Sin mie­do a los cua­ren­ta

Que­dar con ellos es co­mo ha­cer­lo con una pa­re­ja de ami­gos de to­da la vi­da.Am­bos per­te­ne­cen a una ge­ne­ra­ción de hom­bres y mu­je­res que ron­dan los cua­ren­ta años. Sin em­bar­go, no hay más que echar un vis­ta­zo a las fo­tos que acom­pa­ñan es­te re­por­ta­je pa­ra comp

AR - - PERSONAJES - Tex­to: SA­RA CAM­PE­LO Fo­tos: JUAN­JO MO­LI­NA Es­ti­lis­mo: ÁL­VA­RO FER­NÁN­DEZ–ES­PI­NA

Nos ci­ta­mos con los ac­to­res Eduar­do No­rie­ga (42) y Ale­xan­dra Ji­mé­nez (35) tras el ro­da­je de su úl­ti­ma pe­lí­cu­la, Han pa­sa­do me­ses des­de que ter­mi­na­ron de gra­bar, pe­ro in­me­dia­ta­men­te sal­ta en­tre ellos la chis­pa de aque­llos que com­par­ten al­go más que pro­fe­sión y ge­ne­ra­ción. Pa­re­ja en la gran pan­ta­lla y ami­gos en la vi­da real, am­bos son ico­nos de una ge­ne­ra­ción que se en­cuen­tra aho­ra an­te la fa­mo­sa ‘cri­sis de la edad ma­du­ra’, pre­ci­sa­men­te la mis­ma si­tua­ción que atra­vie­san sus per­so­na­jes en la fic­ción.

¿Por qué creéis que la gen­te tie­ne la ne­ce­si­dad de ha­cer ba­lan­ce cuan­do se acer­can los cua­ren­ta?

Lo que pa­sa es que si cum­ples cua­ren­ta o es­tás a pun­to, el men­sa­je que te lle­ga es que lo tie­nes to­do por ha­cer. En­ton­ces, sien­tes que te fal­tan el oxí­geno y el tiem­po. Ade­más, plan­tar­te, for­mar una fa­mi­lia y echar el freno crea mu­chos blo­queos y mu­chos mie­dos por­que tie­nes la sen­sa­ción de que ya no vas a te­ner op­ción de al­can­zar to­do lo que te fal­ta por ha­cer.

Los miér­co­les no exis­ten.

Ale­xan­dra Ji­mé­nez:

Y eso no pa­sa con vein­te años, cuan­do tie­nes ex­pec­ta­ti­vas y sue­ños, pe­ro sa­bes que te so­bra tiem­po pa­ra ha­cer­los reali­dad... Sin em­bar­go, a los cua­ren­ta te mi­ras al es­pe­jo y em­pie­zan las frus­tra­cio­nes. Aho­ra que­re­mos ser pa­dres, pe­ro tam­bién que­re­mos te­ner una exi­to­sa vi­da pro­fe­sio­nal; que­re­mos te­ner li­ber­tad, cuan­do an­sia­mos una vi­da asen­ta­da. Y to­do ello en ese mar­co de in­ma­du­rez de no sa­ber cuán­do es el mo­men­to de echar el an­cla y de­cir: “Aquí me pa­ro y for­mo una fa­mi­lia”.

Ade­más, aun­que los ro­les se des­di­bu­jen, aun­que ya no sea ‘el hom­bre en el tra­ba­jo y la mu­jer en ca­sa con los ni­ños’, al final la so­cie­dad no se adap­ta tan­to a los cam­bios co­mo cree­mos.

El sis­te­ma es­pañol no ofre­ce los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra que una mu­jer pue­da tra­ba­jar y con­ci­liar su pro­fe­sión con una vi­da fa­mi­liar. Y, en­ci­ma, se le pide que sea bue­na tra­ba­ja­do­ra, una gran ma­dre y, ade­más, ir im­pe­ca­ble en to­do mo­men­to.

Eduar­do No­rie­ga:

Ale­xan­dra:

Eduar­do:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.