De Án­ge­les Ca­so

AR - - PERSONAJE -

ver­tie­ron en ellas sus sue­ños, frus­tra­cio­nes y pa­sio­nes más ocul­tas. Su­yas, en­tre otras, son las no­ve­las (Emily Bron­të), (Char­lot­te Bron­të)

(An­ne Bron­të). Ca­si na­da.

y

1

5 Yo no soy una es­cri­to­ra pro­fe­sio­nal que di­ga que ca­da año o ca­da dos pu­bli­co una no­ve­la, tra­ba­jo cua­tro ho­ras al día, cons­tru­yo una tra­ma... Yo es­cri­bo cuan­do al­go den­tro de mí me obli­ga a ha­cer­lo, cuan­do ten­go una ne­ce­si­dad, y si no es­cri­bo eso, me mue­ro de an­gus­tia. Siem­pre me ha­bían in­tere­sa­do las her­ma­nas Bron­të, pe­ro, ha­ce tres años, fui a vi­si­tar su ca­sa-mu­seo y ¡me im­pac­tó tan­tí­si­mo...! Fue una vi­si­ta ma­ra­vi­llo­sa que hi­ce con mi hi­ja en abril. To­da­vía ha­bía nie­ve en los pá­ra­mos, pa­sea­mos mu­cho por ellos, y me im­pre­sio­nó tan­to el lu­gar en el que vi­vían, el pai­sa­je que, a par­tir de ahí, co­mo me sue­le ocu­rrir, la ne­ce­si­dad de es­cri­bir so­bre ellas se im­pu­so.

En la no­ve­la Char­lot­te Bron­të creó una mu­jer ale­ja­da del ideal vic­to­riano de mu­jer su­mi­sa, sin ca­rác­ter ni ideas pro­pias. En pleno si­glo XXI, ¿que­dan mu­je­res que de­be­rían to­mar ejem­plo de es­te per­so­na­je? Pro­ba­ble­men­te sí, A ve­ces me sor­pren­do con mu­je­res de mi edad que han asu­mi­do des­de pe­que­ñas la su­mi­sión, el si­len­cio, el ocul­ta­mien­to de sus ne­ce­si­da­des o sus prin­ci­pios en aras de una pa­re­ja o de lo que la so­cie­dad cree que de­ben ser. Se­gu­ro que tam­bién hay hom­bres, pe­ro ellos lo ha­cen por ra­zo­nes dis­tin­tas. Las mu­je­res, cuan­do se com­por­tan 1. “Ad­mi­ro a Ant­hony Hopkins, so­bre to­do en 2. “¡La can­ción de Glo­ria Gay­nor, es el himno de los días chun­gos!”. 3. “Me chi­fla el blues.Aho­ra es­cu­cho mu­cho a Lut­her Alli­son”. 4. “Cuan­do vi

vi­ví un des­lum­bra­mien­to es­té­ti­co ab­so­lu­to. Plan­tea al­gu­nos te­mas fi­lo­só­fi­cos que me in­tere­san”. 5. “Lon­dres me en­can­ta, me trans­mi­te mu­cha ener­gía. ¡Es la mo­der­ni­dad!”. 6. “Beethoven es el ar­tis­ta más com­ple­to, el ideal, por­que lo pu­so to­do al ser­vi­cio del ar­te”. 7. “Re­co­men­da­ría la no­ve­la del nor­te­ame­ri­cano Ja­mes Sal­ter. Cuan­do lo leo, ten­go la sen­sa­ción de que lo sa­be to­do so­bre los me­ca­nis­mos del al­ma hu­ma­na”.

7

6 así, es por­que es al­go que nos ha acom­pa­ña­do a lo lar­go de la His­to­ria: que la mu­jer no tie­ne voz pro­pia, que su voz es la del hom­bre que tie­ne a su la­do, sea su pa­dre, su her­mano o su ma­ri­do.

bo­rras­co­sas

Ag­nes Grey

Ja­ne Ey­re

Cum­bres

Ab­so­lu­ta­men­te, de las ni­ñas y de los ni­ños. La educación es la ba­se de to­do. Pe­ro mien­tras que mu­chas mu­je­res he­mos da­do ca­si to­dos los pa­sos ade­lan­te que po­día­mos y de­bía­mos dar, en cam­bio los hom­bres, en tér­mi­nos ge­ne­ra­les, por su­pues­to, no lo han he­cho. Echo de me­nos, co­mo mu­jer que ha lu­cha­do y que lu­cha por los de­re­chos de las mu­je­res, la com­pa­ñía de los hom­bres. El te­ma de la vio­len­cia ma­chis­ta, por ejem­plo. Lo sa­cas a co­la­ción en una ce­na con ami­gos y la reac­ción de los hom­bres es: “Oye, a mí no me mi­res, que yo no ten­go na­da que ver con eso”. No par­ti­ci­pan de la lu­cha, no se prin­gan, no se me­ten co­mo nos me­te­mos no­so­tras, no se­ña­lan con el de­do a sus con­gé­ne­res que pe­gan, vio­lan, tor­tu­ran o ase­si­nan mu­je­res. Creo que la in­men­sa ma­yo­ría no es­tán pre­sen­tes en la lu­cha con­tra la vio­len­cia ma­chis­ta. Por su­pues­to, la idea de que no es me­nos que nin­gún hom­bre en nin­gún te­rri­to­rio. Y, so­bre to­do, la so­li­da­ri­dad con las mu­je­res: eso es al­go que siem­pre ha es­ta­do muy pre­sen­te en mis con­ver­sa­cio­nes con ella des­de que era pe­que­ña. En esa edad del pa­vo en la que de re­pen­te la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.