To­mar mag­ne­sio po­ten­cia tu vi­ta­li­dad

Es­te mi­ne­ral es be­ne­fi­cio­so en los pro­ce­sos or­gá­ni­cos, ce­re­bra­les, mus­cu­la­res y óseos. Su co­rrec­to apor­te ayu­da a re­du­cir el can­san­cio y la fa­ti­ga. ¡Te sen­ti­rás más vi­tal!

AR - - NESCAFÉ& -

Si úl­ti­ma­men­te no tie­nes ga­nas de ca­si na­da, es­tás irri­ta­ble, tie­nes ca­lam­bres, se te cae el pe­lo o te can­sas en se­gui­da, ¡re­vi­sa tu die­ta! Pro­ba­ble­men­te –co­mo pa­sa a la ma­yo­ría de los adul­tos europeos– tie­nes un dé­fi­cit de mag­ne­sio, un mi­ne­ral tan im­por­tan­te en nues­tro or­ga­nis­mo que in­ter­vie­ne en ca­si to­dos los pro­ce­sos or­gá­ni­cos. Ade­más, si­tua­cio­nes de es­trés, el em­ba­ra­zo, la lac­tan­cia, cum­plir años o rea­li­zar mu­cho ejer­ci­cio ha­cen que el cuer­po ne­ce­si­te aún más mag­ne­sio. ¿Es­tás se­gu­ra de que con­su­mes lo que ne­ce­si­tas?

La die­ta ri­ca en mag­ne­sio

Los ali­men­tos que más con­tie­nen es­te mi­ne­ral son el ca­cao, las le­gum­bres, fru­tos se­cos, ver­du­ras de ho­ja ver­de y ce­rea­les in­te­gra­les. Otros ali­men­tos co­mo la le­che y sus de­ri­va­dos, las car­nes, los pes­ca­dos, los hue­vos y la ma­yo­ría de las fru­tas fres­cas son fuen­tes es­ca­sas en mag­ne­sio. “Los ma­los há­bi­tos de ali­men­ta­ción pue­den oca­sio­nar es­ta­dos de de­fi­cien­cia de mag­ne­sio que no po­de­mos to­mar a la li­ge­ra. Y es que, la prác­ti­ca die­té­ti­ca de­mues­tra una me­jo­ría ge­ne­ral del or­ga­nis­mo cuan­do se con­si­gue una die­ta que cu­bre sus ne­ce­si­da­des”, se­ña­la la pro­fe­so­ra y ex­per­ta en nu­tri­ción Ma­ría Jo­sé Ros­se­lló. Al­go que ha de te­ner muy en cuen­ta una po­bla­ción co­mo la nues­tra, con una lar­ga

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.