“El ver­da­de­ro lu­jo es vi­vir co­mo quie­res”

Fue ba­te­ría de Gé­ne­sis, tra­ba­jó en un cir­co, es­qui­ló ove­jas y, un día, de­ci­dió ir­se a vi­vir a La Al­pu­ja­rra con su mu­jer.Aho­ra, con­ver­ti­do en un re­co­no­ci­do es­cri­tor y gu­rú de la bue­na vi­da, nos con­fie­sa por qué no hay di­ne­ro que pue­da pa­gar lo que ha cons

AR - - PERSONAJE - Tex­to: PI­LAR MAN­ZA­NA­RES

Te­nía 16 años cuan­do se con­vir­tió en ba­te­ría de Gé­ne­sis, pe­ro “me echa­ron por­que to­ca­ba fa­tal. Con­mi­go no hu­bie­ran po­di­do pi­sar los gran­des es­ce­na­rios del rock [co­mo pa­só con Phil Co­llins]”, cuen­ta di­ver­ti­do Ch­ris Ste­wart. No es que en su día la decisión le hi­cie­ra fe­liz, “per­dí por un pe­lín la opor­tu­ni­dad de ser una estrella del rock”, pe­ro aho­ra re­co­no­ce que de no ha­ber si­do así qui­zás no ha­bría cum­pli­do su sue­ño: vi­vir co­mo lo ha­ce hoy.

Ch­ris siem­pre ha si­do un es­pí­ri­tu in­quie­to: fue mú­si­co en un cir­co, via­jó a Is­rael a tra­ba­jar en un ki­butz pa­ra re­pa­rar el co­ra­zón ro­to que le de­jó una ex­no­via, cui­dó cer­dos en In­gla­te­rra, es­qui­ló ove­jas en Suecia, vino a Es­pa­ña pa­ra apren­der a to­car la gui­ta­rra y, enamo­ra­do de An­da­lu­cía, su­po que al­gún día se tras­la­da­ría aquí. Así lle­gó el mo­men­to en el que su mu­jer, Ana, y él de­ci­die­ron ce­rrar un epi­so­dio de sus vi­das pa­ra co­men­zar de nue­vo en “el quin­to pino de La Al­pu­ja­rra gra­na­di­na”, en un cor­ti­jo lla­ma­do El Va­le­ro.

Con­ver­ti­do en es­cri­tor de re­nom­bre, aca­ba de pu­bli­car su cuar­to li­bro, pe­ro Ch­ris es ex­per­to en ‘nue­vos lu­jos’, esos con los que mu­chos fan­ta­sea­mos, que nos per­mi­tan lle­var una exis­ten­cia me­nos es­tre­sa­da y más ins­pi­ra­do­ra. Ha­bla­mos con él de có­mo lo ha lo­gra­do.

Pri­mer lu­jo: Vi­vir en la na­tu­ra­le­za

Mu­cha gen­te se ima­gi­na en al­gún mo­men­to de­jan­do la ciu­dad pa­ra vi­vir en tran­qui­li­dad y ar­mo­nía con la na­tu­ra­le­za, pe­ro po­cos se de­ci­den a ha­cer­lo. ¿Qué se ne­ce­si­ta pa­ra atre­ver­se? ¿Qué ha­ce fal­ta? Es­tu­pi­dez. Te­ner cier­ta in­ha­bi­li­dad pa­ra no eva­luar las con­se­cuen­cias de un ac­to irres­pon­sa­ble, aun­que apa­sio­na­do y ro­mán­ti­co. Eso sí, una vez he­cho tie­nes que aguan­tar. Co­noz­co mu­chos que se han ren­di­do y han vuel­to a su ciu­dad, por­que es muy du­ro. Lo más im­por­tan­te pa­ra ha­cer al­go así es es­tar con la pa­re­ja per­fec­ta. Ani es la mía. Es­tar con ella es la me­jor decisión de mi vi­da. Tras cua­ren­ta años vi­vien­do jun­tos, 24 ho­ras al día los sie­te días de la se­ma­na, yo si­go ad­mi­rán­do­la y ado­rán­do­la. Si tie­nes una re­la­ción así, se pue­de con to­do lo que ven­ga.

Úl­ti­mos tiem­pos del club del au­to­bús,

Se­gun­do lu­jo: Ela­bo­rar tu pro­pia co­mi­da

Sí, y es fan­tás­ti­co: co­ger las na­ran­jas del ár­bol pa­ra ha­cer tu pro­pio zu­mo ca­da ma­ña­na es una ri­que­za que no se pue­de me­dir. Y ¡te­ne­mos nues­tro pro­pio acei­te de oli­va, unos in­gle­ses! Cuan­do de­ja­mos In­gla­te­rra se com­pra­ba en bo­te­llas de 100 ml pa­ra uso me­di­ci­nal, y aho­ra te­ne­mos 250 li­tros. Lo usa­mos pa­ra to­do. Y de­gus­tar tus pro­pias y de­li­cio­sas al­men­dras, es­tar ro­dea­do de la be­lle­za de sus ár­bo­les flo­re­ci­dos... Eso sí, so­mos es­cla­vos del cor­ti­jo: nos ma­ta­mos a tra­ba­jar pa­ra lo­grar es­to, pe­ro nos en­can­ta. ¿Sa­bes? Yo quie­ro mo­rir aquí aza­da en mano, y de­vol­ver a la tie­rra par­te de lo que me ha da­do. De he­cho, es­toy tren­zan­do un ataúd do­ble de es­par­to con una

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.