Ins­ta­gram fe­mi­nis­ta

AR - - 100 % AR -

@fe­mi­nis­tartt Las re­des so­cia­les se su­man a los nue­vos fe­mi­nis­mos. Eti­que­tas co­mo #fe­mi­nism, #girl­po­wer o #po­wer­ful­wo­men se uti­li­zan en ca­si un mi­llón de pu­bli­ca­cio­nes, des­de ilus­tra­cio­nes que con­de­nan la dic­ta­du­ra de la ta­lla 36 has­ta ci­tas de la fi­ló­so­fa fe­mi­nis­ta Si­mo­ne de Beau­voir, que cuen­ta con su pro­pio hash­tag. Y en cuen­tas co­mo @fe­mi­nis­tartt o @li­vro­se­fe­mi­nis­mo se com­par­ten ca­da día ilus­tra­cio­nes, fo­to­gra­fías o men­sa­jes por la igual­dad de gé­ne­ro. La ce­le­brity con más im­pul­so es Em­ma Wat­son: tres mi­llo­nes de se­gui­do­res con pu­bli­ca­cio­nes re­la­cio­na­das con su cam­pa­ña #HeFo­rShe. los hom­bres, por lo que tra­ba­ja­mos ‘gra­tis’ 59 días has­ta igua­lar lo que pa­gan a los hom­bres por el mis­mo pues­to la­bo­ral, se­gún da­tos del ob­ser­va­to­rio Wo­men At, de Wo­me­na­lia. Y no es la úni­ca di­fe­ren­cia. Mun­dial­men­te ocu­pa­mos un 24% de los pues­tos di­rec­ti­vos y so­lo hay un 19% de mu­je­res en los con­se­jos de ad­mi­nis­tra­ción. En Eu­ro­pa, ape­nas el 5% de las em­pre­sas tie­nen pre­si­den­tas, con­se­je­ras de­le­ga­das o di­rec­to­ras ge­ne­ra­les.

Es­to, jun­to al he­cho de que aún se pro­mo­cio­na que sea­mos no­so­tras quie­nes cui­de­mos a los de­pen­dien­tes con po­lí­ti­cas que nos dan fa­ci­li­da­des pa­ra que de­je­mos nues­tro pues­to de tra­ba­jo en lu­gar de re­cur­sos pa­ra con­ci­liar, desem­bo­ca en otra ci­fra: las mu­je­res co­bra­mos ca­si un 40% me­nos de pen­sión que los hom­bres.

Las po­lí­ti­cas res­pec­to a la ma­ter­ni­dad tam­po­co nos de­jan en buen lu­gar: ca­si el 50% de las mu­je­res de­cla­ran que ser ma­dre afec­ta de for­ma ne­ga­ti­va a su tra­yec­to­ria la­bo­ral. De he­cho, en nues­tro país el pa­dre so­lo tie­ne dos se­ma­nas de per­mi­so de pa­ter­ni­dad, la oc­ta­va par­te que el de ma­ter­ni­dad, por lo que ellos siem­pre se re­in­cor­po­ran an­tes a su pues­to de tra­ba­jo. Es­tas son so­lo al­gu­nas de las con­clu­sio­nes del li­bro (Ed. Ca­ta­ra­ta), de Ma­ría Pa­zos Mo­rán, es­pe­cia­lis­ta en fis­ca­li­dad y gé­ne­ro, que re­pa­sa có­mo la le­gis­la­ción es­pa­ño­la fa­vo­re­ce un mo­de­lo pa­triar­cal que acen­túa de­sigual­da­des es­truc­tu­ra­les de gé­ne­ro des­de la ba­se.

To­da es­ta lis­ta in­ter­mi­na­ble de ci­fras tie­ne una tra­duc­ción en la vi­da real a la que no po­de­mos vol­ver los ojos. Co­mo ex­pli­ca­ba la ac­triz Em­ma Wat­son en su ya fa­mo­so dis­cur­so, “la reali­dad es que, si no ha­ce­mos na­da, lle­va­rá 75 años que las mu­je­res pue­dan es­pe­rar re­ci­bir el mis­mo sa­la­rio que los hom­bres por el mis­mo tra­ba­jo, quin­ce mi­llo­nes y me­dio de ni­ñas se­rán obli­ga­das a ca­sar­se en los pró­xi­mos 16 años, y, con los ín­di­ces ac­tua­les, no se­rá has­ta el año 2086 cuan­do to­das las ni­ñas del Áfri­ca ru­ral po­drán re­ci­bir una educación se­cun­da­ria”. ¿Quién di­jo que el fe­mi­nis­mo se que­dó en los se­ten­ta? AL FINAL, DE LO QUE SE TRA­TA ES ÚNI­CA­MEN­TE DEL RES­PE­TO EN­TRE SE­RES HU­MA­NOS, MÁS ALLÁ

DEL SE­XO

De­sigua­les por ley

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.