EL JAR­DÍN DE BACH

AR - - BELLEZA - Bach Ori­gi­na­les

Pa­ra co­no­cer el ori­gen de las flo­res de Bach via­ja­mos has­ta Mount Ver­non, una pe­que­ña ca­sa de la­dri­llo en un tran­qui­lo pue­blo en Ox­fords­hi­re, In­gla­te­rra. Ahí vi­vió el in­ves­ti­ga­dor in­glés Ed­ward Bach y ahí fue don­de creó la ma­yo­ría de sus re­me­dios. Co­mo era de es­pe­rar, lo más es­pec­ta­cu­lar es su jar­dín re­ple­to de flo­res, don­de to­da­vía hoy cre­cen al­gu­nas de las 38 flo­res, plan­tas y ár­bo­les sil­ves­tres que for­man las esen­cias

(de la­bo­ra­to­rios Dia­farm). Los re­me­dios se cla­si­fi­can en sie­te gru­pos: mie­do­so, in­se­gu­ro, apá­ti­co, so­li­ta­rio, sen­si­ble, tris­te y ex­ce­si­va­men­te preo­cu­pa­do. To­dos ellos sir­ven pa­ra apor­tar ar­mo­nía y se­re­ni­dad. Ca­da flor es úni­ca y fue es­pe­cial­men­te se­lec­cio­na­da por Ed­ward Bach pa­ra ayu­dar­nos a afron­tar una emo­ción es­pe­cí­fi­ca. Más de ochen­ta años des­pués, es­ta ca­sa se ha con­ver­ti­do en el me­jor lu­gar pa­ra des­cu­brir el uni­ver­so de Bach, quien, enamo­ra­do de la zo­na, nun­ca qui­so aban­do­nar­lo y es­tá en­te­rra­do en el ce­men­te­rio más cer­cano. ¿Có­mo se usan? Las esen­cias de ca­da flor vie­nen en fras­cos cuen­ta­go­tas y se to­man por vía oral. Se pue­den mez­clar va­rios re­me­dios y son ap­tas pa­ra to­da la fa­mi­lia.

Ca­sa del doc­tor, fras­cos ori­gi­na­les y un re­tra­to de Ed­ward Bach.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.