La es­cri­to­ra que me­re­ce el No­bel

Su pro­di­gio­sa ca­pa­ci­dad pa­ra des­nu­dar el al­ma hu­ma­na y su ri­gor li­te­ra­rio, dos de sus mu­chas vir­tu­des.

AR - - LIBROS -

Un por­ten­to de la li­te­ra­tu­ra, la me­jor es­cri­to­ra ame­ri­ca­na vi­va, un gi­gan­te en­tre no­so­tros...”. Es­tas son so­lo al­gu­nas de las pa­la­bras que la crí­ti­ca ha di­ri­gi­do a Joy­ce Ca­rol Oa­tes. Y lo cier­to es que no exa­ge­ran. Pa­ra mues­tra, su úl­ti­ma obra, Má­gi­co, som­brío, im­pe­ne­tra­ble, una ex­qui­si­ta co­lec­ción de re­la­tos que en­cie­rra lo me­jor de su uni­ver­so.

Au­to­ra de más de 400 re­la­tos, 45 no­ve­las, va­rios li­bros de poe­sía, de­ce­nas de en­sa­yos, nue­ve obras de tea­tro y un li­bro de me­mo­rias, es­ta pro­lí­fi­ca es­cri­to­ra es­tá siem­pre en las lis­tas pa­ra ga­nar el No­bel de Li­te­ra­tu­ra. Si bien ella nun­ca ha con­fia­do en ello, so­bran las ra­zo­nes.

En pri­mer lu­gar, por su ex­tra­or­di­na­rio ri­gor li­te­ra­rio, al­go que es­ca­sea en la vas­ta pro­duc­ción edi­to­rial ac­tual. Su len­gua­je es ne­ce­sa­rio, sa­be crear la ilu­sión exac­ta pa­ra ha­cer lu­cir esa ver­dad que re­quie­re lo in­ven­ta­do y sus per­so­na­jes, tan vi­vos, ja­más caen en tó­pi­cos fá­ci­les y re­sul­to­nes.

Pe­ro lo me­jor, lo que de ver­dad nos ha­ce desear leer to­da su obra, es su pre­ci­sión a la ho­ra de mos­trar la os­cu­ri­dad que ha­bi­ta el al­ma hu­ma­na, la vio­len­cia de quien no tie­ne más re­me­dio que ha­cer lo que pue­de, el te­rror que nos deparan mu­chas de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos o la tris­te­za más pro­fun­da, esa que nos aho­ga y nos opri­me el pe­cho. Es así co­mo Joy­ce Ca­rol Oa­tes nos de­ja ais­la­dos del mun­do, y nos di­sec­cio­na pa­ra en­con­trar en no­so­tros aque­llo que ella re­fle­ja.

Ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ble, es ca­paz de mos­trar­nos en Blon­de a una Ma­rilyn Monroe des­co­no­ci­da, por­que na­die an­tes mi­ró en su al­ma. De he­cho, pa­ra la au­to­ra, es­ta es su no­ve­la más am­bi­cio­sa. O de re­tra­tar a mu­je­res co­mo Re­bec­ca, una he­roí­na que nos due­le y su­fre la fal­sa fe­li­ci­dad pro­me­ti­da en La hi­ja del se­pul­tu­re­ro. Y tam­bién es ca­paz de pin­tar la ver­da­de­ra ca­ra del sue­ño ame­ri­cano, te­rri­ble, co­mo en Cart­ha­ge.

Per­tur­ba­do­ra, in­te­li­gen­te e hip­nó­ti­ca, así es Joy­ce Ca­rol Oa­tes. Im­pres­cin­di­ble. La hi­ja del se­pul­tu­re­ro na­rra el via­je de una mu­jer por la Amé­ri­ca pro­fun­da en bus­ca de su pro­pia iden­ti­dad. Un tes­ti­mo­nio im­pres­cin­di­ble.

Me­mo­rias de una viu­da Blon­de re­vi­ve a Ma­rilyn Monroe en una ín­ti­ma bio­gra­fía. El la­do más hu­mano de una aman­te y ac­triz eter­na­men­te in­fe­liz. Má­gi­co, som­brío, im­pe­ne­tra­ble, su nue­va obra, es otra hip­nó­ti­ca co­lec­ción de re­la­tos. Una de­li­cia que bu­cea en el al­ma hu­ma­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.