en­tre el de­ber y el que­rer, un re­to psi­co­ló­gi­co que con­fi­gu­ra el cor­pus de las pá­gi­nas. Es una aven­tu­ra en­vuel­ta por una de­li­ca­da sensualidad y don­de su pro­ta­go­nis­ta, Ji­me­na, de­rro­cha atrac­ción a ca­da pa­so con­quis­tan­do al lec­tor.

Se tra­ta de una pu­bli­ca­ción eró­ti­ca don­de los de­ta­lles es­tán cui­da­dos al más mí­ni­mo de­ta­lle. Los lu­ga­res ele­gi­dos, la mú­si­ca e in­clu­so la co­mi­da jue­gan un es­tu­dia­do pa­pel pa­ra atraer al pú­bli­co. El ero­tis­mo lle­ga por par­te de to­dos los sen­ti­dos: los olo­res agra­da­bles son se­xis, las co­sas que te su­su­rran, los ge­mi­dos, una mi­ra­da, el tac­to... Tam­bién, por ejem­plo, si­túo a los per­so­na­jes en Me­nor­ca, don­de son muy ca­rac­te­rís­ti­cos el fue­go y la chi­me­nea. Por otro la­do, hay re­fe­ren­cias ex­plí­ci­tas a có­mo se co­me o a pro­duc­tos se­xis, co­mo el cham­pán Las me­lo­días tam­bién se adap­tan al mo­men­to: du­ran­te un ‘pol­va­zo’ sue­na de Cold­play, pe­ro la se­re­na­ta de Dvo­rak po­ne ban­da so­no­ra al ri­tual de be­lle­za que Ji­me­na lle­va a ca­bo an­tes de su ci­ta. Creo que la esen­cia de la sensualidad re­cae en los cin­co sen­ti­dos, y por eso doy tan­ta im­por­tan­cia a des­per­tar ca­da uno de ellos cui­dan­do los de­ta­lles a lo lar­go de to­da la no­ve­la.

Uvia­jes de Ji­me­na

ro­sé.

Los

Apa­re­cen pá­gi­nas con es­ce­nas muy tó­rri­das... ¿Has­ta qué pun­to el se­xo es sexy?

El se­xo es al­go pu­ra­men­te car­nal, bio­ló­gi­co, pe­ro la sensualidad con­lle­va un mun­do de po­si­bi­li­da­des mu­cho más am­plio, ya que siem­pre im­pli­ca mu­chí­si­ma ima­gi­na­ción, y hay que sa­ber uti­li­zar­la. Pa­ra se­du­cir hay que te­ner un pun­to mis­te­rio­so y sa­ber do­si­fi­car: hay que se­guir sor­pren­dien­do. Y sa­ber man­te­ner el mis­te­rio no es na­da fá­cil, es un ar­te.

¿Al­gún tru­co pa­ra in­ten­tar­lo?

Más que de una apa­rien­cia fí­si­ca se tra­ta de uti­li­zar tu in­te­li­gen­cia y sa­ber es­cu­char a tu ins­tin­to. Ser sen­sual es una ac­ti­tud, una for­ma de re­la­cio­nar­te con los de­más y de con­se­guir pro­vo­car atrac­ción y reac­ción en los sen­ti­dos de los de­más.

An­tes de po­ner­te a es­cri­bir tu­vis­te que pen­sar mu­cho so­bre qué es pa­ra ti ser sexy. ¿Lo pue­des ex­pli­car?

Re­sul­tar atrac­ti­vo es el en­can­to ge­ne­ral que tie­ne una per­so­na, pe­ro que re­si­de en un to­do: en sus ges­tos, en su son­ri­sa, en la pro­fun­di­dad de su mi­ra­da, en có­mo ha­bla, en su es­ti­lo... Esa sensualidad ple­na en­glo­ba la per­so­na­li­dad, las ex­pe­rien­cias vi­ta­les que mol­dean un ca­rác­ter, la ca­pa­ci­dad de sor­pren­der, de en­tre­gar­se, de su­pe­rar­se. Y sin ol­vi­dar­nos del he­chi­zo de la na­tu­ra­li­dad. No con­ci­bo al­guien que sea sexy sin ser na­tu­ral.

Clocks,

+D\ UDVJRV TXH GH¿QHQ D WX SURWDJRQLVWD Ji­me­na. ¿Te ins­pi­ras­te en al­guien pa­ra crear­la?

Me ins­pi­ré en to­das las mu­je­res que me ro­dean, en las que sa­ben su­pe­rar­se ca­da día, pro­fe­sio­na­les que in­ten­tan lle­gar a to­do, las que a pe­sar de las caí­das nos vol­ve­mos a le­van­tar to­da­vía con más ga­nas, en aque­llas que sa­ben man­te­ner esas re­la­cio­nes de pa­re­ja siem­pre mi­ran­do jun­tos ha­cia de­lan­te, a la par, com­ple­men­tán­do­se... Creo que las mu­je­res de hoy en día so­mos ge­nia­les y te­ne­mos ga­rra pa­ra ins­pi­rar a per­so­na­jes en la li­te­ra­tu­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.