Tres prin­ci­pios inin­mu­ta­bles de lo sexy

AR - - SECCIÓN -

A lo lar­go de la his­to­ria, las mo­das y la mor­fo­lo­gía ideal fe­me­ni­na cam­bian cons­tan­te­men­te. La ac­ti­tud tam­bién ha evo­lu­cio­na­do des­de el pro­to­ti­po eró­ti­co ar­cai­co de una mu­jer pa­si­va y más su­mi­sa has­ta la mu­jer in­de­pen­dien­te, se­gu­ra, con am­bi­ción y cul­ta que li­de­ra hoy la idea del ca­ris­ma sexy. Lo mis­mo ocu­rre con la es­té­ti­ca: a prin­ci­pios del si­glo pa­sa­do los cuer­pos re­don­dos y la pa­li­dez eran sím­bo­lo de atrac­ti­vo. En los años ochen­ta, las mu­je­res te­nían que te­ñir su ima­gen de co­lo­res es­tri­den­tes, mien­tras que aho­ra lo sexy es lo na­tu­ral, des­pren­der­se de to­do ar­ti­fi­cio. Y cu­rio­sa­men­te, en es­te sen­ti­do, sí que hay ele­men­tos que han so­bre­vi­vi­do al pa­so del tiem­po y que si­guen con­si­de­rán­do­se atrac­ti­vos: el pe­lo cor­to co­mo la me­jor ar­ma fe­me­ni­na, el es­co­te Bar­dot de­jan­do al des­cu­bier­to los hom­bros o el va­lor de una bue­na len­ce­ría son al­gu­nos de ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.