La his­to­ria de un amor im­po­si­ble

La ac­triz An­je­li­ca Hus­ton afron­ta con sin­ce­ri­dad en sus me­mo­rias las lu­ces y som­bras de sus 17 años de ro­man­ce con Jack Ni­chol­son, un aman­te in­fiel des­de el prin­ci­pio.

AR - - LIBROS -

Na­ció con­de­na­da a los fo­cos por ser hi­ja de uno de los di­rec­to­res más gran­des de la his­to­ria del ci­ne, John Hus­ton. Pe­ro fue su ta­len­to el que fi­nal­men­te le pu­so una al­fom­bra ro­ja ba­jo los pies. En 1985, acom­pa­ña­da de su pa­re­ja, Jack Ni­chol­son, re­ci­bió un Os­car a la me­jor ac­triz de re­par­to por El ho­nor de los Priz­zi, fil­me di­ri­gi­do por su pa­dre y pro­ta­go­ni­za­do por su ama­do Jack. Pe­ro su ro­man­ce con el ac­tor fue uno de esos idi­lios im­po­si­bles por­que, des­de su pri­me­ra no­che jun­tos, en 1973, An­je­li­ca apren­de­ría que él te­nía muy a me­nu­do lo que lla­ma­ba ‘com­pro­mi­sos pre­vios’. La ac­triz com­pren­dió con el pa­so del tiem­po que esos ‘com­pro­mi­sos’ te­nían nom­bre y ape­lli­dos: Mi­che­lle Phi­llips, Ur­su­la An­dress, Bian­ca Jag­ger...

“Fue vien­do Easy Ri­der cuan­do me enamo­ré por vez pri­me­ra de Jack. La se­gun­da fue cuan­do abrió la puer­ta de su ca­sa ese atar­de­cer de abril de 1973”, es­cri­be en sus me­mo­rias, ti­tu­la­das Mí­ra­me bien y edi­ta­das por Lu­men. Pe­ro Jack la ama­ría a su mo­do, egoís­ta, ca­pri­cho­so y ge­ne­ro­so. “El li­bro que más me ha im­pac­ta­do de los leí­dos es­te año es (Ed. Bai­le del Sol, 16 €), de John Wi­lliams. Tie­ne una prosa sen­ci­lla y es ad­mi­ra­ble có­mo des­cri­be las emo­cio­nes. Te atra­pa por­que es co­mo la vi­da mis­ma”. Por Jo­se­fa Es­plu­ga (Ma­drid).

“La gen­te pien­sa que Jack es pu­ra di­ver­sión. Y él sa­be pa­sar­lo bien, pe­ro esa es una vi­sión uni­di­men­sio­nal de su per­so­na. Es un hom­bre emo­ti­vo. La vi­da le afec­ta, le conmueve y le enoja. Es una per­so­na se­ria y pro­fun­da. Se to­ma las co­sas más a pe­cho de lo que la gen­te ima­gi­na”, cuen­ta una An­je­li­ca que ha­bla de él en­tre el ca­ri­ño y el do­lor y que re­co­no­ce que en el fon­do nun­ca pu­do de­jar­le. Sin em­bar­go, to­do aca­bó cuan­do Jack de­jó em­ba­ra­za­da a una ru­bia de un club. Él pen­sa­ba se­guir jun­to a esa mu­jer, por el be­bé, y a la vez que­ría se­guir con An­je­li­ca. Pe­ro la ac­triz le di­jo: “So­lo hay lu­gar pa­ra una en es­ta pe­lí­cu­la, de mo­do que yo me retiro”. La ac­triz con­fie­sa que mien­tras se abra­za­ban en la des­pe­di­da sin­tió que el sue­lo des­apa­re­cía ba­jo sus pies.

No ha si­do Jack el úni­co hom­bre en su vi­da. En es­tas me­mo­rias tam­bién ha­bla de otras re­la­cio­nes, co­mo la que man­tu­vo con Ryan O’Neal, que la mal­tra­tó. Pe­ro esa som­bra no em­pa­ña la vi­da de una mu­jer in­te­li­gen­te que ha po­di­do con to­do y que, aho­ra, cuen­ta su his­to­ria con ta­len­to, va­len­tía y sen­ti­do del hu­mor. Apa­sio­nan­te. *La re­dac­ción de AR ele­gi­rá, de en­tre to­das las re­co­men­da­cio­nes re­ci­bi­das du­ran­te el mes en cur­so, aque­lla que con­si­de­re más in­tere­san­te co­mo su­ge­ren­cia de lec­tu­ra se­gún un cri­te­rio es­tric­ta­men­te edi­to­rial. Con­cur­so so­lo pa­ra ma­yo­res de edad. La re­dac­ción de AR con­tac­ta­rá con la ga­na­do­ra a tra­vés de la di­rec­ción de co­rreo elec­tró­ni­co fa­ci­li­ta­da, y le so­li­ci­ta­rá los da­tos ne­ce­sa­rios pa­ra el en­vío del e-reader.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.