El mag­ne­sio es un mi­ne­ral con mul­ti­tud de be­ne­fi­cios que in­ter­vie­ne en más de 300 reac­cio­nes de nues­tro me­ta­bo­lis­mo

AR - - NESCAFÉ& -

ex­pec­ta­ti­va de vi­da, pues cuan­tos más años se cum­plen, ma­yo­res se­rán las ne­ce­si­da­des de mag­ne­sio, y más se no­ta­rá su dé­fi­cit en la fal­ta de vi­ta­li­dad y de en­tu­sias­mo.

Tu me­jor re­ce­ta de be­lle­za

Pe­ro preo­cu­par­te por es­te mi­ne­ral no es so­lo una cues­tión de sa­lud, tam­bién afec­ta a la be­lle­za. Ten cla­ra una pre­mi­sa: el cuer­po se re­ge­ne­ra gra­cias a la di­vi­sión ce­lu­lar y pa­ra que es­ta se efec­túe de for­ma co­rrec­ta re­que­ri­rá de la pre­sen­cia de ni­ve­les ade­cua­dos de mag­ne­sio, en­tre otros mi­ne­ra­les. ¿Con­clu­sión? Que si quie­res ayu­dar a re­du­cir el can­san­cio y la fa­ti­ga y sen­tir­te más vi­tal, has de cui­dar la can­ti­dad de mag­ne­sio de tu die­ta.

Y no so­lo no­ta­rás más vi­ta­li­dad, tam­bién en la apa­rien­cia de tu son­ri­sa, pues es­te mi­ne­ral con­tri­bu­ye a man­te­ner un buen es­mal­te den­tal –el 50-60 % del mag­ne­sio cor­po­ral se en­cuen­tra en los hue­sos y en los dien­tes– e in­clu­so pue­de evi­tar la apa­ri­ción de ca­ries. Por si fue­ra po­co, “es un ele­men­to igual­men­te im­por­tan­te pa­ra te­ner un ca­be­llo fuer­te y abun­dan­te, y evi­tar su caí­da”, se­ña­la la pro­fe­so­ra Ros­se­lló. Una de las fun­cio­nes más des­co­no­ci­das, pe­ro fun­da­men­ta­les del mag­ne­sio es la de equi­li­bra­dor. Él es el res­pon­sa­ble úl­ti­mo de que exis­ta un co­rrec­to equi­li­brio en­tre el in­te­rior y el ex­te­rior de to­das las cé­lu­las del or­ga­nis­mo. ¿Te pre­gun­ta­bas de dón­de sa­lía esa be­lle­za y tran­qui­li­dad in­te­rior de al­gu­nas mu­je­res? Pues, en par­te, de unos ni­ve­les ade­cua­dos de es­te mi­ne­ral.

Fá­cil de rec­ti­fi­car

Cuan­do se co­rri­gen las de­fi­cien­cias de mag­ne­sio, es­ta­mos con­tri­bu­yen­do a dis­mi­nuir la sen­sa­ción de can­san­cio y fa­ti­ga de nues­tro cuer­po –y los ca­lam­bres si, en tu ca­so, el dé­fi­cit te ha ori­gi­na­do pro­ble­mas mus­cu­la­res–.

Así que, ya sa­bes, pa­ra man­te­ner bien tus ni­ve­les pue­des re­vi­sar tu die­ta o to­mar ali­men­tos ri­cos en mag­ne­sio, así con­tri­bu­yes a la in­ges­ta dia­ria re­co­men­da­da (375mg), sin ne­ce­si­dad de mu­cho es­fuer­zo.

¿Te sien­tes ba­jo mí­ni­mos? Pues des­pier­ta a tu or­ga­nis­mo con una bue­na do­sis de mag­ne­sio. ¡Te sen­ti­rás más vi­tal! Por­que tie­ne un pa­pel fun­da­men­tal a la ho­ra de re­gu­lar la sín­te­sis de oxi­to­ci­na, una hor­mo­na que pro­por­cio­na es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal pro­du­cien­do sen­sa­ción de bie­nes­tar, tran­qui­li­dad y em­pa­tía. A que ayu­da a sin­te­ti­zar las pro­teí­nas a un rit­mo ade­cua­do. Ade­más, tam­bién par­ti­ci­pa en el me­ta­bo­lis­mo del azú­car y los áci­dos gra­sos, los dos nu­trien­tes de los que el or­ga­nis­mo ob­tie­ne más fá­cil­men­te la ener­gía. Por­que ayu­da a man­te­ner los hue­sos fuer­tes, al­go que es be­ne­fi­cio­so pa­ra las mu­je­res a par­tir de cier­ta edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.