Ma­má Au­drey

De ella en­vi­dia­mos su ma­ra­vi­llo­so es­ti­lo y ado­ra­mos sus pe­lí­cu­las, pe­ro no sa­bía­mos que le chi­fla­ba el cho­co­la­te o que era una ex­per­ta en los dis­tin­tos ti­pos de ‘moz­za­re­lla’. Des­cu­bri­mos su la­do más ín­ti­mo a tra­vés de su hi­jo Lu­ca Dot­ti, que ha re­co­pi­lad

AR - - PERSONAJE - Tex­to: RO­SA MA­RÍA TO­RRES

Nun­ca co­no­cí a Au­drey Hep­burn. De ni­ño, cuan­do unos pe­rio­dis­tas me pre­gun­ta­ron por ella in­sis­ten­te­men­te, res­pon­dí, al­go mo­les­to: ‘Se equi­vo­can, yo soy el hi­jo de la se­ño­ra Dot­ti”. Con es­tas pa­la­bras co­mien­za el li­bro que Lu­ca, hi­jo de la ac­triz y del psi­quia­tra ita­liano An­drea Dot­ti, de­di­ca a su ma­dre en for­ma de “bio­gra­fía gas­tro­nó­mi­ca”.

La mu­jer más ele­gan­te de Holly­wood en los años cin­cuen­ta na­ció en Bruselas en 1929, vi­vió su in­fan­cia en la Ho­lan­da ocu­pa­da por los na­zis du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, se edu­có en Lon­dres, al­can­zó la fa­ma en Holly­wood y mu­rió en Sui­za en 1993, a cau­sa de un cán­cer de co­lon. Su ma­dre era una can­tan­te de ópe­ra per­te­ne­cien­te a la aris­to­cra­cia ho­lan­de­sa, y su pa­dre un banquero in­glés que aban­do­nó el ni­do fa­mi­liar cuan­do ella ape­nas te­nía cin­co años. Y aun­que su sue­ño era ser bai­la­ri­na, aca­bó sien­do ac­triz de Os­car (por su pa­pel en

y un icono de mo­da mun­dial de tal ca­la­do que enamo­ró al pro­pio Gi­venchy, de quien fue, ade­más de musa, su me­jor ami­ga.

Sin em­bar­go, fue de­trás de las cá­ma­ras don­de vi­vió uno de sus más bri­llan­tes pa­pe­les: el de ma­dre de sus dos hi­jos, Sean Hep­burn Fe­rrer, fru­to de su pri­mer ma­tri­mo­nio, en 1954, con el ac­tor Mel Fe­rrer, y el pro­pio Lu­ca.

Es­tá cla­ro que era una mu­jer be­lla por den­tro y por fue­ra, y es­to es lo que ha que­ri­do re­fle­jar su hi­jo en el li­bro: “La idea sur­gió a par­tir del des­cu­bri­mien­to de un raí­do cua­derno. Yo es­ta­ba en mi co­ci­na con mi ami­ga Ales­sia cuan­do se fi­jó en una car­pe­ta pol­vo­rien­ta. La co­gió de la es­tan­te­ría y se ca­ye­ron va­rias ho­jas es­cri­tas con una ca­li­gra­fía den­sa, con re­cor­tes y no­tas”.

Ro­ma)

Va­ca­cio­nes en

Au­drey y Lu­ca, en Ro­ma, en 1973.

Ma­dre e hi­jo, y su pe­rro Pic­ci­rì, en su ca­sa de La Pai­si­ble, en 1975.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.